La energía PV ya es una opción menos costosa para la generación de electricidad

evolucion-de-las-instalaciones-de-fotovoltaicaLa Agencia Internacional de la Energía publicó la nueva edición de su informe Tendencias en aplicaciones fotovoltaicas 2016, en el cual se analiza en profundidad las políticas de apoyo para la implantación de la tecnología, el desarrollo de la industria y la integración de la energía fotovoltaica en el sector eléctrico, en los distintos países miembros de la Agencia.

Según se señala en el informe, el año 2015 fue un año récord para las instalaciones fotovoltaicas en el mundo, ya que la capacidad instalada adicional global ascendió a 50,7 gigavatios (GW), que representa un 26,5% superior a los registros de 2014.

De ese total de capacidad adicional, 33 GW fueron aportados por China, Japón y Estados Unidos; otros ocho países han instalado más de 1 GW y otros 7 tienen mercados por encima de los 300 MW.

A nivel mundial la potencia fotovoltaica total instalada se estima en aproximadamente 228 GW a finales de 2015; lo que representa más de un 1,2% de la demanda mundial de electricidad.

Los precios para los sistemas fotovoltaicos continuaron en 2015 con una disminución pero a un ritmo más lento de lo verificado en años anteriores. En el presente año 2016 se ha acelerado el decrecimiento de los precios.

La contribución anual de la demanda de electricidad fotovoltaica ya ha superado la marca del 1% en al menos 33 países, con Honduras a la cabeza con un 12%, seguido de Italia y Alemania con un 8% cada uno, y Grecia por encima del 7%.

Con respecto a los costos de generación fotovoltaica y más precisamente a los acuerdos de compra de energía (PPAs) recientemente contratados, se han anunciado valores record por debajo de los 3 u$s cents / kWh, confirmando lo que se puede lograr hoy en día en buenas condiciones de mercado y de recursos solares.

contribucion-fotovoltaica-a-la-demanda-electrica-en

Pero aún el mercado mundial de energía fotovoltaica se caracteriza por ser impulsado en un 78% por incentivos financieros, acompañado por un creciente autoconsumo que representa un 15% y un 6% aproximadamente del mercado procedente de ofertas competitivas.

El informe concluye que la piedra angular para el despliegue de la energía solar fotovoltaica en los próximos años será cómo las redes de distribución podrán hacer frente a las altas proporciones de electricidad fotovoltaica, la adecuación de la generación y los retos de equilibrio en los sistemas con altas proporciones de renovables variables, y el costo de la transformación de las redes existentes.

En el aspecto que no se plantea duda, es en la capacidad de la industria fotovoltaica para reducir sus costes en los próximos años y de presentar productos innovadores. Además, se considera que el precio de la electricidad fotovoltaica seguirá disminuyendo y en consecuencia, se incrementará su competitividad.

La búsqueda de la calidad de la instalación fotovoltaica continuará y se mejorará la fiabilidad del sistema fotovoltaico junto con la reducción del riesgo percibido de poseer y mantener plantas de energía fotovoltaica.

La conclusión final para la AIE sería que el camino hacia la competitividad de la energía fotovoltaica es abierto, aunque sigue siendo complejo y vinculado a decisiones políticas. Pero la energía PV tiene la capacidad de seguir avanzando rápidamente y convertirse en la principal fuente de electricidad en el mundo.

Descargar informe aquí

 

Anuncios

La economía mundial necesitó menos energía para crecer

eficiUn nuevo informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE): “Informe del Mercado de Eficiencia Energética 2016”; pone de relieve los progresos realizados por las políticas de eficiencia energética en todo el mundo durante el año pasado, sobre todo en China y otras economías emergentes.

El informe examina el papel de la eficiencia energética en la transición energética mundial, a partir de los compromisos asumidos por los países en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015 de París (COP 21), para ahorrar energía y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según el informe citado, la intensidad energética; o sea la cantidad de energía utilizada por unidad de PIB; mejoró en un 1,8% por ciento el año pasado, lo que significa que la economía mundial necesitó menos energía para crecer. Esta situación se da en un contexto económico caracterizado por los precios más bajos de la energía, lo que siempre es un incentivo para el no ahorro energía.

También se destaca que a pesar de esta mejora en la intensidad energética, el progreso global es todavía demasiado lento; si se considera que para alcanzar un sistema energético sin carbono a nivel global, se necesita mejoras superiores al 2,6% por año.

Para el Dr. Fatih Birol, Director ejecutivo de la AIE: “La eficiencia energética es el único recurso energético que todos los países poseen en abundancia”; y en función del resultado alcanzado en 2015, dijo: “Doy la bienvenida a la mejora de la eficiencia energética global, sobre todo en un momento de menores precios de la energía. Esta es una señal de que muchos gobiernos empujan las políticas de eficiencia energética y funciona”.

Algunos números destacados del informe señalan que las políticas de eficiencia energética aplicadas para el ahorro de combustible en todo el mundo en los vehículos, permitieron ahorrar 2,3 millones de barriles diarios de petróleo el año pasado, es decir el 2,5% de la oferta de petróleo.

En el análisis por países, se muestra que las ganancias de intensidad en 2015 fueron más altos en los países fuera de la OCDE, que es una tendencia que se espera continúe. “Las grandes economías emergentes se están moviendo al centro del escenario en la transición hacia energías limpias y la lucha contra la contaminación del aire; impulsando la eficiencia energética y las energías renovables”, dijo el Dr. Birol.

Particularmente China mostró un progreso significativo, al mejorar su intensidad energética en un 5,6%; lo que significó un aumento de una tasa anual de 3.1% en la década anterior, según el informe.  Este progreso de China en la eficiencia energética se basó en un menor crecimiento de la demanda de energía primaria, que sólo creció un 0,9% en 2015, siendo su nivel más bajo desde 1997; mientras que la economía creció un 6,9%. Sin este importante aporte de China, la mejora de la intensidad energética global habría sido sólo un 1,4% en 2015.

La AIE identifica a la eficiencia energética como un “combustible” crítico en la transición hacia una economía baja en carbono. Su análisis ha demostrado que más de un tercio de todas las reducciones de emisiones necesarias para alcanzar los objetivos climáticos para el 2040 debe provenir de políticas de eficiencia energética.

El informe pone de manifiesto el papel central de las políticas gubernamentales en el impulso de la eficiencia energética; las cuales deben fortalecerse y ampliarse para impulsar las ganancias potenciales de eficiencia energética.

Como parte de su mayor énfasis en la eficiencia energética, la AIE también ha introducido un Índice del Progreso de las Políticas de Eficiencia (Efficiency Policy Progress Index);  con el que hace un seguimiento de aplicación de políticas que favorezcan la eficiencia energética y establece una línea de base para monitorear el progreso futuro.

Descargar diapositivas de la presentación del informe

Descargar Informe Completo

Descargar Resumen Digital

El papel de la energía en la contaminación del aire y la salud

Energy_and_Air_Pollution_Cover_400pxSegún estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, se atribuye a la contaminación del aire la muerte cada año de unas 6,5 millones de personas; mucho más que el número de muertes asociadas en conjunto al VIH/SIDA, la tuberculosis y los accidentes de tránsito; siendo la cuarta mayor amenaza mundial para la salud humana, detrás de la presión arterial alta, los riesgos de la dieta y el tabaquismo.

Como una de las fuentes más importantes de contaminación del aire es la producción y el uso de la energía procedentes de la actividad humana; la Agencia Internacional de Energía (AIE), ha llevado a cabo por primera vez un importante estudio sobre el papel de la energía en la contaminación del aire y la salud.

Sobre la base de nuevos datos de las emisiones contaminantes en 2015 y las proyecciones para el año 2040, el informe “Energy and Air Pollution”; proporciona una visión global de la relación energía y contaminación del aire, así como perfiles detallados de los países y regiones clave, como Estados Unidos , México, la Unión Europea, China, India, Sudeste de Asia y África; estableciendo en detalle la magnitud, las causas y efectos del problema y las formas en que el sector de la energía puede contribuir a una solución; a través de la aplicación de políticas y tecnologías probadas, que pueden lograr una reducción sostenida de las emisiones contaminantes.

El informe destaca tres áreas clave para la acción gubernamental, alineadas con la estrategia de reducción de la contaminación del aire:

  • Configuración de un ambicioso objetivo de calidad del aire a largo plazo, a la que todos los interesados pueden suscribirse y contra el cual la eficacia de las diversas opciones de mitigación de la contaminación pueden ser evaluados.
  • Poner en marcha un conjunto de políticas de aire limpio para el sector de la energía para lograr el objetivo a largo plazo, a partir de una mezcla rentable de control de las emisiones directas, regulación y otras medidas.
  • Garantizar un seguimiento eficaz, aplicación, evaluación y comunicación: mantener una estrategia en curso requiere datos fiables, un enfoque continuo en el cumplimiento y en la mejora de la política, y la información pública oportuna y transparente.

6a00d8341c4fbe53ef01b7c873f4e9970b-550wi

Las opciones de política energética respaldada por sólo un aumento del 7% en la inversión total energética hasta el 2040, es capaz de producir una clara mejora de la situación de la salud pública; al reducir las muertes prematuras por contaminación del aire en 1,7 millones en el 2040.

En el Capítulo “Energy action for cleaner air”, el informe propone una estrategia pragmática y alcanzable para conciliar las necesidades de energía del mundo con su necesidad de un aire más limpio. Junto a los múltiples beneficios para la salud humana, esta estrategia muestra que resolver el problema de la contaminación del aire en el mundo puede ir mano a mano con el progreso hacia otros objetivos ambientales y de desarrollo.

Descargar el informe: “Energy and Air Pollution”

Las ventas de vehículos eléctricos y los objetivos de transición energética

030616_Global_EV_Outlook_2016El nuevo informe “Global EV Outlook2016 – Beyond one million electric cars” de la Agencia Internacional de Energía (AIE), señala que los vehículos eléctricos (VE) son una de las tres únicas tecnologías de energía limpia capaz de cumplir con los objetivos 2025 de transición energética hacia un sistema sin carbono.

Según este nuevo informe, en 2015 se superó el umbral del millón de vehículos eléctricos vendidos en el mundo, alcanzando un stock total de 1,26 millones en 2015; 100 veces más que en 2010.

Además se destaca que no sólo han aumentado las ventas de automóviles en 2015, sino también lo han hecho las infraestructuras necesarias para los vehículos eléctricos, como los equipos de suministro de carga que llegan a 1,45 millones de unidades, frente a 820.000 en 2014 y aproximadamente el 20.000 en 2010. El número de cargadores de acceso público creció un 71% el año pasado, incluyendo el 63% de cargadores rápidos.

Aunque la participación de los vehículos eléctricos en el mercado mundial sólo alcanza en la actualidad el 0,1%; durante el 2015 se superó el 1% en siete países: Noruega, los Países Bajos, Suecia, Dinamarca, Francia, China y el Reino Unido. Siendo Noruega el país con el mayor porcentaje de VE con el 23%; seguido de los Países Bajos con el 10%.

ventas ve

Uno de los mecanismos que ha posibilitado el crecimiento de las ventas de vehículos eléctricos en el mercado mundial, es la implementación de políticas de apoyo como principal impulso; como son los casos de Noruega y Países Bajos, que han reducido los impuestos de matriculación de los VE y les permiten el acceso exclusivo a determinados carriles viales.

Otros mecanismos incluyen exenciones de peaje, tanto en la carretera como para el estacionamiento, y sobre estándares de emisiones de escape.

También el informe destaca el rápido descenso del costo de la batería y las mejoras de rendimiento que se han alcanzado en los últimos diez años (desde el año 2008, las estimaciones de costos de las baterías fueron reducidas por cuatro y la densidad energética de la batería tuvo un aumento de cinco veces).

costo bateria

Tanto los avances tecnológicos como las economías de escala, permitirán continuar con la reducción de los costos en los próximos años; lo cual incrementará la adopción de VE, que a su vez ayudará a conseguir las metas climáticas globales para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y reducir la contaminación del aire a nivel local.

Ver Informe: “Global EV Outlook2016 – Beyond one million electric cars”

Hacia un sistema energético urbano sostenible

160601_ETP2016Las ciudades representan hasta dos tercios del potencial de reducir de manera rentable las emisiones globales de carbono, según afirma la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su informe anual Energy Technology Perspectives 2016 (ETP 2016). (Sumario del Informe)

La clave para alcanzar los objetivos climáticos planteados en la última COP 21 de París, está en la descarbonización de los edificios urbanos y en el transporte en las ciudades; especialmente en las economías emergentes y en desarrollo.

“Las ciudades de hoy son el hogar de la mitad de la población mundial, pero representan casi dos tercios de la demanda mundial de energía y el 70% de las emisiones de carbono del sector de la energía, por lo que deben jugar un papel de liderazgo si los compromisos COP21 se quieren alcanzar,” afirmó el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol durante la presentación del informe anual en la Conferencia Ministerial de Energía limpia en San Francisco (Estados Unidos).

Para el ejecutivo de la AIE, las ciudades como centros de crecimiento económico e innovación, “son bancos de pruebas ideales para las nuevas tecnologías, desde los sistemas de transporte más sostenibles a las redes inteligentes; que ayudarán a dirigir la transición a un sector de la energía baja en carbono”.

Las perspectivas futuras se orientan a que al menos dos tercios del crecimiento de la demanda mundial de energía hacia finales de 2050, vendrá de las ciudades en las economías emergentes y en desarrollo; en las cuales se construirán gran parte de los nuevos edificios, equivalente a 40% del parque inmobiliario actual del mundo; a lo que se debe agregar que también representan el 85% del aumento del transporte urbano de pasajeros a nivel mundial.

La situación descripta exige un cambio en las políticas actuales, considerando que en caso contrario, el aumento de la demanda de servicios de energía duplicaría las emisiones de CO2 relacionadas con la energía de estas ciudades.

Pero considerando que en muchas de estas áreas urbanas en las economías emergentes aún no están completamente construidas; estamos frente a una oportunidad de desarrollar una adecuada planificación para evitar la infraestructura intensiva en carbono, típica de muchas ciudades en las economías desarrolladas; sin dejar de ofrecer a los ciudadanos acceso a servicios modernos de energía con el mismo nivel de confort. Por lo tanto, la colaboración internacional es este aspecto será fundamental para garantizar que las ciudades de todo el mundo puedan beneficiarse de sus respectivas experiencias.

Entre las oportunidades tecnológicas y políticas posibles de aplicar en los entornos urbanos, se señala a los propios edificios; los cuales proporcionan espacio útil para auto-generar la electricidad que consumen, por lo que el techo solar podría cubrir técnicamente un tercio de la demanda de electricidad de las ciudades hacia el año 2050.

Además, esos mismos edificios ofrecen un potencial importante para el despliegue de tecnologías más eficientes, como ventanas y dispositivos de ahorro energético. También los vehículos eléctricos y el transporte público pueden dar lugar a un sistema de movilidad baja en carbono en las grandes ciudades.

Resumiendo los resultados del informe, el Dr. Birol concluyó: “COP21 podría llegar a ser un punto de inflexión histórico para una acción radical contra el cambio climático, y los desarrollos recientes en algunas tecnologías de energía limpia son alentadores. Sin embargo, el progreso global es todavía demasiado lento, y se debe acelerar para evitar los bajos precios de los combustibles fósiles se conviertan en un obstáculo para la transición de bajo carbono. Las condiciones del mercado de la energía de hoy será una prueba de fuego para los gobiernos para mostrar cómo están dedicados a convertir sus compromisos de París en acciones concretas para un futuro bajo en carbono”.

Ver Sumario del Informe: Energy Technology Perspectives 2016

Análisis comparativo de las políticas de autoconsumo en el mundo

Imagen1Un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), “Review and Analysis of PV Self-Consumption Policies”; proporciona un análisis comparativo de los mecanismos existentes de apoyo al autoconsumo de electricidad en los países clave en todo el mundo y pone de relieve los desafíos y oportunidades asociados a sus desarrollos.

Se comparan las políticas energéticas de autoconsumo de los principales países del mundo, como son: Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Israel, Italia, Japón, México, España, Suecia, Suiza, Holanda, Reino Unido y EEUU.

El informe ofrece una explicación detallada sobre cómo clasificar estos sistemas y cuáles son sus características; con el fin de definir la gama de modelos de negocio existentes que pueden apoyar autoconsumo PV, resaltando la diferencia entre categorías y sus impactos en la rentabilidad desde varias perspectivas.

De los países analizados, varios ya han modificado la estructura de sus tarifas (aumentando en la factura la parte fija y reduciendo la parte variable ligada al consumo), como es el caso de algunas compañías eléctricas en Australia. En general, en todos los países se acepta que en el recibo de la luz de los autoconsumidores no se deben incluir los costes del sistema por aquello que no se consuma de la red.

Como conclusión el informe señala que en los lugares donde la LCOE (Levelised Cost of Electricity) de la energía fotovoltaica, en un segmento definido es aún mayor que el precio de venta de la electricidad; el autoconsumo requerirá incentivos adicionales para ser competitivo; lo cual se ha logrado en algunos países con alguna prima por encima del precio de la electricidad al por menor y/o un ajuste para el exceso de electricidad.

Cuando el LCOE empieza alcanzar el precio de venta de la electricidad, los sistemas de medición neta se hacen más atractivos, aunque cuando la penetración de la energía fotovoltaica aumenta significativamente, los operadores de red pueden tener problemas para recuperar sus costos.Imagen3

El sistema fotovoltaico será considerado como muy competitivo cuando los ingresos procedentes de los ahorros en la factura de electricidad (autoconsumo) y los ingresos procedentes de las ventas de electricidad PV en exceso, cubran en el largo plazo el costo de la instalación, la financiación y el funcionamiento de la instalación fotovoltaica.

Se advierte que en el estudio se ha hecho una evaluación económica de los distintos modelos que los países han elegido para desarrollar el autoconsumo pero no incluye muchas de las ventajas asociadas a la fotovoltaica como la reducción de las emisiones de gases contaminantes, la moderación de los precios de la energía, una mejor gestión de los recursos naturales, la creación de empleo, la seguridad energética, la productividad industrial y la competitividad, la reducción de la pobreza (al poder acceder a la energía y ser más asequible) y una reducción del gasto público relacionado con el sector.

Descargar el informe:

http://iea-pvps.org/index.php?id=353

Las tendencias del sector energético mundial para los próximos 25 años

WEO_2015_ES_Cover_SPANISHLa Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha presentado la nueva edición del World Energy Outlook 2015, en el cual se analizan las tendencias del sector energético mundial para los próximos 25 años.

Según el informe, en los últimos 12 meses transcurridos desde la última edición del World Energy Outlook, se han multiplicado las señales de cambio en la energía mundial; en un contexto caracterizado por la caída brusca de los precios del petróleo, la eliminación progresiva de las subvenciones a los combustibles fósiles en algunos países, la inestabilidad en Medio Oriente, el retorno de Irán a los mercados del petróleo y el cambio de China como impulsor de las tendencias energéticas mundiales, al ingresar en una fase de su desarrollo mucho menos intensiva en el consumo de energía.

Con este escenario, las energías renovables aportaron en el 2014 casi la mitad de la nueva capacidad de generación instalada en el mundo y la regulación en materia de eficiencia energética se ha extendido a más de una cuarta parte del consumo global, se destaca en el informe.

También hubo una disociación entre las emisiones de CO2 y la actividad económica y el hecho de que la mayoría de los países se preparan para la Cumbre del Clima de la ONU en París, una reunión clave para alcanzar un acuerdo que limite el calentamiento global a menos de los 2°C. En este sentido, los compromisos asumidos por los países con anterioridad a la COP21, prometen dar un nuevo impulso para avanzar hacia un sistema energético más eficiente y de menos emisiones de CO2, pero no alteran el panorama de las crecientes necesidades mundiales de energía.

El uso de la energía en el mundo va a experimentar un crecimiento de un tercio hasta 2040, protagonizado principalmente por la India, China, África, Oriente Medio y el Sudeste Asiático. Los países no pertenecientes a la OCDE representan conjuntamente todo el crecimiento del uso mundial de energía, ya que las tendencias económicas estructurales y demográficas, aliadas con una mayor eficiencia energética, reducen el consumo en el conjunto de los países miembros de la OCDE desde el máximo alcanzado en 2007. Los descensos más fuertes se registran en la Unión Europea (-15% de aquí a 2040), Japón (-12%) y Estados Unidos (-3%).

Según el informe, las tendencias en el mercado energético mundial en las próximas décadas; se caracterizan por un crecimiento del orden de un tercio de la demanda mundial de energía entre 2013 y 2040; por una generación basada en energías renovables que alcanzara el 50% en la Unión Europea en 2040, alrededor del 30% en China y Japón, y por encima de 25% en Estados Unidos y la India. La participación del carbón en la generación total de electricidad se reducirá al 30% en el 2040, y la potencia de las plantas ineficientes disminuirá en un 45%. Alrededor de 550 millones de personas en el mundo permanecerán sin acceso a la electricidad en el 2040, la mayoría de ellos en el África subsahariana.

Las inversiones en el sector energético mundial ascenderán a 68 billones de dólares de 2015 a 2040, de los cuales el 37% se destinará a petróleo y gas, el 29% al suministro eléctrico y el 32% a la eficiencia energética. De la inversión en nueva capacidad de generación eléctrica, más del 60% se destinará a las energías renovables, encabezada por China, la Unión Europea, Estados Unidos y la India.

Resumen ejecutivo del informe:

http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/WEO2015ES_SPANISH.pdf

Las implicaciones de las contribuciones determinadas en el sector energético

mill-735943_1920

La Agencia Internacional de Energía (AIE) publicó el informe especial Energía y Cambio Climático, que describe las implicaciones en el sector energético de los compromisos climáticos nacionales presentados para la próxima cumbre del clima en París (COP21).

En el informe se señala que si todos los países cumplen con los compromisos asumidos en sus Contribuciones previstas y determinadas a nivel nacional (INDC por sus siglas en inglés), se desacelerarán las emisiones energéticas o se reducirán en el año 2030.

Para el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol; se trata de un hecho notable que “más de 150 países, que representan 90% de la actividad económica mundial y casi el 90% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía mundial; han presentado compromisos para reducir las emisiones”, lo que ayuda a contribuir al impulso político necesario para sellar un acuerdo climático en París durante la COP 21.

También se señala en el informe que la intensidad energética o consumo de energía por unidad de producción económica, mejoraría a partir del año 2030 a un ritmo casi tres veces más rápido que la tasa observada desde el año 2000; estabilizándose las emisiones del sector energético a niveles próximos a los actuales, lo cual representa una ruptura del vínculo entre el aumento de la demanda de electricidad y el aumento de las emisiones de CO2.

Además para cumplir con las Contribuciones previstas y determinadas comprometidas por los países; será necesario que el sector energético realice inversiones por 12 billones de euros en eficiencia energética y en tecnologías bajas en carbono, desde 2015 hasta 2030; a un promedio anual de 750.000 millones.

De ese total de inversiones previstas, se estima que un 60% de ellas se destinarán a la eficiencia energética en los sectores del transporte, la construcción e industria; y el resto irá a la aplicación de tecnologías de baja emisión de carbono  en el sector energético, destinándose más del 60% de la inversión total en la generación de energía a aumentar la capacidad de las energías renovables, según la siguiente distribución: un tercio a la energía eólica, casi el 30% para la energía solar, y alrededor del 25% de la energía hidroeléctrica.

Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, las promesas aún están lejos de permitir alcanzar una limitación del aumento de la temperatura global a 2 grados centígrados, relativo a la era pre-industrial.

Fuente:

http://www.iea.org/media/news/WEO_INDC_Paper_Final_WEB.PDF

Informe evalúa el impacto de la Eficiencia Energética en la reducción de GEI

MTEEMR_2015_Cover_HRLas mejoras en eficiencia energética en los 29 países integrantes de la Agencia Internacional de Energía (AIE), impidió desde el año 1990 la emisión de más de 870 millones de toneladas de CO2, permitiendo además reducir el gasto en energía en 2014 en 550.000 millones de dólares (488.650 millones de euros), según un estudio de la AIE, denominado “Informe de Mercado de Eficiencia Energética 2015” (Energy Efficiency Market Report 2015).

El Informe evalúa el impacto de la eficiencia energética en el sistema energético y las perspectivas de una mayor inversión en eficiencia energética utilizando datos de los indicadores detallados país por país. En particular se evalúa en profundidad el mercado de la eficiencia energética de los edificios y el sector eléctrico. Las inversiones en eficiencia energética en el sector de edificios totalizaron unos USD 90 mil millones en 2014. En el sector de la electricidad, la eficiencia energética ha resultado fundamental para reducir el consumo de electricidad en los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo.

La promoción y expansión de los mercados de eficiencia energética es un fenómeno mundial, y el informe EEMR 2015 presenta una serie de estudios de casos a nivel nacional, estatal y municipal; incluyendo exámenes de las dos economías más grandes de América Latina, Brasil y México; que buscan la eficiencia energética como medio para impulsar la productividad y el desarrollo social.

También están recurriendo cada vez más a la eficiencia energética, países exportadores de energía, como Arabia Saudita y la Federación de Rusia; para aumentar sus exportaciones y reducir los costos del consumo creciente de energía doméstica. Además de los gobiernos nacionales, las principales zonas urbanas como Tokio, Seúl y París; están realizando cada vez más inversión en eficiencia energética, señala el informe de la AIE.

La eficiencia energética no sólo reduce las emisiones y las facturas de energía de los consumidores, sino que también mejora la seguridad y el balance del comercio energético. El informe muestra que en 2014, las inversiones en eficiencia energética en los últimos 25 años de los países miembros de la AIE, permitieron ahorros por USD 80 mil millones en importaciones de combustibles fósiles. Alemania evitó USD 30 mil millones en importaciones de energía el año pasado, al aumentar su superávit comercial en un 12%; Japón ahorró USD 10 mil millones al recortar su déficit comercial en un 8%.

El ritmo de las mejoras de la eficiencia, está aumentando el optimismo en torno a la viabilidad de una transición hacia un sistema energético que permita limitar el calentamiento global a los 2 grados centígrados. La intensidad energética, o la cantidad de energía necesaria para producir el producto interno bruto, tuvo una mejora del 2,3% en 2014 en los países de la OCDE, cercano al objetivo de 2,6% por año para frenar el aumento de temperatura global de la iniciativa Energía Sostenible para Todos de Naciones Unidas.

Informe e imagen:

http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/MediumTermEnergyefficiencyMarketReport2015.pdf

Energías Renovables: la variabilidad de las políticas supone un riesgo

solar-modules

La Agencia Internacional de Energía (AIE) presentó su último informe anual de mercado “Informe de Mediano Plazo Mercado de Energía Renovable 2015” (MTRMR, por sus siglas en inglés), en el cual se concluye que la energía renovable representará la mayor fuente de crecimiento de la electricidad en los próximos cinco años, impulsada por la caída de los costos y la agresiva expansión en las economías emergentes, además de representar una alternativa accesible para mitigar el cambio climático y mejorar la seguridad energética.

Pero para que se concreten las grandes oportunidades que representan las energías renovables, habrá que superar las incertidumbres políticas que ponen freno a un mayor despliegue, estableciendo políticas serias y sostenibles, que favorecerían el desarrollo de un círculo virtuoso, al incrementar la seguridad energética, disminuir la contaminación, mejorar el clima y poner el desarrollo en un camino más firme para cumplir de manera previsible con los objetivos del cambio climático a largo plazo.

Durante la presentación del informe de la AIE en la Reunión de Ministros de Energía del G20, Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE dijo: “Los gobiernos deben eliminar los signos de interrogación sobre las energías renovables, estas tecnologías están para alcanzar su pleno potencial y poner a nuestro sistema energético en un camino más seguro y sostenible.”; agregando, “pero mientras que la variabilidad de las energías renovables es un reto que los sistemas de energía pueden aprender a adaptarse, la variabilidad de las políticas supone un riesgo mucho mayor”.

Según el informe de la AIE, la energía renovable se expandió a los 130 GW en 2014, que representó más del 45% de la ganancia neta de la capacidad mundial en el sector de energía.

A mediano plazo se espera que las energías renovables se conviertan en la mayor fuente de incremento neto de la capacidad de energía, estimándose un incremento que superaría los 700 GW, lo que representaría dos tercios de los incrementos netos de la capacidad global, es decir la cantidad de capacidad nueva que se añade menos la salida programada de servicio de las centrales existentes. Del total del aumento de la capacidad de potencia, casi la mitad estará representada por la energía eólica y los paneles solares.

El informe dice que la geografía de despliegue se desplazará cada vez más hacia las economías emergentes y los países en desarrollo, que constituyen dos tercios de la expansión de la electricidad renovable para 2020. Solo China representará casi el 40% del crecimiento total de la capacidad de energía renovable.

La disminución de los costos de generación van a impulsar el crecimiento, ya que han disminuido de manera sostenible en muchas partes del mundo debido al progreso de la tecnología, la mejora de las condiciones de financiación y la ampliación de su despliegue en nuevos mercados con mejores recursos.

Los precios anunciados para los contratos de generación a largo plazo, en niveles adecuados están surgiendo en áreas tan diversas como Brasil, India, Oriente Medio, África del Sur y Estados Unidos. Algunos países y regiones tienen ahora la posibilidad de saltar a un paradigma de desarrollo basado principalmente en una energía renovable cada vez más asequible. Esto es especialmente cierto en el África subsahariana, se señala en el informe.

Los riesgos para que no se cumplan estas estimaciones, destaca la AIE; se refieren al financiamiento, que sigue siendo clave para lograr una inversión sostenida; las barreras regulatorias, las limitaciones de la red, y las condiciones macroeconómicas; que plantean desafíos en muchas economías emergentes.

Fuente:

https://www.iea.org/Textbase/npsum/MTrenew2015sum.pdf