¿Con qué fuente de energía se ilumina el mundo?

Mapa-combustibles-fósiles
Mapa de la energía generada con combustibles fósiles

La empresa Gocompare.com, primer sitio especializado en la comparación de las características de productos y sus precios; ha desarrollado un interesante sitio web interactivo en el que se muestra con qué fuente de energía se ilumina el mundo, según sea con combustibles fósiles, energía nuclear o energías renovables. Además nos permite conocer la situación específica en cada país posicionándonos con el cursor sobre el país de nuestro interés.

En el año 2012 la NASA publicó un mapa mundial que nos permitía observar dónde se consume la energía en iluminación y su distribución; lo cual era una medida de la distribución de la población y su fuerte concentración en zonas urbanas. Este nuevo sitio interactivo creado por Gocompare, nos permite confirmar lo que todos sabemos; el conjunto del planeta vive de los combustibles fósiles, utilizando carbón, derivados del petróleo y el gas para generar la electricidad que necesita. Aproximadamente dos tercios de la electricidad mundial se genera con combustibles fósiles.

Mapa-nuclear
Mapa de la generación con energía nuclear

En el caso de la energía nuclear, aproximadamente el 10% de todo el consumo de electricidad en el mundo se hace a partir de esta tecnología; siendo Francia el país más dependiente de la misma, al tener aproximadamente el 74% de su mix eléctrico con energía nuclear. Para el resto de Europa también es una fuente importante de energía según se puede consultar en el mapa interactivo de Gocompare.

Mapa-renovables
Mapa de energía generada con renovables

Para las energías renovables, el mapa mundial nos muestra que la mayoría de la electricidad se genera con energía hidroeléctrica, con pequeños países que cubren toda su demanda con 100% hidroeléctrica, como ser Albania y Paraguay. La perspectiva mundial es que con el paso del tiempo, este mapa de las renovables tendría que ir iluminándose más a expensas de las otras tecnologías.

Se puede consultar el mapa AQUÍ

Anuncios

¿Nunca dejaremos de usar combustibles fósiles?

comb fosiles

Con este título se publica un estudio en el Journal of Economic Perspectives de American Economic Association (AEA); en el cual se pone en duda la capacidad del mundo para detener el uso de combustibles fósiles, al concluir que es probable que continúe creciendo el uso de combustibles fósiles, sin acciones globales claras y decisivas para poner un precio adecuado a las emisiones de dióxido de carbono y, aumentar el gasto en investigación y desarrollo en tecnologías de energía limpia.

Uno de los autores del trabajo es el Director del Energy Policy Institute de la Universidad de Chicago (EPIC), Michael Greenstone; quien dice que “El acuerdo de París expuso una nueva visión dramática, pero todavía hay mucho trabajo por hacer para lograr que los grandes cambios en la política climática se concreten en todo el mundo, necesarios para reducir el consumo de combustibles fósiles y las probabilidades de que el cambio climático sea perjudicial”.

Greenstone y los coautores del estudio, Thomas Covert de la Universidad de Chicago y Christopher Knittel del Massachusetts Institute of Technology, demuestran en su trabajo que el uso continuado de combustibles fósiles podría conducir a cambios dramáticos en el planeta. En la medición de su impacto en el calentamiento, el estudio encuentra que la quema de los combustibles fósiles como conocemos hoy en día, incrementaría la temperatura global entre 10 ° F y 15 ° F; sin considerar en estas estimaciones los avances en las técnicas de extracción de combustibles fósiles, que podrían hacer viable económicamente la extracción de recursos que hoy no podemos extraer, situación esta que podría añadir entre 1,5 ° C a 6,2 ° C de calentamiento.

Los economistas exploraron si las fuerzas del mercado por sí solas pueden causar una reducción en la oferta o la demanda de los combustibles fósiles y mediante el estudio de la historia de la exploración de combustibles fósiles, y el progreso tecnológico de las tecnologías tanto limpias y sucias; llegaron a la conclusión de que es poco probable que el mundo va a dejar de depender principalmente de los combustibles fósiles en el corto plazo.

La evidencia para esta conclusión según los autores del estudio, está en que durante los últimos 30 años, las reservas de petróleo y gas natural han crecido por lo menos tan rápido como el consumo; según comprobaron al estudiar la cantidad de reservas en el terreno en los últimos tres decenios en comparación con el consumo mundial. Como resultado, el mundo siempre ha tenido 50 años de consumo futuro almacenado como reservas en el suelo. Esto era igualmente cierto en los años de auge cuando los precios eran altos y en los años menos favorables con precios deprimidos.

El progreso tecnológico, tales como el desarrollo de la fracturación hidráulica y la capacidad de extraer petróleo de las arenas bituminosas, es al menos parcialmente responsable de un patrón a largo plazo, del crecimiento consistente a nivel mundial en reservas de combustibles fósiles. En cuanto a la tasa media de crecimiento de estas reservas, el estudio muestra que tanto petróleo y gas natural crecieron a una tasa constante de 2,7 por ciento.

“Mientras los mercados no dan cuenta de los daños ambientales del uso de combustibles fósiles, siempre habrá incentivos para desarrollar nuevas técnicas para acceder de manera más eficiente estos recursos”, dice Thomas Covert, profesor asistente de microeconomía en Booth School of Business de la Universidad Chicago. “Parece poco probable que nuestras capacidades tecnológicas para recuperar los combustibles fósiles, dejen de mejorar en el corto plazo. Con la mejora continua de la tecnología, el mundo probablemente será inundado de combustibles fósiles por décadas y quizás por los siglos venideros”, afirmó Covert.

Las mejoras significativas en la tecnología y en los costos de las energías limpias, no son aún suficientemente fuertes como para representar una reducción importante en la demanda de combustibles fósiles. En este sentido, se cita como ejemplo el costo normalizado de la energía solar, que se redujo de casi u$s 450 / MWh en 2009 a u$s 150 / MWh en 2014; pero a pesar que esta tendencia a la baja continúa en la actualidad, el costo del gas natural que se quema para generación es todavía más barato, incluso al considerar los costos relacionados de daños al clima.

También se plantea una situación similar cuando se considera el uso del vehículo eléctrico en lugar del consumo de combustibles fósiles en el sector transporte: al precio actual de la batería de u$s325 por kWh para vehículos eléctricos, los autores encuentran que el precio del petróleo tendría que superar antes los u$s350 por barril para que un vehículo eléctrico tenga un costo de adquisición menor que un vehículo a gasolina equivalente. Desafortunadamente, el petróleo se cotizaba a un promedio de u$s 49 por barril durante el año 2015 y actualmente está operando por debajo de $ 30 por barril. Por lo tanto, las baterías necesitan ser mucho más baratas antes que los vehículos eléctricos puedan causar una reducción importante en la demanda de combustibles fósiles.

“Mientras que las fuentes alternativas y tecnologías de almacenamiento de energía han mejorado enormemente, reduciendo los costes, que todavía tienen un largo camino por recorrer antes de que su costo es competitivo con los combustibles fósiles”, dice uno de los autores del estudio, Chris Knittel. “Para cambiar esta situación, los gobiernos deberían poner un precio a las emisiones de carbono y comenzar a inyectar más dinero hacia la I + D básica que es fundamental para hacer estas tecnologías más competitiva en costos.”

Fuente:

https://www.aeaweb.org/articles.php?doi=10.1257/jep.30.1.117

Ver Informe completo:

http://pubs.aeaweb.org/doi/pdfplus/10.1257/jep.30.1.117

Infografías:

https://epic.uchicago.edu/news-events/news/infographic-will-we-ever-stop-using-fossil-fuels

Podrían disminuir en 2015 las emisiones globales de CO2

building-2058_1920

Un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores liderados por la Universidad de Stanford, señala que las emisiones mundiales de combustibles fósiles podrían disminuir en 2015, considerando que el rápido aumento de las emisiones globales de dióxido de carbono se ha desacelerado en los últimos dos años, subrayando la necesidad de continuar actuando en forma permanente para reducir aún más las emisiones.

“En 2014, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles crecieron sólo un 0,6 por ciento”, dijo el autor Rob Jackson; profesor de Ciencia del Sistema Tierra en Stanford. “Este año esperamos que las emisiones totales se estabilicen o bajen ligeramente, a pesar del fuerte crecimiento del producto interno bruto en todo el mundo.”

Mientras las emisiones de CO2 han disminuido en tiempos de recesión económica, esta sería la primera caída en un período de fuerte crecimiento económico global, dijo Jackson.

El nuevo informe, titulado “Reaching Peak Emissions”; fue publicado el 7 de diciembre de la revista Nature Climate Change, con datos detallados publicados simultáneamente en Earth System Science Data.

“La disminución del uso del carbón en China fue en gran parte responsable de la disminución de las emisiones globales”, dijo el coautor del informe Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. “Después de una década de rápido crecimiento, la tasa de emisiones de China se desaceleró a un 1,2 por ciento en 2014 y se espera que caiga un 3,9 por ciento en 2015.”

Los investigadores identificaron a China como el principal emisor de CO2 en 2014, responsable de 27 por ciento de las emisiones mundiales, seguido por Estados Unidos (15,5 %), la Unión Europea (9,5 %) y la India (7,2 %).

“Que un crecimiento más lento de las emisiones sea sostenible, dependerá del uso del carbón en China y en otros lugares, y de las nuevas fuentes de energía”, dijo el co-autor Pep Canadell del Commonwealth Scientific de Australia y la Organización de Investigación Industrial (CSIRO, por sus siglas en inglés). “En 2014, más de la mitad de las nuevas necesidades de energía en China se cumplieron a partir de fuentes de combustibles no fósiles, como la hidráulica, nuclear, eólica y solar.”

Esta tendencia también fue acompañada por un menor crecimiento global en el uso del petróleo y un más rápido crecimiento de las energías renovables, con la capacidad eólica y solar; alcanzando aumentos récord en el 2014.

“El hallazgo más prometedor en nuestro informe es el acoplamiento de las emisiones de carbono más bajas con un fuerte crecimiento económico de más del 3 por ciento”, dijo Jackson, investigador principal en Stanford Woods Institute for the Environment y  Precourt Institute for Energy. “Pero incluso si llegamos a las emisiones globales pico dentro de una década o dos, vamos todavía estar emitiendo grandes cantidades de CO 2 de la quema de combustibles fósiles.”

“Llegar a cero emisiones requerirá compromisos a largo plazo de los países que asisten a la reunión sobre el clima en París esta semana y más allá”, dijo Jackson.

Fuente:

http://www.nature.com/nclimate/journal/vaop/ncurrent/full/nclimate2892.html

http://www.earth-system-science-data.net/about/news_and_press/2015-12-07_global-carbon-budget.html

Avance de las energías renovables sobre los combustibles fósiles

capacidad instalada

Fuente: Bloomberg New Energy Finance

Según un informe de Michael Liebreich, Presidente de la Junta Consultiva del grupo Bloomberg New Energy Finance, el mundo agrega cada año más capacidad de energía renovable y menos en carbón, gas natural y petróleo juntos.

El punto de inflexión se produjo en el año 2013, cuando se incrementó en el mundo la capacidad instalada de energías renovables en 143 gigavatios, impulsada fundamentalmente por la energía solar y eólica; frente a los 141 gigavatios en nuevas instalaciones convencionales.

En cuanto las inversiones en dólares en energías renovables, excluidas los grandes proyectos hidroeléctricos; las realizadas en el año 2014 representaron el primer incremento anual en tres años, después de las caídas de 2012 (-8%) y 2013 (-9%) y además se situaron a tan solo un 3% por debajo del récord histórico de del año 2011, en el que las inversiones en energías renovables fueron de 279.000 millones de dólares.

Según Naciones Unidas a través de su Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la capacidad añadida de las energías renovables en 2014 equivale a la capacidad de producción de energía de los 158 reactores de las centrales nucleares que operan en Estados Unidos.

Además en 2014, las energías eólica, solar, de biomasa y de residuos, geotérmica, hidroeléctrica en pequeña escala y marina aportaron un porcentaje aproximado del 9,1% a la producción mundial de electricidad, frente al 8,5% del año 2013. Esto significa que el año pasado el sistema mundial de electricidad emitió 1,3 gigatoneladas de CO2 menos de lo que hubiera emitido si ese 9,1% hubiera sido producido por la misma combinación energética dominada por los combustibles que generó el 90,9% restante de la energía mundial.

 Achim Steiner, Subsecretario General de la ONU y Director Ejecutivo del PNUMA, señala que “una vez más en el 2014, las renovables generaron casi la mitad de la capacidad de energía neta agregada en todo el mundo”, y destacando que: “Estas tecnologías energéticas inocuas para el clima son ahora un componente indispensable de la combinación energética mundial y su importancia solo aumentará a medida que maduren los mercados, los precios de la tecnología sigan descendiendo y la necesidad de frenar las emisiones de carbono se torne cada vez más acuciante.»

A futuro, Michael Liebreich considera en su informe; que el cambio en el aumento de la capacidad instalada anual de energías renovables con respecto a las energías convencionales; se acelerará y en el año 2030 se agregarán cuatro veces más de capacidad en energías renovables; agregando que: “A pesar de la caída de los precios del petróleo y el gas, va a  haber un sustancial crecimiento de las energías renovables que es probable que sea de una magnitud mayor que el del carbón y el gas”.

Los precios de la energía eólica y de la solar continúan cayendo y en el caso particular de la energía solar fotovoltaica, distintas estimaciones consideran que en un par de años alcanzará la paridad de red en la 80% del mundo.

En el año 2014, los países con mayores inversiones en energías renovables fueron: en primer lugar China que registró, la mayor inversión y alcanzó la cifra record de 83.300 millones de dólares, un 39% más que en 2013. Estados Unidos ocupó la segunda posición con 38.300 millones de dólares, lo que supone un incremento del 7% con respecto al año anterior. En tercer lugar se ubicó Japón con 35.700 millones de dólares, un 10% más que en 2013. China y Japón se destacaron por su expansión sin precedentes en energía solar; que invirtieron en conjunto 74.900 millones de dólares, que representan casi la mitad del total mundial.

Con respecto a la inversión en tecnologías renovables, en 2014 el mercado estuvo dominado por las inversiones récord en energía solar y eólica, que representaron un 92% de la inversión total en energías renovables y combustibles. La inversión en energía solar aumentó un 25% y llegó a los 149.600 millones de dólares, la segunda cifra más alta de la historia; por otra parte, la inversión en energía eólica creció un 11% y alcanzó una cifra récord de 99.500 millones de dólares. En 2014, se añadieron unos 49 GW de capacidad eólica y 46 GW de energía solar fotovoltaica en todo el mundo; en ambos casos la cifra estableció un récord.

De persistir esta tendencia positiva en el incremento de la capacidad instalada de las energías renovables, en especial la solar y la eólica; es cada vez más evidente que se necesitarán grandes reformas del mercado eléctrico para adaptarse a esta nueva realidad.

Fuente:

http://about.bnef.com/content/uploads/sites/4/2015/04/bnef_2015-04-14-summit-keynote-11.pdf

¿Qué opinas de este avance de las energías renovables?

Dejá tu comentario

China y la nueva economía del clima

SL277026

Las limitaciones de recursos y los graves problemas ambientales, están condicionando el desarrollo de la economía china, que no le permitirían convertirse en un país de altos ingresos, ni cumplir los objetivos sobre el cambio climático recientemente acordados con los Estados Unidos.

Un estudio realizado por la Universidad de Tsingua, denominado China y la Nueva Economía; indica que el país puede alcanzar al mismo tiempo el desarrollo económico, la seguridad energética y la reducción de la contaminación.

Para lo cual se requiere poner en práctica nuevas políticas sobre la reestructuración económica, conservación de la energía, mejora de la eficiencia energética, desarrollo de energías renovables y reducción de la contaminación del aire.

China deberá superar su alta dependencia actual de los combustibles fósiles y redoblar sus esfuerzos para continuar aumentando la eficiencia energética y su gran desarrollo de energías renovables.

Se estima que aún considerando la política energética actual del gobierno chino, para el año 2030 la demanda superará a la oferta local; alcanzando una dependencia del suministro externo del 75% para el petróleo y del 40% para el gas natural; que harán de la economía china mucho más vulnerable a la volatilidad de los precios de la energía mundial

Con respecto al medio ambiente, la contaminación del aire es cada vez más grave y tiene limitado el desarrollo económico y social de China; y según el estudio, los objetivos para alcanzar los estándares exigidos de calidad de aire, sólo podrán alcanzarse a través de una combinación entre la aceleración de la reestructuración de la economía, la conservación de la energía, el cambio de combustibles y de política ambiental; ya no alcanza con regulaciones sobre la contaminación al final de la tubería por estrictas que sean.

En este contexto, los líderes de China se enfrentan a enormes desafíos para asegurar el futuro económico del país, y al mismo tiempo garantizar un saludable medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

El informe considera que China debe enfrentar una serie de decisiones que darán forma tanto al futuro de China como del mundo; para lo cual tiene la oportunidad de liderar el desarrollo de soluciones nuevas y renovables de energía; que le permitan una importante reforma del actual sistema energético; limitar las emisiones de GEI y gestionar los riesgos del cambio climático.

Ver Resumen del Informe: http://newclimateeconomy.net/sites/default/files/china-nce-exec-summary-eng_reduced_1.pdf

Dejá tú comentario

Los subsidios del G-20 a la industria de los combustibles fósiles

do-the-dewSource: www.odi.org

Un informe realizado por Overseas Development Intitute (ODI) y la organización Oil Change (OC), denominado “El rescate de la Industria de los Combustibles Fósiles”, recomienda a los países del G-20 que finalicen con los subsidios a la industria del sector.

Según se estima en el estudio, los exploradores de gas, petróleo y carbón en los países del bloque, reciben anualmente 88 mil millones de dólares a través de subvenciones, préstamos y deducciones fiscales; siendo Estados Unidos y Australia los países con los más altos niveles de gasto.

Con esta política adoptada por los países del G-20, se indica en el informe; se está creando un triple perjuicio, al dirigir grandes cantidades de dinero para financiar actividades que no lo debieran ser por sus efectos climáticos, es dinero que se desvía de las inversiones en energías alternativas y estarían poniendo en riesgo los posibles acuerdos sobre el clima en París 2015.

De acuerdo con el informe preparado para la reunión del G-20 a realizarse en los días 15 y 16 de noviembre próximo en la ciudad australiana de Brisbane, la mitad del dinero invertido en petróleo, gas y carbón, aproximadamente $49 mil millones al año, sería más que suficiente para proveer de electricidad a 1,3 millones de personas que carecen de ese servicio en la actualidad.

Se identifican tres tipos de subvenciones: inversión de las empresas de propiedad estatal que asciende a $49 mil millones al año; la inversión a través de pagos directos y exenciones fiscales directos que suman $23 mil millones dólares al año; y la financiación pública a través de los bancos y otras instituciones financieras que dan cuenta de otros $16 mil millones al año.

Las principales conclusiones del informe señalan que todos los países del G-20 proporcionan subsidios:

• Estados Unidos proporcionaron unos US $ 5,1 mil millones en subsidios nacionales a la exploración de combustibles fósiles en 2013 – casi el doble de la nivel en 2009. El Congreso no ha aprobado recortes en los subsidios propuesto por el Presidente en una serie de presupuestos.

• Australia está proporcionando $ 3500 millones para el desarrollo de los recursos de combustibles fósiles marinos y continentales.

• Rusia ofrece 2,4 mil millones dólares en subsidios nacionales para la exploración de combustibles fósiles

Otros casos citados en el mismo sentido, son: Reino Unido, Brasil, México, Arabia Saudita, Canadá, China, Japón, la República de Corea.

Se recomienda que las naciones del G-20 terminen con sus subsidios de exploración como un primer paso hacia el fin de los combustibles fósiles y a comprometerse a poner fin a la financiación bilateral y multilateral de la industria; ha transferir los subsidios hacia las empresas de exploración de fuentes energéticas de bajas emisiones de carbono, lo que apoyaría la transición hacia el acceso universal a la energía; y terminar con el doble discurso, pidiendo que las naciones en desarrollo se comprometan a sacrificar su desarrollo, mientras sus empresas son fuertemente subvencionadas por sus gobiernos para desarrollar actividades contaminantes.

See on Scoop.itambiente

Dejá tú comentario