Diseño del mercado y la regulación durante la transición energética

LCES_Elec_Market_DesignEl Acuerdo de París alcanzado durante la Convención Marco COP 21, plantea un enorme desafío a los países para alcanzar sus compromisos sobre el cambio climático y acelerar la transición hacia una economía baja en carbono.

Según las proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la intensidad media de CO2 de la electricidad tiene que disminuir desde los 411 gramos por kilovatio hora (g / kWh) del año 2015; a los 15 g / kWh en el 2050; de manera de lograr el objetivo de limitar el aumento global de la temperatura a 2 ° C.

Alcanzar estos objetivos según muchos estudios, es técnica y económicamente viable; pero para ello se exige un nuevo diseño del mercado de la energía.

Una nueva publicación de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), denominada “Re-powering Markets – Market design and regulation during the transition to low-carbon power systems” (Repotenciación de Mercados – Diseño del mercado y la regulación durante la transición a los sistemas de energía de bajo carbono); examina cómo el diseño de los mercados de electricidad permitirá la transición a un sistema eléctrico de baja emisión de carbono, al menor costo posible, manteniendo al mismo tiempo la seguridad eléctrica.

Se analizan para todas las dimensiones relevantes de la electricidad; el diseño del mercado, el equilibrio que los políticos debe lograr entre la innovación y el apoyo a la competencia, la movilización de capital para el despliegue de fuentes de baja emisión de carbono.

Además se cubren todas las características de un ajuste de diseño del mercado para la transición, que considere señales adecuadas de precios y una prestación competitiva en flexibilidad y adecuación.

También se ocupa en detalle de los aspectos políticos y reglamentarios relacionados con la red eléctrica, una red que nunca ha sido más esencial, pero que también debe ser transformada.

Descargar publicación:

http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/REPOWERINGMARKETS.pdf

Podrían disminuir en 2015 las emisiones globales de CO2

building-2058_1920

Un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores liderados por la Universidad de Stanford, señala que las emisiones mundiales de combustibles fósiles podrían disminuir en 2015, considerando que el rápido aumento de las emisiones globales de dióxido de carbono se ha desacelerado en los últimos dos años, subrayando la necesidad de continuar actuando en forma permanente para reducir aún más las emisiones.

“En 2014, las emisiones mundiales de CO2 procedentes de la quema de combustibles fósiles crecieron sólo un 0,6 por ciento”, dijo el autor Rob Jackson; profesor de Ciencia del Sistema Tierra en Stanford. “Este año esperamos que las emisiones totales se estabilicen o bajen ligeramente, a pesar del fuerte crecimiento del producto interno bruto en todo el mundo.”

Mientras las emisiones de CO2 han disminuido en tiempos de recesión económica, esta sería la primera caída en un período de fuerte crecimiento económico global, dijo Jackson.

El nuevo informe, titulado “Reaching Peak Emissions”; fue publicado el 7 de diciembre de la revista Nature Climate Change, con datos detallados publicados simultáneamente en Earth System Science Data.

“La disminución del uso del carbón en China fue en gran parte responsable de la disminución de las emisiones globales”, dijo el coautor del informe Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. “Después de una década de rápido crecimiento, la tasa de emisiones de China se desaceleró a un 1,2 por ciento en 2014 y se espera que caiga un 3,9 por ciento en 2015.”

Los investigadores identificaron a China como el principal emisor de CO2 en 2014, responsable de 27 por ciento de las emisiones mundiales, seguido por Estados Unidos (15,5 %), la Unión Europea (9,5 %) y la India (7,2 %).

“Que un crecimiento más lento de las emisiones sea sostenible, dependerá del uso del carbón en China y en otros lugares, y de las nuevas fuentes de energía”, dijo el co-autor Pep Canadell del Commonwealth Scientific de Australia y la Organización de Investigación Industrial (CSIRO, por sus siglas en inglés). “En 2014, más de la mitad de las nuevas necesidades de energía en China se cumplieron a partir de fuentes de combustibles no fósiles, como la hidráulica, nuclear, eólica y solar.”

Esta tendencia también fue acompañada por un menor crecimiento global en el uso del petróleo y un más rápido crecimiento de las energías renovables, con la capacidad eólica y solar; alcanzando aumentos récord en el 2014.

“El hallazgo más prometedor en nuestro informe es el acoplamiento de las emisiones de carbono más bajas con un fuerte crecimiento económico de más del 3 por ciento”, dijo Jackson, investigador principal en Stanford Woods Institute for the Environment y  Precourt Institute for Energy. “Pero incluso si llegamos a las emisiones globales pico dentro de una década o dos, vamos todavía estar emitiendo grandes cantidades de CO 2 de la quema de combustibles fósiles.”

“Llegar a cero emisiones requerirá compromisos a largo plazo de los países que asisten a la reunión sobre el clima en París esta semana y más allá”, dijo Jackson.

Fuente:

http://www.nature.com/nclimate/journal/vaop/ncurrent/full/nclimate2892.html

http://www.earth-system-science-data.net/about/news_and_press/2015-12-07_global-carbon-budget.html

Como Volkswagen, China también ha engañado con sus emisiones

china

A pocas semanas de iniciarse la COP 21 de París, con todas las expectativas puestas en poder alcanzar un acuerdo por el clima, que permita limitar el calentamiento global a menos de los 2°C; se destapa otro escándalo que puede poner en peligro esa posibilidad de acuerdo definitivo.

Cuando aún se desconoce el alcance del escándalo de VW denunciado por la EPA en Estados Unidos; ahora es China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI); la que ha engañado a todo el mundo con los datos que daba a conocer, tanto de la quema de carbón como de las emisiones de CO2.Yoriamente.

Por ejemplo, en 2012 se quemaron 600 millones de toneladas más de carbón, que representa un 17% más con respecto a los datos publicados hasta ahora. La misma situación se presenta para las emisiones, ya que en ese mismo ejercicio se emitió de más tanto CO2 como toda Alemania en un año. En total, 13.000 millones de toneladas de CO2 que no ha contabilizado el gobierno chino.

Los nuevos datos, que aparecieron recientemente en un anuario de estadísticas sobre energía publicado sin mayores estridencias por la agencia de estadística de China, muestran que el consumo de carbón se ha subestimado desde el año 2000, y en particular en los últimos años. Las revisiones se basaron en un censo de la economía en 2013, que expone las lagunas en la recogida de datos, sobre todo de las pequeñas empresas y fábricas, se señala desde el The New York Times.

“Esto va a tener un gran impacto, debido a que China ha estado quemando mucho más carbón de lo que creíamos”, dijo Yang Fuqiang; un ex funcionario de energía en China, que ahora asesora al Consejo de Defensa de Recursos Naturales. “Resulta que era un emisor aún más grande de lo que imaginábamos. Esto ayuda a explicar por qué la calidad del aire de China es tan pobre, y eso hará que sea más fácil conseguir que los líderes nacionales lo tomen en serio”.

Funcionarios del gobierno chino han aceptado la necesidad de “corregir las distorsiones de empeoramiento en los datos históricos, pero no han comentado públicamente sobre los cambios”, de acuerdo con Lin Boqiang, director de China Center for Energy Economics Research, de la Universidad de Xiamen en el este de China. Agregando que “las nuevas cifras hacen que sea más complicado para establecer y evaluar los objetivos de energía limpia del país”.

“Ha creado mucha confusión”, dijo. “Nuestros datos básicos tendrán que ajustarse, y los organismos internacionales también tendrán que ajustar sus bases de datos. Esto es problemático porque muchas previsiones y compromisos se basan en los datos históricos”.

La situación es muy grave, que hace peligrar un posible y necesario acuerdo sobre el clima en la próxima COP21; al ponerse en duda la credibilidad de los compromisos publicados por los países más contaminantes.

Fuente:

http://www.nytimes.com/2015/11/04/world/asia/china-burns-much-more-coal-than-reported-complicating-climate-talks.html?_r=2

http://www.nytimes.com/video/world/asia/100000003425188/for-chinese-coexisting-with-coal.html

Nuevo Pacto de los Alcaldes europeos para el clima y la energía

comConsiderando que el 80 % del consumo energético y las emisiones de CO2 está asociado con la actividad urbana, los gobiernos locales desempeñan un papel decisivo en la lucha contra el cambio climático.

Así lo entendió en su momento la Comisión Europea que presentó en el año 2009, la iniciativa del Pacto de los Alcaldes, con el fundamento de respaldar y apoyar los esfuerzos de las autoridades locales en la aplicación de políticas de energía sostenible.

Se trata del principal movimiento europeo con participación de autoridades locales y regionales que han asumido el compromiso voluntario de mejorar la eficiencia energética y utilizar fuentes de energía renovable en sus territorios, como medios de superar el objetivo de la Unión Europea de reducir en un 20% las emisiones de CO2 antes del 2020.

Ahora y a dos meses de celebrarse la COP 21 de París, cientos de alcaldes de toda Europa se reunieron en el Parlamento Europeo el pasado 15 de octubre para el lanzamiento del nuevo Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía; por el cual los gobiernos locales se comprometen a apoyar la acción de aplicar los nuevos objetivos de la UE para 2030, a alcanzar un enfoque conjunto para abordar la mitigación y adaptación al cambio climático, y extender la iniciativa a un ámbito más global.

Los compromisos asumidos en el nuevo Pacto de los Alcaldes se orientan a alcanzar un nuevo objetivo más allá del año 2020, que tuvo una adhesión del 97% de las autoridades firmantes; y se aprobaron objetivos de mínima para el año 2030 referidos a reducir en un 40% las emisiones de CO2, aumentar la eficiencia energética y energías renovables en un 27%; mediante acciones que integren baja un mismo paraguas, la mitigación y la adaptación al cambio climático.

El comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete destacó: “El enfoque de ir de abajo hacia arriba ha funcionado muy bien en Europa”. Añadiendo que el Pacto de los Alcaldes ya era “la iniciativa urbana más grande del mundo en materia de clima y energía” y “un éxito europeo a ser exportado en el camino a París”.

En el mismo sentido se expresó el alcalde de Heidelberg Eckart Würzner, quien señaló que “con más de 200 millones de ciudadanos representados a través de compromisos de los concejos locales, el Pacto de los Alcaldes no podía ser ignorado más allá de la COP21”.

Para la alcaldesa de la ciudad de Nantes, Johanna Rolland; el nuevo Pacto también representa una oportunidad de desarrollo, al expresar: “La respuesta a la urgencia climática también puede convertirse en una oportunidad para el desarrollo local, la creación de empleo y la emergencia de un nuevo modelo de sociedad“.

Los compromisos asumidos por los alcaldes en este nuevo Pacto, deberán ser ratificados de conformidad a los respectivos procedimientos locales y movilizar a la sociedad civil en los respectivos ámbitos territoriales para que participe en el desarrollo del Plan de Acción, esbozando las políticas y medidas necesarias para la aplicación y el cumplimiento de los objetivos del Plan. Será motivo de baja del Pacto el incumplimiento de los siguientes compromisos: la presentación del Plan de Acción para la Energía Sostenible; del objetivo global de reducción de CO2 establecido en el Plan de Acción, debido a una inexistente o insuficiente aplicación del mismo; y la no presentación de un informe de seguimiento en dos periodos sucesivos.

Fuente:

http://www.pactodelosalcaldes.eu/IMG/pdf/covenantofmayors_text_es.pdf

Diez propuestas para reducir las emisiones de GEI en Argentina

factory-613319_1280

La Secretaría de Ambiente de la Nación, tiene en estudio un documento elaborado por dos consultoras con propuestas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de diez medidas que van desde una transformación en la tecnología de los calefones hasta la captura de gases en las centrales eléctricas.

El informe detalla los costos y resultados a futuro de las acciones propuestas; que permitirían reducir en casi 674 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) en 15 años; con un promedio anual de reducción de unos 45 millones de toneladas.

Para tener una referencia de la magnitud de esta reducción a alcanzar con las medidas propuestas, consideremos que según el último inventario de gases de efecto invernadero, Argentina emitió 183 millones de toneladas desde el sector energético en el año 2012, incluyendo el consumo de combustible de vehículos, centrales eléctricas e industrias; por lo que el conjunto iniciativas evitaría un cuarto de la contaminación generada actualmente por este sector.

Las medidas propuestas están referidas concretamente a:

  • Energías limpias en la red, a través de la incorporación paulatina de la energía solar y eólica para la generación de electricidad, hasta alcanzar un 15% del total de capacidad instalada en Argentina.
  • Impulsar la generación distribuida, favoreciendo la instalación de paneles solares y aerogeneradores en viviendas e instituciones. En este punto, el informe señala la necesidad de apoyo gubernamental para subsidiar la compra e instalación de los equipos; que permitirían la reducción de 4,7 millones de CO2 en 15 años.
  • Cambio tecnológico en los calefones, mediante la aplicación de un sistema de encendido electrónico que permitiría ahorrar 42 millones de toneladas de CO2 en 15 años; considerando que mantener encendida la llama del piloto de los calefones; produce un consumo diario de 0,5 metros cúbicos de gas.
  • Ampliar el uso de calefones solares, lo cual permitiría ahorrar hasta el 82 por ciento de la energía usada para el calentamiento de agua sanitaria. Con una penetración progresiva, la reducción calculada para el período 2015-2030 sería de 10,8 millones toneladas de CO2. También en este caso, el documento destaca la necesidad de que la medida sea impulsada con apoyo estatal, como sería la transferencia de los actuales subsidios a los combustibles fósiles.
  • Ahorradores de agua, a través del uso de perlizadores o aireadores en las canillas. Con esta medida de bajo costo para los usuarios y una incorporación gradual hasta 2030, se lograría un ahorro de 27,6 millones toneladas de CO2 en 15 años. No es una medida costosa para los ciudadanos.
  • Transporte de cargas por ferrocarril, mediante la sustitución gradual de hasta el 20 por ciento de las cargas actualmente transportadas por camiones, lo cual permitiría evitar la emisión de 131 millones de toneladas de CO2 en 15 años. La implementación de esta medida supone una inversión del orden de los 1.200 millones de dólares en mejoras en los trenes de carga; un costo elevado, pero que tendría un beneficio marginal por el ahorro de combustible y la generación de empleo.
  • Plan canje de autos, para modernizar el parque automotor actual por vehículos que son un 20% más eficientes en el uso de combustible. Reemplazando un 25 por ciento de los 4 millones de autos con más de 15 años de antigüedad se dejarían de emitir 6,2 millones de toneladas de CO2 en 15 años, se señala en el documento.
  • Utilización de motores eléctricos eficientes en la industria, mediante el reemplazo gradual de los actuales motores, que consumen el 60% de la energía en la industria; por equipos modernos un 5% más eficiente; con lo que se podría evitar la emisión de 10,8 millones de toneladas de CO2 entre 2015-2030. Como en otros casos, esta opción puede requerir de un impulso del Estado, ya sea por medio de subsidio, incentivos o un cambio en la normativa.
  • Aprovechar la biomasa como combustible en la industria, mediante la utilización de desechos y otros productos con poder calorífico suficiente para alimentar calderas y hornos en la industria y en la generación de energía eléctrica. Las emisiones podrían reducirse en más de 70 millones de toneladas de CO2 en el período 2015-2030.
  • Captura de carbono en centrales eléctricas para su almacenamiento en reservorios geológicos de petróleo o gas, Esta medida representa por sí solo casi la mitad de la reducción propuesta en el informe: 370 millones de toneladas de CO2 en 15 años. Por sus características, esta propuesta es analizada por separado en el documento; y considera capturar el 60% de las emisiones generadas por las centrales eléctricas que funcionan con combustibles fósiles.

La AIE propone medidas urgentes para limitar el calentamiento global

industrial-exhaust-gases-328410_1280

La Agencia Internacional de Energía (AIE), presentó su informe “Energía y Cambio Climático”, con el que pretende contribuir al debate de la próxima cumbre de la ONU sobre cambio climático COP21, que se celebrará en París en diciembre próximo.

Para la AIE, las inversiones en energías renovables y la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles son dos medidas urgentes para limitar el calentamiento global.

La AIE considera que a no serán suficientes para frenar el calentamiento global, los compromisos o intenciones anunciados por los distintos países, en especial por Estados Unidos, Europa y China, más aun considerando que el sector energético es responsable por los dos tercios de las emisiones de gases contaminantes.

Las consecuencias de no actuar de manera decisiva para frenar el calentamiento global a partir del año 2030, la temperatura podría aumentar 2,6 °C para el 2100 y unos 3,5°C en el año 2200, según indica la Agencia en su informe.

En función de la situación descripta, la Agencia propone un plan basado en cuatro pilares, el primero de ellos referido a alcanzar un tope en las emisiones de CO2 en el año 2020, para posteriormente comenzar a bajar.

“Está claro que el sector energético debe jugar un papel fundamental para que los esfuerzos para reducir las emisiones tengan éxito. Mientras vemos un creciente consenso entre los países, nos ha llegado el momento de actuar, debemos asegurarnos de que las medidas adoptadas son adecuadas y que los compromisos asumidos se mantienen”, dijo el director ejecutivo de la AIE Maria van der Hoeven.

Un pico en las emisiones relacionadas con la energía mundial podría lograrse ya en 2020, utilizando tecnologías y políticas probadas, y sin cambiar las perspectivas económicas y de desarrollo de cualquier región. Las acciones propuestas por la Agencia en este sentido se basan en: mejorar la eficiencia energética en la industria, en los edificios y en el transporte; reducir el uso de las centrales eléctricas de carbón menos eficientes y la prohibición de nuevas construcciones, aumentar la inversión en tecnologías de energía renovable en el sector de energía de 270 mil millones de dólares actuales a 400 mil millones en 2030; eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y reducir las emisiones de metano en la producción de petróleo y gas.

El segundo pilar propone acordar en la COP de París una revisión cada cinco años de los compromisos adquiridos contra el calentamiento global, considerando que la rapidez actual de los avances tecnológicos, permitirían mejorar los compromisos, según expreso la directora ejecutiva de AIE, María van der Hoeven.

Como tercer pilar, se plantea traducir el objetivo de limitar a 2ºC la temperatura sobre los niveles preindustriales, a un porcentaje de reducción de las emisiones al que haya que aspirar a nivel mundial; que serviría como guía para las inversiones tanto del sector público como del privado, apuntó la directora.

El último pilar propuesto se refiere a la necesidad de establecer un “mecanismo de contabilidad” que permita supervisar el progreso de los países en el cumplimiento de sus compromisos energéticos, para lo cual la AIE incluye en su informe una serie de parámetros en ese sentido.

Un aspecto que destaca el informe, es que por primera vez se ha logrado desligar el crecimiento económico del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero; si consideramos que la economía global creció en torno a un 3 % en 2014 y, sin embargo, las emisiones de dióxido de carbono procedentes del sector energético se mantuvieron planas “por primera vez en 40 años fuera de una crisis económica”, apunta el informe.

La intensidad energética de la economía global, cuyo crecimiento ha estado ligado históricamente a un incremento de la contaminación atmosférica, se redujo además un 2,3 % el año pasado, más del doble que el ritmo medio de descenso registrado en la última década, en parte gracias a la mayor eficiencia energética de China.

Fuente:

http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/WEO2015SpecialReportonEnergyandClimateChange.pdf

http://www.iea.org/newsroomandevents/speeches/150616_WEO_Climate_SLIDES.pdf

Fibra de carbono para autos más livianos y menos contaminantes

IMG_4775

Imagen: http://www.carburesgroup.com/

La adopción de regulaciones en favor de la reducción de emisiones de CO2 en los automóviles,  por parte de la Unión Europea para el año 2025; plantea un desafío a los fabricantes del sector que necesitarán desarrollar y aplicar distintas soluciones técnicas en sus vehículos para cumplir con las exigencias ambientales de la UE.

Entre otras opciones técnicas, como ha sido la evolución de los motores de combustión interna más eficientes y menos contaminantes; disponen de la utilización de biocombustibles, la reducción de cilindrada, refinamiento de los combustibles y la utilización de otros materiales alternativos a los actualmente en uso en la industria.

Este desafío tecnológico que plantean las restricciones ambientales, los fabricantes de autos necesitarán disponer de vehículos más livianos, para optimizar la relación peso/potencia; más fáciles de desplazar, resistentes a la corrosión y seguros. En este sentido, se trabaja actualmente sobre la estructura de los vehículos, de manera de sustituir piezas de metal por las de fibra de carbono (FC) en toda la gama de productos que se comercializan.

La FC presenta grandes ventajas de durabilidad, dureza, degradación y ligereza frente a otros materiales utilizados en la industria automotriz, como el acero y el plástico. Pero una de los problemas a resolver para su utilización, es la falta de una tecnología industrial, que permita sustituir la fabricación en metal por la de fibra de carbono.

En la actualidad el proceso más empleado para la fabricación de piezas de fibra de carbono es de un proceso intensivo en mano de obra especializada, por el cual la preparación y corte de la fibra se realiza en forma artesanal, tras el corte se pegan sobre un molde las distintas capas de fibra de carbono para conformar la pieza del espesor deseado. Posteriormente las piezas son “cocidas” en autoclave para adquirir la dureza y las capacidades técnicas necesarias.

Por ser como se dijo una producción prácticamente artesanal de limitada capacidad de producción, se ha limitado su utilización en piezas de vehículos de la más alta gama, como son Ferrari, Pagani, Porsche, en aplicaciones deportivas en donde la reducción de pesos es una prioridad; como es el caso de la Fórmula 1, y los vehículos eléctricos para reducir el consumo de la batería y obtener una mayor autonomía, como hizo Tesla con su vehículo eléctrico de alta gama.

La empresa Carbures Group ha desarrollado una tecnología propia y patentada que le permitirá, fabricar hasta 75.000 unidades al año de una pieza de coche en fibra de carbono por cada línea de producción, según se informa desde la empresa.

Carbures Group es una empresa de alta tecnología especializa en el desarrollo y fabricación de compuestos de fibra de carbono para la industria aeronáutica, automoción y obra civil. En el sector aeronáutico es proveedora de Airbus y Boing; y en el sector automóvil lo es de Tesla, Chrysler, Viper, Daimler.

Es en el sector automotriz en el cual Carbure centra sus planes de expansión de negocio para los próximos años, desarrollando un proceso de expansión internacional con la adquisición de empresas y puesta en funcionamiento de nuevas fábricas; contando actualmente con plantas fabriles en Estados Unidos, México, Europa y China.

El crecimiento del uso de la FC a largo plazo en la industria automotriz necesita de la fabricación de piezas para vehículos de comercialización masiva, de manera de obtener volumen de producción para amortizar los elevados costos de la materia prima y disponer de una tecnología que permita aumentar la capacidad de producción de piezas en serie.

Paro lo cual Carbure ha patentado una tecnología que denomina Rapid Multi-Injection Compress Process (RMCP), un proceso novedoso para la fabricación de piezas de material compuesto en líneas de producción, que prescinde de los autoclaves; permitiendo reducir los tiempos de fabricación y aumentar la capacidad de producción en series largas de más de 50.000 piezas anuales.

Esta nueva tecnología y método de trabajo, permite completar el proceso de forma automática entregando una pieza terminada cada 5 minutos, y reducir los costos entre el 0,3 y 0,8% para las piezas estructurales, entre 1 a 4% en piezas semiestructurales y entre 6 y 12% de ahorro en piezas secundarias.

La empresa aplica esta tecnología, Rapid Multi-Injection Compress Process (RMCP); en su nueva fábrica de El Burgo de Osma, y además ya trabaja con importantes proveedores de piezas de coche para los grandes fabricantes. En previsión del incremento tanto del número de pedidos de piezas en fibra de carbono como de la cantidad de piezas por pedido, Carbures comenzará la instalación de una segunda línea de fabricación en Burgo de Osma.

“El potencial de crecimiento que nuestra tecnología RMCP aporta a la Compañía es tremendo y tendrá su reflejo en la cuenta de resultados. La inauguración de esta fábrica de El Burgo de Osma es fundamental para la Compañía y supone toda una revolución en la industria de la automoción en el mundo. Nuestra capacidad industrial de fabricación en series largas de piezas en fibra de carbono nos posiciona a la vanguardia en la industria del automóvil”, afirma el presidente de Carbures, Rafael Contreras.

 “A partir de ahora, todos los coches llevarán piezas del mismo material que el de un fórmula 1. La carrera por aligerar el peso de los coches ya ha comenzado y nosotros estamos en la pole position de la industria”, añade Contreras.

Fuente:

http://www.carburesgroup.com/

Nueva generación de científicos para abordar el cambio climático

Lago Argentino-20140111-00398Con el apoyo de la Comunidad Europea y el gobierno suizo, un grupo de científicos de trece instituciones de investigación y el sector privado de ocho países diferentes, se han reunido en la red denominada C-Cascades; con el objetivo según se indica de romper con los límites disciplinarios y entender mejor la interfaz de carbono-tierra-océano; a través de la elaboración de modelos para el estudio del clima y de la transferencia de CO2 de la atmósfera a los océanos y los ecosistemas terrestres.

Desde el punto de vista formativo, el consorcio puso en concurso el 1° de enero, 15 plazas para la formación de jóvenes científicos posdoctorales de todo el mundo, que llevarán a cabo investigaciones en los mejores centros de investigación de Europa.

Desde C-Cascades se informa que se pretende desarrollar un ambicioso programa científico-técnico, que permita dotar a los jóvenes científicos de las mejores herramientas y lograr un enfoque multidisciplinar, para hacer frente a uno de los mayores retos de la humanidad en la actualidad, como es el cambio climático.

Según expresó Pierre Regnier, coordinador de C-Cascades y científico de la Universidad Libre de Bruselas; los actuales programas de investigación están liderados por departamentos que se dedican a una sola disciplina y enfocados sólo en investigación de laboratorio; “por lo que no pueden emprender un enfoque interdisciplinar basado en el desarrollo de diversas competencias y habilidades con la que deberá estar dotada la siguiente generación de jóvenes científicos que se necesita para afrontar el complejo asunto medioambiental del siglo XXI”.

Para el científico, “hay que ensanchar las fronteras entre las disciplinas a la hora de investigar sobre el cambio climático”. “Por eso buscamos a científicos o ingenieros interesados en la interdisciplinariedad científica”, agregó.

Regnier indicó que el objetivo del programa es “usar un amplio rango de modelos estadísticos y mecánicos para estudiar el clima”, y que uno de los aspectos novedosos del proyecto, es que “busca elaborar un modelo a escala global”, Esos modelos se emplearán para hacer proyecciones cada vez más complejas y completas en datos hasta el 2100.

Fuente: http://c-cascades.ulb.ac.be/

Dejá tú comentario

Niveles de GEI en la atmósfera sin precedentes

Source: docs.google.comHoRtSG

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), informó que en el año 2013 se alcanzó un máximo sin precedentes de la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) presente en la atmósfera.

Las mediciones fueron realizadas por la Vigilancia de la Atmósfera Global (VAG), de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que coordina las observaciones de los principales contribuyentes al cambio climático, como son los gases de efecto invernadero (GEI) de larga duración.

El análisis de las últimas observaciones realizadas muestra que los promedios mundiales de las fracciones molares del CO2, el CH4 y el N2O alcanzaron nuevos máximos en 2013.

En el informe se indica que en el año 2013 la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó el 142% del nivel de la era preindustrial (antes de 1750), el de metano el 253% y el de óxido nitroso el 121%.

Además, los niveles de CO2 han aumentado más entre 2012 y 2013 que durante cualquier otro año desde 1984. Los datos preliminares señalan que el aumento posiblemente obedezca a la reducción de la cantidad de CO2 absorbida por la biosfera de la Tierra, sumado al incremento constante de las emisiones de ese gas.

Los datos informados están referidos a las concentraciones atmosféricas de los GEI –y no de las emisiones- de esos gases; entendiéndose por emisión la cantidad de gas que va a la atmósfera y por concentración la cantidad que queda en la atmósfera después de las complejas interacciones que tienen lugar entre la atmósfera, la biosfera y los océanos.

Un dato importante a destacar es la absorción por parte de los océanos, con un ritmo actual de acidificación que parece no tener antecedentes en los últimos 300 millones de años. Según información del IPCC, los océanos absorbieron aproximadamente el 30% del dióxido de carbono antropogénico emitido, causando su acidificación.

En el mes de mayo de 2013, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés), divulgaba datos con respecto a los niveles diarios de dióxido de carbono en la atmósfera, señalando que por primera vez se habían superado las 400 partes por millón (ppm).

Los datos fueron recogidos por el laboratorio de Hawai situado en el volcán Mauna Loa y que mide la concentración de ese gas en la atmósfera desde 1958.

Las concentraciones de CO2 son variables según los registros del laboratorio de Hawai, por lo que se esperaba que la concentración bajara de los 400 ppm en las siguientes semanas de la publicación de la información; pero también se alertaba que las concentraciones seguirían aumentando gradualmente a largo plazo.

(Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/05/130510_ciencia_co2_dioxido_carbono_lav.shtml)

Evidentemente el cuadro de situación exige a nivel internacional una acción decidida para revertir esta tendencia; ya que los riesgos del cambio climático aumentan con los continuos  aumentos de las emisiones de gases de efecto invernadero.

See on Scoop.itambiente

¿Te ha gustado el artículo? Dejá tú comentario

Recibe los mejores contenidos, suscríbete