La industria solar europea reclama levantar el proteccionismo anti-China

Puede parecer contradictorio, pero la asociación europea de la industria solar, Solarpower Europe; ha enviado una carta a la Comisaria Europea de Comercio, Cecilia Malmstrom; exigiendo que la UE retire de manera inmediata todas las barreras comerciales contra la importación hacia Europa de células y módulos fotovoltaicos chinos; ya que la actual situación ha provocado una obstaculización al desarrollo de la industria solar europea.

Fue en diciembre 2013 la fecha en que la UE adoptó medidas de protección con respecto a la importación desde China; sin embargo las mismas han tenido un efecto contraproducente a lo largo de toda la cadena de valor del sector; según manifiestan las 34 organizaciones firmantes de la carta enviada a Cecilia Malmstron.

En concreto, estas 34 asociaciones del sector solar fotovoltaico europeo, que en conjunto representan a más de 120.000 empresas y a 1,3 millones de empleos en Europa; plantean que el proteccionismo anti-chino con respecto a los paneles fotovoltaicos, está teniendo un impacto negativo sobre el sector solar europeo; y por lo tanto reclaman que se levante el precio mínimo de importación (MIP), las medidas antidumping y anti subvención sobre las importaciones fotovoltaicas chinas.

Para James Watson, CEO de Solarpower Europe; “Se trata de una abrumadora muestra de apoyo de las organizaciones de toda la UE que trabajan en el sector solar”, y además dijo que “Las medidas han estado en vigor durante más de tres años sin ningún beneficio real para la industria solar europea”.

En este sentido, los firmantes de la carta; señalan que en los últimos dos años Europa ha pasado de ser el líder mundial del sector fotovoltaico, a convertirse en un actor menor en el escenario FV global, afirmando que: “en 2010 Europa registraba casi el 80% de las instalaciones solares de todo el mundo; en 2015, apenas el 15%”. Según entienden, las razones que explican esta realidad; es que las medidas aplicadas a partir de diciembre 2013; están haciendo que la energía solar sea más cara en Europa y están afectando a toda la cadena de valor; que a su vez afecta a la competitividad de la energía solar y está prolongando el apoyo financiero por parte de los gobiernos europeos.

Lo lamentable según se expresa en la carta, es que todo esto sucede en momentos en que el mercado fotovoltaico global pasa por un despliegue excepcional, pasando de tener cuarenta gigavatios instalados (40 GW) en el año 2010 a registrar nada más y nada menos que 230 GW el año pasado.

Por eso consideran las asociaciones que “el sector necesita medidas para impulsar la demanda interna y no medidas que incrementan los costes”. En la carta a la comisaria Malmström, se cita un estudio de SolarPower Europe, que “demuestra que la capacidad de fabricación de módulos de Europa se ha reducido casi en un 20% entre 2014 y 2015”, primer bienio de aplicación de las normas.  Por lo tanto, las organizaciones denuncian que las medidas adoptadas por la Unión Europea en diciembre de 2013 no han estimulado el crecimiento de la producción de módulos fotovoltaicos, como era el objetivo.

También se destaca, que la pérdida de competitividad de la energía solar europea se contradice con el objetivo de la UE para combatir el cambio climático y reducir las emisiones de carbono. “Los puestos de trabajo, la política del cambio climático, el interés de los consumidores y los intereses de los fabricantes están siendo socavados por las medidas proteccionistas”, dice la carta.

Para fundamentar su postura, en la carta hace referencia a un estudio de la Solar Trade Association del Reino Unido (STA), que ha publicado un informe sobre el costo añadido que implican los aranceles a la importación de paneles chinos. Según STA, los módulos suponen alrededor de la mitad del coste de un proyecto solar de diez megavatios (10 MW). Con los impuestos a las importaciones chinas, se incrementa en 100.000 euros el costo de un proyecto de 10 MW, “lo que se traduce en que los desarrolladores pueden realizar menos proyectos”. Eso, en lo que se refiere a los grandes campos solares que desarrollan las grandes empresas. Pero en el caso de la FV doméstica sucede lo mismo, ya que según Solar Trade Association; cada instalación doméstica se encarece en 1.000 euros por culpa del impacto de la legislación anti china.

Además, esta legislación también están repercutiendo en las administraciones públicas europeas, porque al incrementarse los costos, se prolonga la necesidad de que las administraciones europeas sigan apoyando con fondos públicos a la energía solar FV; prolongando la necesidad de ayuda a la par que se retrasa el punto en el que la fotovoltaica podría alcanzar la competitividad directa con otras fuentes de energía, todo lo cual no está sirviendo a los objetivos que en materia de energías renovables se ha planteado la UE.

La carta pide el levantamiento inmediato de las barreras comerciales que existen; sin embargo, lo más probable es que la Comisión Europea espere hasta principios de 2017 para tomar una decisión, ya que es cuando se debe hacer una recomendación sobre las medidas.

Descargar Carta del sector solar fotovoltaico europeo

China y Europa acuerdan cooperación energética

El comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete; anunció en la reunión del G20 celebrada la pasada semana en Pekín, que China y Europa se unen para poner en marcha el mayor mercado de emisiones de CO2 del mundo, señalando en este sentido que: “Las dos economías más grandes, las mayores importadores netas de energía y las dos mayores consumidoras de energía”, comparten “muchos retos y una responsabilidad creciente” para cumplir con los objetivos marcados en el Acuerdo de París.

El Plan de trabajo sobre cooperación energética UE-China (2016-2020) se basa según se señala en el acuerdo firmado, en el interés mutuo de promover un desarrollo bajo en carbono, la protección del medio ambiente y el estímulo a las energías limpias.

Los objetivos de cooperación se refieren específicamente a que la cooperación energética constituye una colaboración clave a esta asociación estratégica integral entre UE y China; con la intención de mejorar la colaboración en áreas de interés mutuo relacionadas con la gestión del sistema de energía, tanto del lado de la oferta como del lado de la demanda, así como otros temas transversales relevantes.

Con respecto al aprovisionamiento, producción y distribución de energía, se reconocen intereses comunes, al depender ambas partes de las importaciones de combustibles fósiles, que en conjunto representan aproximadamente un tercio del consumo mundial total.

Entonces, la futura cooperación se centrará en tres sectores: las energías renovables, los combustibles fósiles y la energía nuclear.

La hoja de ruta establecida para comenzar la transición hacia una economía baja en carbono, da prioridad a la seguridad en el suministro de energía, a las nuevas infraestructuras y a una mayor transparencia de los mercados; sentando las bases para el intercambio de mejores prácticas con respecto a la regulación de la energía, la búsqueda de soluciones a la crisis energética, así como la integración de las energías renovables en la red eléctrica y la mejora en la seguridad nuclear.

Se promoverán mayores inversiones en energías renovables, fomentando la competencia y la reducción de los costos de estas nuevas tecnologías; además, se promocionarán nuevos sistemas de cogeneración, se apoyará el desarrollo del sector del biogás y promoverán las redes inteligentes.

Con respecto a la eficiencia energética, ambas partes se comprometen a fomentar el uso de electrodomésticos de bajo consumo y, en general, a desarrollar estándares de energía para los bienes de consumo.

También acordaron trabajar para mejorar las condiciones de comercio, inversiones e impulsar la investigación, desarrollo e innovación para el sector energético.

Descargar Acuerdo UE-China

¿Por qué los módulos solares PV chinos son más baratos?

pvLos costes de fabricación de los paneles fotovoltaicos solares han disminuido significativamente en los últimos cuatro años debido a varios factores como son la automatización de los procesos tecnológicos, el abaratamiento de los materiales por sí mismos o por su sustitución por otros de menor costo, por el incremento del rendimiento promedio de los módulos de silicio comerciales, que han mejorado en la última década en alrededor de 0,3 puntos porcentuales por año.

Estas son las principales conclusiones de un reciente estudio denominado “The Price of Solar – Benchmarking PV Module Manufacturing Cost”, encargado por la Alianza Solar para Europa (SAFE por sus siglas en inglés) a la consultora lHS, con el objetivo de estudiar el costo de fabricación y los factores de éxito de los líderes del mercado.

El estudio señala que los costos de fabricación de los módulos fotovoltaicos en China siguen siendo mucho menores a nivel global; alcanzando los principales fabricantes chinos costos de fabricación de 0,47 dólares por vatio; lo que representa un 22% más económico que los fabricantes de Occidente y Japón.

Los factores que explican este comportamiento de los costos chinos, son la economía de escala gracias a las grandes fábricas, las cadenas de suministro cercanas y el alto grado de estandarización.

Con respecto a las economías de escala, se destaca que la fábrica más grande de China tiene una capacidad de 3,2 GW, mientras que la fábrica más grande de “Resto del mundo” es de sólo 650 MW. Además, el tamaño medio de las fábricas es significativamente más grande y las plantas se han diseñado de forma óptima para una mayor potencia y menor costo unitario, ya que los grandes volúmenes permiten descuentos considerables en materiales y equipos.

La cadena de suministros, otro de los factores diferenciadores como se indicó, se explica por la utilización por parte de las principales fábricas chinas de proveedores locales próximos con bajos costos de material, lo que les permite alcanzar ventajas competitivas con respecto a la competencia global.

El otro factor es el referido a la tendencia de fabricación de módulos estándar, centrándose tanto China como en el resto de Asia, en productos estándar que les permite reducir sus costos de fabricación con respecto a sus competidores occidentales y japoneses, más orientados históricamente a una gama de paneles más amplia en tamaño y tecnologías.

La relación de estos factores entre si y la suma de ellos permite a la industria solar fotovoltaica china reducir sus costos de fabricación, logrando una ventaja en costes del 22% (0,47 $/vatio),  mientras que los fabricantes en Singapur y Malasia logran una ventaja en costos del 10% (0,54 $ / vatio), siempre en comparación con los fabricantes de Europa, EEUU y Japón

El estudio de IHS, agrupa a los fabricantes en tres grupos regionales: “China” (Trina Solar, Jinko Solar, Canadian Solar y JA Solar), “Resto de Asia” (Hanwha Q-Cells y REC) y “Resto del mundo” (SolarWorld, Kyocera y Sharp), que en conjunto representan el 38% de la capacidad de fabricación mundial de energía fotovoltaica y el 47% de la producción mundial de módulos; y pondera los datos de las distintas empresas investigadas por la cantidad de envíos realizados.

El estudio prevé una caída del 21% del coste de producción entre 2015 y 2019, lo que supone una disminución del costo anual medio del 5% en los cuatro años. En 2019, el coste de fabricación de módulos fotovoltaicos tiene probabilidades de alcanzar un rango de 0,35 $ / vatio en China y de 0,48 $ / vatio en el resto del mundo.

Para la consultora IHS, el mercado fotovoltaico seguirá creciendo, con la mayor demanda en Asia, particularmente en China; estimándose un crecimiento anual en términos de capacidad instalada del 8,6% entre 2015 y 2019.

“El mercado solar va a seguir creciendo a largo plazo, lo que le hace más interesante para los inversores”, dijo IHS. “A pesar de la intensa competencia, creemos que los nuevos modelos de negocio y los inversores van a aparecer y que la lista de los diez principales proveedores de módulos continuará cambiando como lo ha hecho durante los últimos 10 años”.

Fuente:

http://safe-eu.org/2016/04/19/press-release-solar-modules-could-be-20-cheaper-in-europe/?lang=en

La AIE confirma desacoplamiento de las emisiones globales y el crecimiento económico

disminucion co2Según el análisis de los datos preliminares para 2015 publicados por la Agencia Internacional de Energía (AIE), las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía se mantuvieron estancadas por segundo año consecutivo, y la capacidad de generación por energías renovables aumentó en el mismo período.

El director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol aseguró al respecto: “Los nuevos datos confirman una noticia sorprendente pero bienvenida del año pasado: ahora tenemos dos años consecutivos de emisiones de gases de efecto invernadero desacopladas del crecimiento económico”.

En el año 2015, las emisiones de CO2 se situaron en 32,1 millones de toneladas, después de haber permanecido estables desde 2013. Para la AIE, estos datos preliminares sugieren un desempeño fundamental de la electricidad generada por energías renovables, al representar el 90% de la nueva generación de electricidad en el año en análisis. Al mismo tiempo, la economía mundial continuó creciendo por encima del 3%, ofreciendo así una prueba más de que el vínculo entre el crecimiento económico y el crecimiento de las emisiones se está debilitando.

Los anteriores períodos en los que las emisiones disminuyeron con respecto al año anterior, que fueron en los años 1980, 1992 y 2009; estuvieron asociadas con la caída de la actividad económica a nivel mundial. Distinto es el caso de los dos últimos años, en los que la disminución de las emisiones viene asociado a un período de expansión económica global, con un crecimiento del PIB mundial del 3,4% en 2014 y 3,1% en 2015; según datos publicados por el Fondo Monetario Internacional.

Entre los países con mayores niveles de emisiones y con compromisos de disminución asumidos en la última reunión sobre el cambio climático realizada en París en diciembre de 2015, se destaca China; que redujo sus emisiones en un 1,5% sobre la base de la disminución del uso del carbón en los dos últimos años y la reestructuración económica hacia industrias menos intensivas en energía y los esfuerzos del gobierno para descarbonizar la generación de electricidad.

Los resultados alcanzados en al 2015, indican que China genera menos del 70% de la electricidad utilizando carbón, lo cual representa diez puntos porcentuales menos que en el año 2011. En el mismo período se incrementó la capacidad instalada de energía hidráulica y eólica, en un 9%, pasando del 19% al 28% de participación en la matriz energética del país.

Estados Unidos, el otro gran generador de gases de efecto invernadero; redujo sus emisiones en un 2% a partir del uso de gas natural para la generación de energía eléctrica en lugar del carbón.

En contraste, se observa un aumento en la mayoría de las economías en desarrollo de Asia y el Medio Oriente, y también un aumento moderado en Europa; compensando las disminuciones de China y Estados Unidos.

Según informa AIE, más detalles de los datos y del análisis se incluirán en el próximo informe especial sobre energía y calidad de aire, World Energy Outlook; que será publicado a finales de junio y que proporcionará un primer análisis en profundidad del papel que el sector de la energía desempeña en la contaminación del aire, una cuestión política fundamental, que hoy en día representa unas 7 millones de muertes prematuras al año. El informe proporcionará la perspectiva para las emisiones y su impacto en la salud, y ofrecerá a los políticos estrategias para mitigar la contaminación del aire relacionada con la energía en el corto y largo plazo.

Fuente:

http://www.iea.org/newsroomandevents/pressreleases/2016/march/decoupling-of-global-emissions-and-economic-growth-confirmed.html

COP 21: Decepción por el bajo nivel de respaldo de los países desarrollados

Las potencias emergentes, Brasil, Sudáfrica, India y China; dejaron en segundo plano sus diferencias en las negociaciones de París sobre el clima (COP21) e hicieron frente común ante los países industrializados.

El grupo Basic, como se conoce a estas potencias emergentes; reiteró además su “compromiso de unidad” con los países en desarrollo, pese a las discrepancias que existen entre ellos en lo que respecta a las metas de contención del calentamiento global.

El grupo proclama en un comunicado, su defensa del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” recogido en la Convención de Río de 1992, que designa a los países industrializados como los responsables históricos del calentamiento global.

“Estamos decepcionados por el bajo nivel de ambiciones y de respaldo por parte de los países desarrollados”, dijo el ministro indio de Medio Ambiente, Prakash Javadekar, en una rueda de prensa junto a sus tres colegas del Basic en Le Bourget, afueras de París, donde se negocian el acuerdo que debe entrar en vigor en 2020.

“Es importante que los países desarrollados, que tienen la responsabilidad histórica y la capacidad, tomen la delantera en la reducción de emisiones y aporten los fondos y las tecnologías que necesita el mundo en desarrollo. Desafortunadamente, no es eso lo que sucede”, agregó Javadekar.

Muchos otros países en desarrollo reclaman que las negociaciones fijen una estrategia para contener el aumento de la temperatura del planeta a 1,5° respecto a los niveles de la era preindustrial, algo que los grandes emergentes no están dispuestos a conceder, por temor de que esas medidas amenacen su crecimiento económico.

“Nosotros ponemos énfasis en los 2° y somos conscientes de que ellos defienden 1,5°. Es un tema que les preocupa claramente, y que estamos discutiendo activamente. Espero que alcancemos un entendimiento global”, dijo la ministra brasileña, Izabella Teixeira.

Posteriormente a este anuncio, la Unión Europea (UE) y los 79 países que forman el grupo África, Caribe y Pacífico (ACP, por su siglas en inglés) anunciaron su alianza a favor de un acuerdo “legalmente vinculante, inclusivo, justo, ambicioso, sostenible y dinámico”, en palabras del comisario europeo Miguel Arias Cañete; quien reiteró que es necesario actualizar el reparto de responsabilidades para que aporten más a la lucha contra el cambio climático economías potentes consideradas en desarrollo, como China o India.

“Estas negociaciones no son sobre “nosotros” y “ellos”. Estas negociaciones son sobre todos nosotros, tanto los países desarrollados como aquellos en desarrollo, buscando un terreno común y soluciones juntos”, recalcó hoy el comisario.

Pero los países en desarrollo encabezados por los Basic, defienden la postura de la diferenciación y solicitan que se les marquen diferentes obligaciones y exigencias respecto a las naciones ricas, perpetuando así el esquema del Protocolo de Kioto y poniendo en cuestión el alcance global del posible acuerdo de París, según las fuentes.

Con respecto a otra discusión clave como es la financiación, China estaría dispuesta a incluir una referencia en el acuerdo sobre la necesidad de ampliar la base de donantes a la financiación contra el cambio climático, una reivindicación clave para la UE. Pero China daría este paso siempre y cuando sea sobre bases voluntarias, lo que significa que la parte obligatoria solo la asumirían los países desarrollados, que deberían “asumir el liderazgo” en esta cuestión, según indicaron fuentes diplomáticas.

Otro tema clave que se plantea en las negociaciones, es el referido a la transparencia; aspecto sobre el cual tanto China como India se muestran reticentes ante la obligación de informar sobre sus acciones para cumplir con las acciones comprometidas. Una posible salida a esta diferencia, sería la posibilidad de que China acepte un sistema de “transparencia reforzada”, aunque la UE está empujando por un “mecanismo único de transparencia”; es decir, un sistema que se aplique a todos los países por igual, con un cierto margen de flexibilidad para las naciones menos desarrolladas.

Las expectativas están puestas en el próximo día viernes a la medianoche, en el que se espera que los negociadores políticos puedan haber resuelto de aquí a ese día, todas estas diferencias y ofrecer al mundo un acuerdo global justo y legalmente vinculante.

Fuente:

http://conexioncop.com/

Las negociaciones de París podrían aumentar el uso de tecnologías limpias

mit

Un estudio dirigido por investigadores del MIT, en colaboración con investigadores de la Universidad de Tsinghua en China, intenta cuantificar el impacto potencial de los compromisos que se acuerden durante la próxima COP 21 de París.

Los investigadores describen cómo el despliegue de las tecnologías de energía bajas en carbono, necesarias para lograr la reducción de emisiones de gases de invernadero; ayudan a lograr reducciones de costos, que a su vez harán que los recortes adicionales de emisiones sean factibles. Encuentran que las negociaciones del clima pueden proporcionar una oportunidad de tomar ventaja de este efecto de refuerzo y reducir el costo de la mitigación de las emisiones de carbono para el año 2030, con esfuerzos globales concertados. Además, estas reducciones de costos representan una oportunidad para acelerar los compromisos de los países a incorporar tecnologías limpias.

En concreto, los investigadores encuentran que en total, los compromisos hasta ahora conocidos; podrían dar lugar a la importante expansión de las tecnologías de energía solar y eólica, impulsando la reducción de los costos y el crecimiento en la adopción e instalación de estas tecnologías.

El informe denominado: “Las reducciones de las emisiones y la mejora de la tecnología, como esfuerzos que se refuerzan mutuamente: Observaciones del desarrollo global de la energía solar y eólica” (Technology improvement and emissions reductions as mutually reinforcing efforts Observations from the global development of solar and wind energy); es de alcance mundial y fue presentado en Washington por el Departamento de Energía, durante una actualización sobre el estado de las tecnologías de energía limpia en Estados Unidos, en un evento organizado por la Fundación Carnegie para la Paz Internacional (Carnegie Endowment for International Peace).

“Nuestra investigación concluye que los compromisos ofrecidos con anterioridad a las reunión de París, ofrecen la oportunidad de apoyar a un importante crecimiento e innovación en energías bajas en carbono. Las tendencias en la mejora de la tecnología, también tienen el potencial para el fortalecimiento de las ambiciones globales. En última instancia, el objetivo de los esfuerzos mundiales sobre el cambio climático debe ser de lograr un círculo virtuoso sostenible de reducción de emisiones y el desarrollo de tecnología baja en carbono”, dijo Jessika Trancik; docente en Estudios de la Energía del MIT. Agregando que: “Teniendo en cuenta las últimas tendencias y los compromisos futuros, esto parece cada vez más realista. Las negociaciones sobre el clima ofrecen una oportunidad para lograr este objetivo”.

El documento analiza la evolución de los niveles de instalación de las tecnologías solar y eólica, de las políticas y el desempeño de los costos en las últimas décadas. Además de estos datos, los investigadores utilizan la información pública obtenida de los compromisos voluntarios de las naciones antes de las negociaciones de París y llegan a la conclusión de que la energía solar y eólica; están preparados para un crecimiento importante si las naciones pueden promover una combinación de intercambio mundial de conocimientos, de acceso global a la financiación y el desarrollo de tecnologías; como el almacenamiento de energía.

Ver informe completo:

http://trancik.scripts.mit.edu/home/wp-content/uploads/2015/11/Trancik_INDCReport.pdf

Como Volkswagen, China también ha engañado con sus emisiones

china

A pocas semanas de iniciarse la COP 21 de París, con todas las expectativas puestas en poder alcanzar un acuerdo por el clima, que permita limitar el calentamiento global a menos de los 2°C; se destapa otro escándalo que puede poner en peligro esa posibilidad de acuerdo definitivo.

Cuando aún se desconoce el alcance del escándalo de VW denunciado por la EPA en Estados Unidos; ahora es China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI); la que ha engañado a todo el mundo con los datos que daba a conocer, tanto de la quema de carbón como de las emisiones de CO2.Yoriamente.

Por ejemplo, en 2012 se quemaron 600 millones de toneladas más de carbón, que representa un 17% más con respecto a los datos publicados hasta ahora. La misma situación se presenta para las emisiones, ya que en ese mismo ejercicio se emitió de más tanto CO2 como toda Alemania en un año. En total, 13.000 millones de toneladas de CO2 que no ha contabilizado el gobierno chino.

Los nuevos datos, que aparecieron recientemente en un anuario de estadísticas sobre energía publicado sin mayores estridencias por la agencia de estadística de China, muestran que el consumo de carbón se ha subestimado desde el año 2000, y en particular en los últimos años. Las revisiones se basaron en un censo de la economía en 2013, que expone las lagunas en la recogida de datos, sobre todo de las pequeñas empresas y fábricas, se señala desde el The New York Times.

“Esto va a tener un gran impacto, debido a que China ha estado quemando mucho más carbón de lo que creíamos”, dijo Yang Fuqiang; un ex funcionario de energía en China, que ahora asesora al Consejo de Defensa de Recursos Naturales. “Resulta que era un emisor aún más grande de lo que imaginábamos. Esto ayuda a explicar por qué la calidad del aire de China es tan pobre, y eso hará que sea más fácil conseguir que los líderes nacionales lo tomen en serio”.

Funcionarios del gobierno chino han aceptado la necesidad de “corregir las distorsiones de empeoramiento en los datos históricos, pero no han comentado públicamente sobre los cambios”, de acuerdo con Lin Boqiang, director de China Center for Energy Economics Research, de la Universidad de Xiamen en el este de China. Agregando que “las nuevas cifras hacen que sea más complicado para establecer y evaluar los objetivos de energía limpia del país”.

“Ha creado mucha confusión”, dijo. “Nuestros datos básicos tendrán que ajustarse, y los organismos internacionales también tendrán que ajustar sus bases de datos. Esto es problemático porque muchas previsiones y compromisos se basan en los datos históricos”.

La situación es muy grave, que hace peligrar un posible y necesario acuerdo sobre el clima en la próxima COP21; al ponerse en duda la credibilidad de los compromisos publicados por los países más contaminantes.

Fuente:

http://www.nytimes.com/2015/11/04/world/asia/china-burns-much-more-coal-than-reported-complicating-climate-talks.html?_r=2

http://www.nytimes.com/video/world/asia/100000003425188/for-chinese-coexisting-with-coal.html

Visión compartida de Estados Unidos y China sobre cambio climático

China-EEUU-Compromiso

Los presidentes de Estados Unidos y China, Barack Obama y Xi Jinping han hecho una declaración conjunta sobre el cambio climático, que incluye nuevos compromisos a nivel nacional y una visión compartida en favor de un acuerdo climático ambicioso en París.

Esta declaración conjunta se hizo con motivo de la visita de Estado del presidente de China, Xi Jinping a Washington; en la que acordó con el presidente Barak Obama, llevar una visión común a la COP 21 de París, para alcanzar un acuerdo que sea exitoso que permita aumentar el nivel de ambición a lo largo del tiempo y lograr una transformación baja en carbono de la economía dentro de este siglo.

Además acordaron en la necesidad de disponer de un sistema que brinde mayor transparencia, que fomente la confianza mutua y promueva la implementación y seguimiento efectivo de la acción y del apoyo a la misma, diferenciando entre países desarrollados y en desarrollo.

Ambos países anunciaron ambiciosas políticas domésticas, que en el caso de China, confirma su compromiso de abrir en 2017 un sistema nacional de comercio de emisiones que cubrirá los sectores de la generación de electricidad, el acero, el cemento y otros sectores industriales clave; y que implementará un sistema de “distribución verde”, el que favorecerá el acceso a la red de electricidad procedente de fuentes de generación bajas en emisiones de carbono. Estos anuncios vienen a complementar el Plan de Energía Limpia de Estados Unidos, que reducirá las emisiones procedentes de este sector en un 32% para 2030. Además, ambos países se comprometen a desarrollar nuevos estándares de eficiencia de combustible para los vehículos pesados, que se espera esté finalizado en 2016 y puede aplicarse en 2019 y avanzar en la reducción de las emisiones de hidrofluorucarburos (HFC) que son altamente contaminantes.

Reafirmaron que en el contexto de las acciones significativas de mitigación y la transparencia en la ejecución, los países desarrollados se comprometieron a un objetivo de movilizar conjuntamente USD 100 mil millones al año en 2020 para atender las necesidades de los países en desarrollo y que estos fondos provendrían de una amplia variedad de fuentes, públicas y privadas, bilaterales y multilaterales, incluidas las fuentes alternativas de financiación. Subrayan la importancia de continuar con un apoyo financiero sólido más allá de 2020, para ayudar a los países en desarrollo a alcanzar sociedades bajas en emisiones de carbono. También instan al continuo apoyo de los países desarrollados a los países en desarrollo y a fomentar este tipo de apoyo por parte de otros países que estén dispuestos a hacerlo.

También reconocen el papel crucial del avance tecnológico en la transición hacia un desarrollo verde y bajo en carbono, clima-resistente y sostenible, y afirman la importancia de un aumento significativo en la investigación básica y el desarrollo en los próximos años, tanto dentro de sus propias economías como a nivel mundial.

Esta declaración conjunta de China y Estados Unidos, viene a reforzar o confirmar el acuerdo histórico alcanzado por ambos mandatarios en noviembre de 2014 en Beijing, por el cual se comprometieron personalmente a trabajar conjuntamente para alcanzar el éxito en la próxima cumbre del clima a desarrollarse en París y que marca una nueva era de la diplomacia multilateral sobre el clima, así como un nuevo pilar en su relación bilateral.

Fuente e imagen:

https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2015/09/25/us-china-joint-presidential-statement-climate-change

INDC: China anunció compromisos para reducir sus emisiones al 2030

SL277036

La República Popular China, el país responsable del 26% de las emisiones mundiales de GEI; se compromete alcanzar su máximo de emisiones para el año 2030, incrementar al 20% la generación de energía primaria de fuentes no fósiles y reducir entre un 60% y 65% en base al PBI, sus emisiones con respecto a 2005,

El anuncio lo hizo ayer el primer ministro chino, Li Keqiang; en París durante su visita oficial a Francia para la firma de varios acuerdos; entre los que se destacan las intenciones de ambos países de invertir de manera conjunta en África y Asia, para lo cual se ha creado un fondo franco-chino para el desarrollo de proyectos ligados a la lucha contra el cambio climático.

El documento presentado por el gobierno chino, expresa “Como país en desarrollo con una población de más de 1,3 mil millones, China está entre los países más gravemente afectados por los efectos adversos del cambio climático. China es actualmente en proceso de rápida industrialización y urbanización, confrontando con múltiples desafíos incluyendo económica el desarrollo, la erradicación de la pobreza, la mejora del nivel de vida, el medio ambiente protección y lucha contra el cambio climático”.

El presidente de Francia, François Hollande; agradeció al primer ministro chino el compromiso del país asiático por construir una “civilización ecológica”.

Para la asesora del gobierno francés sobre cambio climático, Teresa Ribera; el “anuncio chino es de una gran envergadura política. “Es importante que China haya comprendido que no hay desarrollo posible sin un proceso de descarbonización”.

A la fecha 41 Partes de la CMNUCC han presentado sus contribuciones. Se trata de la Unión Europea y sus 28 miembros, Suiza, Noruega, México, Estados Unidos, Gabón, Rusia, Liechtenstein, Andorra, Canadá, Marruecos y Etiopía.

Con el compromiso anunciado por China, más del 60% de las emisiones mundiales de CO2 tienen ya planes con compromisos de reducción ante la ONU, antes de la conferencia mundial sobre el clima que tendrá lugar en París a finales de año.

La responsable de cambio climático de Greenpeace de España, Tatiana Nuño; señaló con respecto al anuncio, “China ha ido siempre sólo a la defensiva cuando se trataba de cambio climático, pero el anuncio de hoy es el primer paso para una papel más activo. Sin embargo, para el éxito en la cumbre del clima de París el próximo diciembre, todos los actores -incluida la Unión Europea y China- deben ser más ambiciosos en sus compromisos”. Agregando que “España, junto con los demás Estados miembros de la Unión deberían tomar ejemplo del cambio de postura de China y asumir unos compromisos más ambiciosos de al menos el 55% de reducción de emisiones, un objetivo de eficiencia energética de al menos el 40% y un objetivo de energía renovable de al menos el 45% para 2030”.

“La promesa de hoy debe ser vista solo como el punto de partida para una actuación mucho más decidida. No refleja plenamente la transición energética significativa que ya se está llevando a cabo en China. Dada la dramática caída en el consumo de carbón, robusta captación de energías renovables, así como la necesidad urgente de abordar la contaminación del aire, creemos que el país puede ir mucho más allá de lo que ha propuesto hoy”, ha añadido Nuño.

El objetivo actual de la intensidad de las emisiones chinas requiere una reducción de las emisiones de CO2 por unidad de PIB del 40-45% en 2020, en base a los niveles de 2005. Dando por hecho que China alcanzará una reducción del 45% en 2020, conseguir un total del 65% o 60% para 2030, se debería traducir en un 4,4% y un 3,1% en la disminución de la intensidad anual de CO2 entre 2020 y 2030. El logro de la reducción de la intensidad de CO2 del 45% para el año 2020, supondría la reducción de 3,9 % de la intensidad de emisiones anual de CO2.

Fuente:

http://conexioncop.com/indc-china-anuncia-que-reducira-hasta-65-sus-emisiones-al-2030/

Acuerdo de India y China sobre sobre cambio climático

industry-611668_1280

Los gobiernos de India y China, dos de los principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo; firmaron una declaración conjunta en el marco de la visita de Narendra Modi, Primer Ministro de India a China.

Ambos países de crecimiento económico acelerado, están pagando un alto precio a nivel de contaminación atmosférica y afectación de la salud de sus habitantes.

En la declaración conjunta reconocen que las  consecuencias del cambio climático son una preocupación común y el mayor desafío del siglo 21; y deben ser abordadas a través de la cooperación internacional en el contexto del desarrollo sostenible. Para lo cual hacen un llamado a los líderes de los países desarrollados para la reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero y para proporcionar apoyo de una manera integral y equilibrada para la creación de capacidad en los países en desarrollo; a través de financiación y transferencia de tecnología.

Reconocen que es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y su Protocolo de Kyoto, el marco más apropiado para la cooperación internacional y reafirman los principios de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas También decidieron promover aún más sus relaciones bilaterales en materia de cambio climático, reafirmando la asociación estratégica a través de la aplicación del Acuerdo sobre Cooperación para la lucha contra el cambio climático firmado en el año 2009; y el Memorando de Entendimiento sobre cooperación en materia de tecnologías verdes.

Además, se comprometen a trabajar de manera conjunta para avanzar en las negociaciones multilaterales y alcanzar el éxito en la próxima Conferencia sobre el Clima de la ONU a desarrollarse en París en diciembre próximo; a través de un acuerdo global, equilibrado, equitativo y eficaz, que reconozca: responsabilidades comunes pero diferenciadas, la existencia de diferentes responsabilidades históricas, etapas de desarrollo y circunstancias nacionales entre los países desarrollados y en desarrollo.

Hacen un llamamiento a los países desarrollados a aumentar sus objetivos de reducción de emisiones antes del 2020 y honrar el compromiso de ofrecer 100 mil millones de dólares por año en 2020 a los países en desarrollo.

China e India están llevando a cabo acciones ambiciosas a nivel nacional sobre la lucha contra el cambio climático a través de planes, políticas y medidas de mitigación y adaptación a pesar de la enorme escala de sus desafíos en términos de desarrollo social y económico y la erradicación de la pobreza; señalando que están comprometidos en sus preparativos nacionales para sus respectivas contribuciones determinadas (INDCs), las cuales se comprometen comunicar  mucho antes de la Conferencia de París.

Han decidido mejorar el diálogo bilateral de alto nivel sobre políticas climáticas nacionales y las negociaciones multilaterales y para fortalecer aún más la cooperación bilateral práctica, incluso en áreas de tecnologías limpias de energía, ahorro de energía, la eficiencia energética, las energías renovables, el transporte sostenible.

Fuente: http://www.narendramodi.in/joint-statement-on-climate-change-between-india-and-china-during-prime-minister-s-visit-to-china