Mega-batería sustituirá a una central térmica

city-1031706_1920

Con el objetivo de sustituir una central térmica de gas en Long Beach y como medio para alcanzar el objetivo de reducir en un 80% las emisiones de gases de efecto invernadero, la ciudad de Los Ángeles ha previsto disponer para el año 2021; del mayor sistema de almacenamiento energético del planeta.

Será la empresa AES Corporation la que construya esta batería compuesta por 18.000 módulos de ion litio; con el objetivo de cubrir los picos de demanda que se producen en el verano, que actualmente se cubren con la central de Long Beach.

La batería tendrá la capacidad de almacenar y entregar más de 100 megavatios de energía por hora durante cuatro horas; permitiendo cubrir el pico de demanda de la tarde sin necesidad de utilizar combustibles fósiles; al aprovecharse la energía solar matinal para la carga de la batería.

El otro pico de demanda se da por la mañana, cuando la población demanda de agua caliente y de sus aparatos eléctricos; el cual será cubierta por la energía almacenada por la noche y generada a partir de turbinas eólicas mayoritariamente.

Las previsiones para este verano, anticipan que la región podría enfrentar hasta 14 días de apagones programados, debido a una enorme fuga a principios de este año en las instalaciones de almacenamiento de gas natural de Porter Ranch; por lo que se verán afectadas las instalaciones en el área de Los Ángeles que se alimentan con gas, al no recuperarse y probarse totalmente el sistema.

Otras ciudades del mundo, como Londres y Nueva York; están mirando al almacenamiento de energía como una alternativa a la construcción de centrales eléctricas más caras, impulsadas por una energía solar y eólica cada vez más barata.

“Ya estamos atrapados en el inicio de una gran transformación que va a suceder. Hay más de un millón de tejados solares ahora en los Estados Unidos”, explica Guenter Conzelmann, un analista del sector energético en el Laboratorio Nacional de Argonne cerca de Chicago.

Material de última generación para almacenar el calor solar

polymer

Asistimos a un gran desarrollo de materiales denominados de última generación, que abre un abanico impresionante de aplicaciones prácticas, a partir de una característica propia de estos materiales; que es la responder  de distintas formas a un estímulo, como puede ser una variación de temperatura, iluminación, electricidad, etc.

Uno de estos casos es el desarrollo de un nuevo material que puede almacenar la energía solar durante el día y liberarla posteriormente en forma de calor según sea necesario, descubierto por un equipo de investigadores del MIT, liderados por el profesor Jeffrey Grossman.

El material en cuestión es una película de un polímero transparente que se puede aplicar a muchas superficies diferentes, tales como el cristal de una ventana, parabrisas de un automóvil y hasta en la ropa.

Como sabemos, el sol es una fuente inagotable de energía pero solamente disponible durante el día; por lo que para poder cubrir las necesidades humanas, tiene que haber una forma eficiente de almacenar esa energía para su uso durante la noche y los días tormentosos. Hasta ahora la mayoría de los esfuerzos se han centrado en el almacenamiento y la recuperación de la energía solar en forma de electricidad; pero el nuevo hallazgo de los investigadores del MIT podría proporcionar un método altamente eficiente para almacenar la energía del sol, a través de una reacción química y liberarla posteriormente en forma de calor.

Precisamente la clave pasa por almacenar el calor solar en forma de un cambio químico en lugar de almacenar el propio calor que se disipará inevitablemente con el tiempo, por bueno que sea el aislamiento. Y esa clave parece ser una molécula que puede permanecer estable en cualquiera de dos configuraciones diferentes: cuando se expone a la luz solar, la energía de la luz agita las moléculas a su configuración “cargada”, y pueden permanecer así durante largos períodos. Después, cuando se activa por un estímulo, como ser una temperatura muy específica u otro tipo de estímulo, las moléculas recuperan su forma original, emitiendo calor en el proceso.

Estos materiales se han desarrollado con anterioridad, incluso en trabajos previos del profesor Grossman y su equipo; pero esos esfuerzos “tuvieron una utilidad limitada en aplicaciones en estado sólido”, porque fueron diseñados para ser utilizados en soluciones de líquidas por lo que no fueron capaces de hacer películas de estado sólido duradero, dice el postdoc David Zhitomirsky, integrante del equipo de investigación. El nuevo enfoque es el primero basado en un material en estado sólido, en este caso un polímero, y el primero basado en materiales de bajo costo y de tecnología de fabricación generalizada.

“Este trabajo presenta una buena posibilidad para una recolección de energía y almacenamiento simultáneo dentro de un mismo material”, dice Ted Sargent, profesor universitario en la Universidad de Toronto, que no participó en esta investigación.

La fabricación del nuevo material requiere sólo de un proceso de dos pasos muy simples, según los investigadores; capaz de hacer la película apropiada para almacenar una cantidad útil de calor, para lo cual comenzaron con la utilización de materiales denominados azobencenos; que cambian su configuración molecular en respuesta a la luz. Los azobencenos pueden entonces ser estimulados por un pequeño pulso de calor, para volver a su configuración original y liberar mucho más calor en el proceso. Los investigadores modificaron la química del material para mejorar su densidad de energía o sea la cantidad de energía que se puede almacenar para un peso dado; su capacidad para formar capas lisas y uniformes, y su capacidad de respuesta al impulso del calor de activación.

Finalmente el material obtenido, es una película muy transparente; que podría ser muy útil por ejemplo, para descongelar los parabrisas de los automóviles sin ningún tipo de obstrucción para la visión del conductor del vehículo. En este sentido, la automotriz alemana BMW, uno de los patrocinadores de esta investigación; es la principal interesada en la aplicación potencial de esta solución.

El equipo continúa trabajando en la mejora de las propiedades de la película, dice Grossman. El material cuenta actualmente con un tinte amarillento ligero, por lo que los investigadores están trabajando en la mejora de su transparencia.

El sistema tal como existe actualmente podría ser una ayuda significativa para los coches eléctricos, que dedican tanta energía para calefacción y deshielo; que sus autonomías pueden caer en un 30 por ciento en condiciones de frío. El nuevo polímero podría reducir significativamente esa pérdida, dice Grossman.

“El enfoque es innovador y distintivo”, dice Sargent, de la Universidad de Toronto. “La investigación es un avance importante hacia la aplicación práctica de los materiales de almacenamiento de energía / de liberación de calor de estado sólido, tanto desde el punto de vista científico y de la ingeniería.”

Fuente:

http://mitei.mit.edu/news/new-way-store-solar-heat

Estiman una reducción de costos del 41% hasta el 2020 para el almacenamiento de energía

storage-bos

De acuerdo con el último informe de GTM Research,  Grid-Scale Energy Storage Balance of Systems 2015-2020: Architectures, Costs and Players, los costos de los sistemas de almacenamiento se reducirán un 41% en los próximos cinco años, cayendo por debajo de los 400 dólares por kilovatio para el año 2020; con respecto a los actuales 670 dólares por kilovatio.

El informe desglosa la estructura de costos a nivel de los componentes del sistema de almacenamiento e identifica los factores que pueden experimentar grandes variaciones en los costes de los sistemas, observados a través de proyectos de almacenamiento. “A medida que la industria de almacenamiento de energía (excluida la hidráulica no de bombeo) es muy incipiente y su desarrollo hasta ahora ha sido muy limitado, reforzamos nuestras proyecciones comparándolas con las tendencias en la industria de la energía solar fotovoltaica en sus primeros años de implementación”, dijo el analista jefe de almacenamiento de GTM Research, Ravi Manghani.

Considerando que la estructura de costos de los sistemas de almacenamiento de energía de la red (BOS), incluye: los equipos de hardware como son los inversores y contenedores, los costos indirectos como la captación de clientes y la interconexión, y los gastos de ingeniería, gestión y construcción; se estima que la mayor reducción de estos costos se producirá en el hardware, en particular en el costo de los inversores.

 “Mientras que las baterías siguen siendo el componente más caro de un sistema de almacenamiento de energía y tienen el margen mayor para la disminución de sus precios, las posibilidades de ahorrar se encuentran en toda la cadena de valor de cada uno de los proyectos”, dijo Luis Ortiz, autor principal del informe.

Según el informe de GTM Research; las mayores expectativas en el descenso de los costos de los sistemas de almacenamiento (BOS), provendrá del hardware; en particular de los inversores; haciendo una diferenciación en este componente del sistema; entre los inversores de almacenamiento, mucho más caros que los inversores solares fotovoltaicos. Para los próximos cinco años se estima una reducción en la brecha de precio entre ambos; pero manteniendo los inversores de almacenamiento su mayor precio con respecto a sus homólogos solares por su naturaleza bidireccional.

Con respecto a los costos indirectos, el informe señala “Los costos indirectos han sido siempre para los desarrolladores solares estadounidenses un territorio propicio para el desarrollo de mejoras significativas en el futuro a corto plazo, y se espera que siga produciendo ganancias similares en los proyectos de almacenamiento hasta 2020″, dijo Ortiz. Dentro de estos costos indirectos, se estima que los costos de captación de clientes son los que ofrecerían las mayores oportunidades de reducción.

Para los costos de ingeniería, gestión y construcción, que incluyen los gastos de preparación de lugar, manipulación, envío e instalación; no se pronostican grandes variaciones, estimándose una reducción del orden del 6% anual hasta el año 2020 para este componente de la estructura de costos del sistema de almacenamiento de energía (BOS).

Fuente:

GTM Research

Presentan prototipo de batería de sodio-ion

cea013064_guilly_cea

Imagen: https://news.cnrs.fr

RS2E (Réseau sur le stockage électrochimique de l’énergie o “red de investigación sobre almacenamiento de energía electroquímica”), es una red de investigación y transferencia de tecnología francesa dedicada a los dispositivos de almacenamiento de energía: baterías recargables, supercondensadores y otras técnicas alternativas destinadas a múltiples productos comerciales (vehículos eléctricos, electrónicos portátiles y almacenamiento de electricidad a partir de fuentes renovables). RS2E es una red de investigación CNRS (Centro Nacional de Investigación Científica), creado con el apoyo del Ministerio de Educación Superior e Investigación.

La red citada acaba de presentar el primer prototipo de una batería de sodio-ion, que podría convertirse en una alternativa más interesante que las baterías de iones de litio que se han utilizado desde principios de los años 90.

“La batería de sodio-ion presentada se inspira directamente en la tecnología de iones de litio”, explica Jean-Marie Tarascon, químico en el CNRS y profesor en el Collège de France. Aunque por el momento, sus creadores no han revelado por cuestiones comerciales la composición de los materiales utilizados en los electrodos de la batería.

El rendimiento del prototipo presentado es de 90 vatios-hora / kilogramo, comparable a ciertas baterías de iones de litio, señala Loïc Simonin, investigador asociado con el desarrollo del prototipo; siendo su vida útil según se informa, superior a 2000 ciclos.

El sodio tiene la gran ventaja con respecto al litio, de ser abundante (2,6% de sodio se pueden encontrar en la corteza terrestre, en comparación con apenas 0,06% de litio), y ampliamente accesible, en particular en el agua de mar en forma de cloruro de sodio (NaCl).

Las posibilidades comerciales son de hecho inmensas, al tratarse de un mercado mundial de baterías que se estima alcanzará los 80 mil millones de dólares en 2020, el doble que en la actualidad. En ese contexto comercial, las baterías de iones de sodio podrían asegurarse una posición privilegiada en el mercado de vehículos eléctricos, así como en el almacenamiento de energías renovables intermitentes, como la eólica o la energía solar; se sostiene desde RS2E.

Fuente:

https://news.cnrs.fr/articles/a-battery-revolution-in-motion

La caída de los costos ampliará el mercado de almacenamiento de energía

Grid_Energy_Chart_F

Según un informe de la consultora iHS, la caída de los costos de los sistemas de almacenamiento será un factor determinante que permitirá un mayor crecimiento del mercado global; estimándose que la caída de costos será del 50% hacia el 2019; lo que viene a dar continuidad a la caída ya verificada en los precios de las baterías de ion-litio, que fue del 53% entre 2012 y 2015.

En el año 2015, se espera que Corea del Sur, Japón y Estados Unidos superen el registro récord de 100 MW de instalaciones de almacenamiento de energía, representando en conjunto el 59 por ciento de las instalaciones mundiales para el año 2016; pero también se espera un mayor despliegue del mercado de almacenamiento en otras regiones del mundo en los próximos cinco años, se señala en el informe de la consultora iHS.

El analista de almacenamiento de energía de iHS, Sam Wilkinson dijo: “Los pronósticos señalan que la suma de Corea del Sur, Japón y los Estados Unidos contabilizará la mayor parte del mercado de almacenamiento global en el próximo año, lo que demuestra hasta qué punto algunos países están experimentando actualmente un desarrollo comercial importante del almacenamiento de energía“; agregando con respecto a otros mercados: “La mayoría de los otros mercados globales actualmente permanecen en las fases de prueba, piloto y de demostración”.

Según Wilkinson, “el desglose de los costos del sistema, y la evolución futura de los precios, varía significativamente dependiendo de si el sistema está configurado para proporcionar una aplicación de alta potencia o de alta energía”. Los inversores de almacenamiento, los sistemas de conversión eléctrica (PCS) y otros componentes experimentarán una competencia feroz en los próximos años, por lo que se espera que los precios caigan rápidamente.

De hecho, para un típico sistema de ion-litio a gran escala de 30 minutos de duración, más de un 60% de la reducción total de los costes del sistema entre 2013 y 2019, vendrá de los equipos del balance de planta y no sólo de las baterías.

Fuente:

http://press.ihs.com/press-release/technology/price-declines-expected-broaden-energy-storage-market-ihs-says

Buscan reducir el peso de los coches eléctricos para aumentar su autonomía

bil3

Un consorcio conformado por 24 entidades procedentes de diversos países europeos, coordinadas por la Universidad de Aalborg (Dinamarca); participan del proyecto Evolution, que se inició en noviembre de 2012 y tiene una duración de cuatro años.

Este proyecto de investigación es financiado por la Comisión Europea dentro del 7º Programa Marco, y su objetivo es desarrollar nuevos materiales que permitan reducir significativamente el peso de la nueva generación de vehículos híbridos y eléctricos; con el objetivo final de duplicar la autonomía de este tipo de vehículos.

Los socios del proyecto proceden de otros proyectos europeos en torno a materiales avanzados que pueden tener aplicación en la industria de la automoción, partiéndose por lo tanto de un conocimiento previo en materiales avanzados ya testeados en otros ámbitos.

Para alcanzar el objetivo, los investigadores trabajan en disminuir en un 40% el peso de la estructura del Nido, un modelo de la firma Pininfarina, que también forma parte del proyecto; y alcanzar así los 600 kilogramos.

Para ello se rediseñará cada pieza de la estructura del vehículo utilizando materiales avanzados y ligeros, preservando las propiedades mecánicas, térmicas y los requerimientos de seguridad.

En la práctica actual, las piezas más grandes de los vehículos eléctricos de hoy en día, son adaptaciones de las mismas piezas provenientes de las ya utilizadas en los vehículos equipados con motores de combustión interna. Este enfoque en el diseño de los vehículos híbridos y eléctricos, no aborda la utilización de materiales ligeros o la modularidad, heredando por lo tanto las mismas desventajas que los vehículos convencionales.

La utilización de materiales avanzados permitirá el desarrollo de nuevos componentes superligeros, sin dejar de cumplir con las normas de seguridad y las restricciones de reciclaje, y permitir una reducción de peso del 40% con respecto al estado actual de la técnica.bil1_0

La modularidad de los nuevos sistemas de propulsión eléctrica permite arquitecturas innovadoras que presentan varias ventajas en comparación con los vehículos convencionales, como la mejora de la seguridad al tener la posibilidad de colocar los módulos y componentes de la manera
más eficiente.

Fuente:

http://evolutionproject.eu/

file:///C:/Users/Ricardo/Desktop/CORDIS_result_164353_en.pdf

Innovador sistema de almacenamiento de energía con baterías inteligentes

Photographe Jorge Fidel Alvarez

Los sistemas de almacenamiento con baterías permiten a los operadores de las redes “ahorrar” energía para cuando se necesite. Cuando existe un excedente de energía de fuentes renovables, se puede almacenar y distribuirla en momentos de alta demanda. El almacenamiento en baterías hace posible que las empresas productoras y de servicios puedan gestionar mejor el suministro y la demanda de energía.

En la búsqueda de lograr una mayor confiabilidad en la gestión del suministro y la demanda de las energías solar y eólica, el consorcio Alstom-Saft ha puesto en ensayo su sistema de almacenamiento de energía con baterías inteligentes (BESS), en el laboratorio Concept Grid de la operadora eléctrica EDF.

El laboratorio está ubicado en un centro de investigación de EDF de Les Renardières, al sur de Paris, y consiste en una red de distribución real diseñada para apoyar, probar y anticipar el desarrollo de sistemas eléctricos hacía redes más inteligentes.

El objetivo del ensayo es probar el almacenamiento en baterías en condiciones reales, con el fin de mejorar la regulación de frecuencia, la estabilización de la red y la prevención de apagones.

El sistema en ensayo brinda nuevas posibilidades a los productores de energía y los operadores de redes para la inyección o almacenamiento de energía en la red cuando existe un desequilibrio entre la producción y el consumo de energía. Es una solución más flexible comparada con la regulación de frecuencia a través de plantas de generación y permite la máxima optimización de las plantas valorizando su capacidad de reserva sin utilizar.

Estos experimentos de EDF evaluarán la capacidad del sistema de almacenamiento para regular la frecuencia. Este sistema también puede abordar la integración de energías renovables y mantener la estabilidad de la red. El sistema de almacenamiento actúa dentro de unos pocos cientos de milisegundos, algo de gran valor para las redes pequeñas.

El sistema comprende el convertidor inteligente MaxSineTM eStorage de Alstom y una batería de iones de litio Intensium® Max 20 de Saft. Convierte electricidad de corriente continua a corriente alterna que puede ser almacenada o introducida en la red.

El software de gestión de almacenamiento de energía en tiempo real MaxSineTM eStorage de Alstom permite optimizar la producción de electricidad según las necesidades de la red. Se han implementado algoritmos específicos de EDF dentro del software de Alstom con el fin de desarrollar y probar la regulación de frecuencia dentro de un sistema de almacenamiento.

Fuente:

http://www.alstom.com/press-centre/2015/6/alstom-and-safts-innovative-energy-storage-goes-live-at-edfs-concept-grid-/

http://www.alstom.com/Global/OneAlstomPlus/Grid/PDF/Spotlight-on-grid-connected-storage-June2015%20EN.pdf

Almacenamiento de energía para vencer al cambio climático

photovoltaic-533688_1280

El informe Renewables and ELECTRICITY STORAGE. Remap 2030, publicado por La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés); plantea que con el objetivo de evitar las peores consecuencias del cambio climático y acelerar la transición energética hacia un sistema energético basado en energías renovables; se debe duplicar la participación de las renovables en el sector eléctrico hasta alcanzar el 45% de participación, y elevar la capacidad de almacenamiento hasta unos 475 GW para el año 2030.

Para duplicar la participación de las energías renovables en el año 2030 como se señala, es necesario disponer mínimamente de 150 GW de capacidad de almacenamiento en sistemas de baterías y 325 GW de centrales hidroeléctricas de bombeo. La condición para alcanzar estos objetivos será que gobiernos y organizaciones internacionales impongan un fuerte ritmo de crecimiento a las inversiones para el desarrollo y construcción de instalaciones de almacenamiento, desde sistemas de baterías a bombeo hidroeléctrico.

Adnan Z. Amin, director de IRENA, explicó que “después de desarrollar la producción, ahora es el momento de pensar en la integración de almacenamiento de energía en grandes sistemas dentro del sistema energético mundial. Para llegar al siguiente paso en el camino de la conversión de energía, es necesario asegurar el crecimiento de los sistemas de almacenamiento de energía”.

IRENA identifica 14 acciones como prioritarias para duplicar la producción mundial de electricidad a partir de fuentes renovables, y cinco áreas de acción prioritaria: el desarrollo de almacenamiento en las islas y en zonas remotas; la implementación de sistemas de almacenamiento para el consumo interno; la eficiencia de los sistemas para integrarse en redes de energía de los países con limitaciones de infraestructura; herramientas de análisis y desarrollo de sistemas de almacenamiento para los países que se están preparando para la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Ruud Kempener, analista de la agencia para el sector de las tecnologías renovables, explicó: “Los sistemas de acumulación y almacenamiento de energía están detrás de la producción de energía a partir de fuentes renovables. Nuestra hoja de ruta es una invitación a los gobiernos a una intervención rápida, para que se desarrollen de acuerdo con las estrategias individuales pero coordinadas a nivel mundial”.

La hoja de ruta elaborada por la Agencia, indica prioridades y señala acciones específicas en que gobiernos, industria y otras partes interesadas, deben trabajar conjuntamente para avanzar en sistemas de almacenamiento, como parte de la infraestructura para un futuro energético sostenible.

En el corto plazo, el almacenamiento de la batería puede ayudar a la transición desde grupos electrógenos Diesel a opciones renovables en el caso de los sistemas aislados. Para sistemas más grandes, la central hidroeléctrica de bombeo es una tecnología clave para apoyar la integración de las energías renovables variables. A más largo plazo, la integración de los sistemas de almacenamiento con la energía solar fotovoltaica y los aerogeneradores, podría revolucionar la producción de electricidad. Se estima que en los próximos cinco a diez años, los costos de la energía solar fotovoltaica, combinados con sistemas de almacenamiento de electricidad avanzados, se reducirán a niveles en los que puede llegar a ser rentable en regiones con altos precios de la electricidad residencial.

Lo cual podría significar que un gran número de consumidores comiencen a producir y consumir su propia electricidad a un costo más barato que la red. Aunque esta situación no va a disminuir la importancia de la infraestructura de transmisión y distribución de la red, afectará a los modelos de negocio existentes de servicios públicos.

Como consecuencia de ello, los responsables políticos y los reguladores, deben establecer un marco regulatorio, formalizando métodos y procedimientos que faciliten la integración de los sistemas.

En el informe se han identificado las principales partes interesadas para cada elemento de acción, destacándose a la cooperación internacional como un elemento clave para asegurar el alcance de los objetivos. Esta hoja de ruta reconoce que las características y costos de la tecnología evolucionarán a medida que pasa el tiempo. Algunos elementos de acción quedarán obsoletos, mientras que otros tendrán que ser reforzados o reestructurados.

Fuente:

http://www.irena.org/DocumentDownloads/Publications/IRENA_REmap_Electricity_Storage_2015.pdf

Desarrollan nuevo método para la obtención de litio

litioEl litio se ha convertido en un material estratégico a nivel industrial, al ser cada vez más usado para la fabricación de baterías para dispositivos electrónicos móviles, vehículos híbridos y eléctricos; y otros usos, como ser la formulación de grasas lubricantes, de remedios psiquiátricos, fabricación de vidrios especiales y aleaciones, como absorbente de CO2 en aires acondicionados.

Investigadores del Laboratorio de Metalurgia Extractiva y Síntesis de Materiales (MESiMAT) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo de Argentina, desarrollaron un nuevo procedimiento de recuperación de litio de rocas minerales.

El método fue desarrollado por el investigador Mario Rodríguez y los doctores Daniel Rosales y María del Carmen Ruiz; quienes a partir de los minerales correspondientes a la familia de los aluminosilicatos de litio: espodumeno, lepidolita y petalita; y por un método directo, obtuvieron litio.

Según Mario Rodríguez, lo que han descubierto es un proceso alternativo para la obtención del litio; que consiste en moler la roca y, a través de tratamientos químicos, recuperar el metal bajo la forma de diferentes sales.

Además destacó el investigador, que se trata de un método amigable con el medio ambiente, al no dejar pasivos ambientales como otros procedimientos que se utilizan actualmente para la recuperación del metal y que demandan un alto consumo de energía. “El nuestro es un proceso alternativo que disminuye apreciablemente los costos ya que hace un aprovechamiento intensivo del mineral porque, además de litio, se obtienen varios subproductos que también son comercialmente importantes”, amplió Rodríguez.

En función de la importancia del método desarrollado, la UNCuyo y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET); han tramitado la patente del método a nivel internacional, que permitirá posicionar a la Universidad como uno de los lugares públicos del país que hace desarrollos tecnológicos y, además; le habilitará para poder vender o licenciar el método de recuperación del litio a un socio internacional.

En el año 2014 se presentó ante el Instituto Nacional de la Propiedad Intelectual, la solicitud de patente a nivel nacional; y en abril de este año; se realizó la presentación para hacer una reserva de patente internacional.

Fuente:

http://www.uncu.edu.ar/inventan-un-nuevo-metodo-para-extraer-litio-desde-minerales

Para UBS la adopción masiva de Tesla Powerwall no está tan lejos

A partir de la reducción de precios de los sistemas de energía solar, se ha abierto un gran debate con respecto a la amenaza que representa una nueva tecnología, como es la propuesta de Tesla de integrar su batería con la energía solar; que amenaza con perturbar el status quo de la centenaria industria de la energía, que moviliza billones de dólares.

El gran debate planteado entre consumidores, desarrolladores de tecnología, operadores, generadores y políticos; es saber cuándo y qué tan rápido se puede llegar a concretar esta amenaza.

El banco de inversión UBS, en su análisis económico sobre la batería Tesla Powerwall; señala que una característica de la transición energética actual, es la estrecha participación y observación de la comunidad de inversión financiera, entendiendo que no se trata de una moda pasajera.

UBS es una sociedad global de servicios financieros con sede en las ciudades de Basilea y Zúrich, en Suiza. Es un banco privado y de inversión y una de sus actividades principales es la banca de inversión.

Su análisis sobre el producto de Tesla, fue realizado por sus analistas australianos, y esto no es casualidad se señala, ya que Australia es considerada la zona cero en todo el mundo para el almacenamiento, gracias a los altos costos de la electricidad y la penetración de la energía solar en forma masiva; y a pesar que el producto no estará disponible hasta el próximo año, lo cual podría ser aprovechado por los competidores de Tesla.

Para UBS, Tesla Powerwall – la versión 7kWh – entregará un retorno económico, estimándose una TIR (tasa interna de retorno) del 9 por ciento, que representa una amortización de unos seis años. (Ver Figure 4: Powerwall model).

Si esto es así, significa que la adopción masiva en el mercado no está tan lejos como algunos quieren creer, y los servicios públicos desean.

ubs

UBS estima que la diferencia entre el precio de la batería y el precio instalado no sería tan alta en Australia como lo es hoy en día en Estados Unidos, estimándose un costo total de la instalación de A$5175. El detalle de costos  y demás supuestos, se puede observar en la Figure 3: Assumptions to Powerwall model.

El análisis también asume que la batería se puede utilizar plenamente 7KWh de energía bruta todos los días y que el sistema solar es lo suficientemente grande como para cargar la batería y seguir proporcionando energía. También se supone que el precio en dólares estadounidenses, se puede convertir directamente a dólares australianos.