Análisis comparativo de las políticas de autoconsumo en el mundo

Imagen1Un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), “Review and Analysis of PV Self-Consumption Policies”; proporciona un análisis comparativo de los mecanismos existentes de apoyo al autoconsumo de electricidad en los países clave en todo el mundo y pone de relieve los desafíos y oportunidades asociados a sus desarrollos.

Se comparan las políticas energéticas de autoconsumo de los principales países del mundo, como son: Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Israel, Italia, Japón, México, España, Suecia, Suiza, Holanda, Reino Unido y EEUU.

El informe ofrece una explicación detallada sobre cómo clasificar estos sistemas y cuáles son sus características; con el fin de definir la gama de modelos de negocio existentes que pueden apoyar autoconsumo PV, resaltando la diferencia entre categorías y sus impactos en la rentabilidad desde varias perspectivas.

De los países analizados, varios ya han modificado la estructura de sus tarifas (aumentando en la factura la parte fija y reduciendo la parte variable ligada al consumo), como es el caso de algunas compañías eléctricas en Australia. En general, en todos los países se acepta que en el recibo de la luz de los autoconsumidores no se deben incluir los costes del sistema por aquello que no se consuma de la red.

Como conclusión el informe señala que en los lugares donde la LCOE (Levelised Cost of Electricity) de la energía fotovoltaica, en un segmento definido es aún mayor que el precio de venta de la electricidad; el autoconsumo requerirá incentivos adicionales para ser competitivo; lo cual se ha logrado en algunos países con alguna prima por encima del precio de la electricidad al por menor y/o un ajuste para el exceso de electricidad.

Cuando el LCOE empieza alcanzar el precio de venta de la electricidad, los sistemas de medición neta se hacen más atractivos, aunque cuando la penetración de la energía fotovoltaica aumenta significativamente, los operadores de red pueden tener problemas para recuperar sus costos.Imagen3

El sistema fotovoltaico será considerado como muy competitivo cuando los ingresos procedentes de los ahorros en la factura de electricidad (autoconsumo) y los ingresos procedentes de las ventas de electricidad PV en exceso, cubran en el largo plazo el costo de la instalación, la financiación y el funcionamiento de la instalación fotovoltaica.

Se advierte que en el estudio se ha hecho una evaluación económica de los distintos modelos que los países han elegido para desarrollar el autoconsumo pero no incluye muchas de las ventajas asociadas a la fotovoltaica como la reducción de las emisiones de gases contaminantes, la moderación de los precios de la energía, una mejor gestión de los recursos naturales, la creación de empleo, la seguridad energética, la productividad industrial y la competitividad, la reducción de la pobreza (al poder acceder a la energía y ser más asequible) y una reducción del gasto público relacionado con el sector.

Descargar el informe:

http://iea-pvps.org/index.php?id=353

Estiman una reducción de costos del 41% hasta el 2020 para el almacenamiento de energía

storage-bos

De acuerdo con el último informe de GTM Research,  Grid-Scale Energy Storage Balance of Systems 2015-2020: Architectures, Costs and Players, los costos de los sistemas de almacenamiento se reducirán un 41% en los próximos cinco años, cayendo por debajo de los 400 dólares por kilovatio para el año 2020; con respecto a los actuales 670 dólares por kilovatio.

El informe desglosa la estructura de costos a nivel de los componentes del sistema de almacenamiento e identifica los factores que pueden experimentar grandes variaciones en los costes de los sistemas, observados a través de proyectos de almacenamiento. “A medida que la industria de almacenamiento de energía (excluida la hidráulica no de bombeo) es muy incipiente y su desarrollo hasta ahora ha sido muy limitado, reforzamos nuestras proyecciones comparándolas con las tendencias en la industria de la energía solar fotovoltaica en sus primeros años de implementación”, dijo el analista jefe de almacenamiento de GTM Research, Ravi Manghani.

Considerando que la estructura de costos de los sistemas de almacenamiento de energía de la red (BOS), incluye: los equipos de hardware como son los inversores y contenedores, los costos indirectos como la captación de clientes y la interconexión, y los gastos de ingeniería, gestión y construcción; se estima que la mayor reducción de estos costos se producirá en el hardware, en particular en el costo de los inversores.

 “Mientras que las baterías siguen siendo el componente más caro de un sistema de almacenamiento de energía y tienen el margen mayor para la disminución de sus precios, las posibilidades de ahorrar se encuentran en toda la cadena de valor de cada uno de los proyectos”, dijo Luis Ortiz, autor principal del informe.

Según el informe de GTM Research; las mayores expectativas en el descenso de los costos de los sistemas de almacenamiento (BOS), provendrá del hardware; en particular de los inversores; haciendo una diferenciación en este componente del sistema; entre los inversores de almacenamiento, mucho más caros que los inversores solares fotovoltaicos. Para los próximos cinco años se estima una reducción en la brecha de precio entre ambos; pero manteniendo los inversores de almacenamiento su mayor precio con respecto a sus homólogos solares por su naturaleza bidireccional.

Con respecto a los costos indirectos, el informe señala “Los costos indirectos han sido siempre para los desarrolladores solares estadounidenses un territorio propicio para el desarrollo de mejoras significativas en el futuro a corto plazo, y se espera que siga produciendo ganancias similares en los proyectos de almacenamiento hasta 2020″, dijo Ortiz. Dentro de estos costos indirectos, se estima que los costos de captación de clientes son los que ofrecerían las mayores oportunidades de reducción.

Para los costos de ingeniería, gestión y construcción, que incluyen los gastos de preparación de lugar, manipulación, envío e instalación; no se pronostican grandes variaciones, estimándose una reducción del orden del 6% anual hasta el año 2020 para este componente de la estructura de costos del sistema de almacenamiento de energía (BOS).

Fuente:

GTM Research

Hojas de ruta nacionales para una transición energética exitosa.

Objetivos-de-renovables-para-pos-países-del-G20

En el marco del Foro de la Innovación para el Enfriamiento de la Tierra que se celebra en Tokio, la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA); publicó un nuevo informe denominado: “La era de las energías renovables: diseño de las hojas de ruta nacionales para lograr una transición exitosa”; que tiene por objetivo ayudar a los países en su transición a sistemas energéticos basados en energías renovables.

En el informe se identifican 20 medidas de acción aplicables, para apoyar el desarrollo de planes de trabajo nacionales que permitan integrar las energías renovables a la realidad energética de cada país; paro lo cual los responsables políticos deben anticiparse a los efectos económicos, de seguridad energética y sobre el medio ambiente, que producirá la transformación tecnológica que representan las energías renovables.

Es necesario para ello, que los responsables políticos garanticen la disponibilidad de datos y la planificación energética, examinen las opciones de flexibilidad existentes y aseguren la capacidad humana para desarrollar y adaptar las tecnologías a las condiciones locales.

Se destaca en el informe la necesidad de ampliar el diálogo a todas las partes interesadas en este proceso de transición energética, incluyendo a los dos nuevos grupos de interés que se identifican en este proceso; los prosumidores y las nuevas instituciones financieras. Pero también se pone de relieve la importancia de la participación en el desarrollo de los planes de trabajo nacionales de los servicios públicos, como un actor central en el sector de la energía por su amplia experiencia en la gestión de activos de generación, de los flujos de energía, y de hacer frente a los acontecimientos repentinos.

Además de que la transformación del sector de energía atraerá a nuevos grupos de interés, y el papel de los actores existentes cambiará, la necesidad de sistemas de control más distribuidos también introducirá un nuevo paradigma de la información, con impactos en la capacidad de procesamiento de datos, intercambio de datos, las leyes de privacidad, protocolos de comunicación, y las medidas de seguridad de datos, según el informe.

“La transformación del sector eléctrico será un proceso iterativo y la cooperación internacional será una herramienta importante para asegurar el aprendizaje continuo y el intercambio de las mejores prácticas”, dijo el Director IRENA de Innovación y Tecnología Dolf Gielen.

En la opinión del director general de IRENA, Adnan Z. Amin: “Existe un enorme potencial de crecimiento para la energía solar fotovoltaica y para la energía eólica en casi todos los países, pero estamos todavía en una etapa relativamente temprana de despliegue global”. Además agregó: “El desarrollo de los planes de trabajo nacionales para la transformación del sector eléctrico se puede garantizar mediante la adaptación de las medidas a las condiciones locales, siempre y cuando las partes interesadas estén alineadas desde el principio y los ambiciosos objetivos de energía renovable se realicen”.

La Agencia calcula que la capacidad de generación de energía renovable llegó a 1.828 GW en 2014, encabezadas por la energía hidráulica, que cuenta con una capacidad instalada total de 1.172 GW, seguida por la eólica, con  370 GW, y la energía solar fotovoltaica, con 175 GW.

Se espera que la producción anual de generación de eólica y fotovoltaica crezca a partir del 3% anual de 2014, a alrededor del 20% en 2030, mientras que las energías renovables en general van a aumentar a un 27%. “Este desarrollo tendrá un profundo impacto en la manera de gestionar, financiar y gobernar nuestros sistemas de energía”, afirma IRENA.

Fuente e imagen:

http://www.irena.org/DocumentDownloads/Publications/IRENA_PST_Age_of_Renewable_Power_2015.pdf

La energía fotovoltaica redujo la demanda de electricidad

MEI-solar-demand-reduction

En los últimos cinco años los hogares australianos han sufrido la duplicación de sus facturas de electricidad, motivado fundamentalmente por los crecientes costos de la red; como consecuencia de la construcción de una red con previsiones de demanda que nunca se cumplieron.

La razón por la que no se cumplieron está en que las empresas energéticas no consideraron el impacto que tendrían dos importantes innovaciones, como son la eficiencia energética y la energía solar fotovoltaica distribuida. En consecuencia, los consumidores terminaron pagando miles de millones de dólares para una red de gran tamaño, en previsión de picos de demanda que no se produjeron.

Un nuevo estudio de investigación del Instituto de Energía y la RMIT University; ambos de Melbourne; ha puesto en relieve cómo la demanda de electricidad se ha reducido en los últimos cinco años y la influencia que han tenido en esta reducción las medidas de eficiencia energética y el boom de las instalaciones fotovoltaicas en los hogares y comercios de Australia.

Los autores del estudio, denominado Cinco años de caída del consumo anual de electricidad suministrada a red en el este de Australia: Causas y Consecuencias; señalan que ha habido una disminución general del consumo, con una reducción promedio de alrededor de 1 GW; con las siguientes características de consumo en el transcurso del día: de madrugada a partir de las 2 de la mañana, la reducción de la demanda ha sido del orden de los 1,5 GW; y la mayor reducción del consumo se observa en la franja horaria del mediodía, en que la energía solar fotovoltaica cobra importancia; permitiendo una caída de la demanda de 3GW.

Para poner en contexto esta caída de la demanda, hay que considerar el gran impulso a la instalación de paneles de energía solar fotovoltaicos en los hogares australianos, que facilitó la instalación en  1,44 millones de hogares con un total de 4,4 GW de energía solar instalada. A partir de esta situación no se han vuelto a registrar más ‘superpicos’ en la demanda de electricidad.

Los picos más altos ocurrieron entre 2009 y 2011, y en el medio día o media tarde, siendo ahora estos picos cubiertos por la energía solar distribuida, que en la mayoría de los estados australianos ha desplazado el pico de la demanda a la media noche. Este es uno de los beneficios no reconocidos, y no recompensados, de las instalaciones fotovoltaicas residenciales y comerciales.

En total, los autores observaron que en los cinco años transcurridos desde 2009, el consumo anual de electricidad en el este de Australia ha disminuido en un 7 por ciento, aun cuando la economía australiana creció un 13 por ciento.

Esta caída en el consumo no fue planificada ni por las autoridades políticas ni por los participantes del mercado, como se refleja en el gráfico si comparamos las previsiones con la demanda actual, pero los consumidores siguen pagando y lo seguirán haciendo por estos pronósticos alejados de la realidad.

MEI-forecasts

El riesgo que enfrentan ahora los consumidores, es la respuesta que darán los responsables políticos a las más que seguras presiones de las empresas energéticas para revertir esta situación en detrimento de la eficiencia energética, las energías renovables y los programas de mitigación del cambio climático.

Fuente:

http://reneweconomy.com.au

Almacenamiento de energía para vencer al cambio climático

photovoltaic-533688_1280

El informe Renewables and ELECTRICITY STORAGE. Remap 2030, publicado por La Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés); plantea que con el objetivo de evitar las peores consecuencias del cambio climático y acelerar la transición energética hacia un sistema energético basado en energías renovables; se debe duplicar la participación de las renovables en el sector eléctrico hasta alcanzar el 45% de participación, y elevar la capacidad de almacenamiento hasta unos 475 GW para el año 2030.

Para duplicar la participación de las energías renovables en el año 2030 como se señala, es necesario disponer mínimamente de 150 GW de capacidad de almacenamiento en sistemas de baterías y 325 GW de centrales hidroeléctricas de bombeo. La condición para alcanzar estos objetivos será que gobiernos y organizaciones internacionales impongan un fuerte ritmo de crecimiento a las inversiones para el desarrollo y construcción de instalaciones de almacenamiento, desde sistemas de baterías a bombeo hidroeléctrico.

Adnan Z. Amin, director de IRENA, explicó que “después de desarrollar la producción, ahora es el momento de pensar en la integración de almacenamiento de energía en grandes sistemas dentro del sistema energético mundial. Para llegar al siguiente paso en el camino de la conversión de energía, es necesario asegurar el crecimiento de los sistemas de almacenamiento de energía”.

IRENA identifica 14 acciones como prioritarias para duplicar la producción mundial de electricidad a partir de fuentes renovables, y cinco áreas de acción prioritaria: el desarrollo de almacenamiento en las islas y en zonas remotas; la implementación de sistemas de almacenamiento para el consumo interno; la eficiencia de los sistemas para integrarse en redes de energía de los países con limitaciones de infraestructura; herramientas de análisis y desarrollo de sistemas de almacenamiento para los países que se están preparando para la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Ruud Kempener, analista de la agencia para el sector de las tecnologías renovables, explicó: “Los sistemas de acumulación y almacenamiento de energía están detrás de la producción de energía a partir de fuentes renovables. Nuestra hoja de ruta es una invitación a los gobiernos a una intervención rápida, para que se desarrollen de acuerdo con las estrategias individuales pero coordinadas a nivel mundial”.

La hoja de ruta elaborada por la Agencia, indica prioridades y señala acciones específicas en que gobiernos, industria y otras partes interesadas, deben trabajar conjuntamente para avanzar en sistemas de almacenamiento, como parte de la infraestructura para un futuro energético sostenible.

En el corto plazo, el almacenamiento de la batería puede ayudar a la transición desde grupos electrógenos Diesel a opciones renovables en el caso de los sistemas aislados. Para sistemas más grandes, la central hidroeléctrica de bombeo es una tecnología clave para apoyar la integración de las energías renovables variables. A más largo plazo, la integración de los sistemas de almacenamiento con la energía solar fotovoltaica y los aerogeneradores, podría revolucionar la producción de electricidad. Se estima que en los próximos cinco a diez años, los costos de la energía solar fotovoltaica, combinados con sistemas de almacenamiento de electricidad avanzados, se reducirán a niveles en los que puede llegar a ser rentable en regiones con altos precios de la electricidad residencial.

Lo cual podría significar que un gran número de consumidores comiencen a producir y consumir su propia electricidad a un costo más barato que la red. Aunque esta situación no va a disminuir la importancia de la infraestructura de transmisión y distribución de la red, afectará a los modelos de negocio existentes de servicios públicos.

Como consecuencia de ello, los responsables políticos y los reguladores, deben establecer un marco regulatorio, formalizando métodos y procedimientos que faciliten la integración de los sistemas.

En el informe se han identificado las principales partes interesadas para cada elemento de acción, destacándose a la cooperación internacional como un elemento clave para asegurar el alcance de los objetivos. Esta hoja de ruta reconoce que las características y costos de la tecnología evolucionarán a medida que pasa el tiempo. Algunos elementos de acción quedarán obsoletos, mientras que otros tendrán que ser reforzados o reestructurados.

Fuente:

http://www.irena.org/DocumentDownloads/Publications/IRENA_REmap_Electricity_Storage_2015.pdf

La generación distribuida puede desplazar a las eléctricas

solar-cells

Es la opinión del 47% de los encuestados de la “XIV Encuesta Mundial del Sector Eléctrico y de Energía”, al señalar que existe una probabilidad media/alta de que la distribución eléctrica descentralizada pueda desplazar a la empresas de servicios eléctricos y convertirlas en proveedores de energía de respaldo, además anticipan que para el año 2020 la generación descentralizada supondrá entre el 10-20% de la generación global. Y para el 2030, entre el 20-30%.

La XIV Encuesta Mundial del Sector Eléctrico y de Energía, es elaborada por PwC y recoge las opiniones de directivos de 70 empresas eléctricas de 52 países de todo el mundo sobre los cambios que, en las próximas décadas; transformarán la industria y darán lugar a la aparición de nuevos modelos de negocio.

En general, las opiniones señalan que el sector tal como se lo conoce hoy en día, poco tendrá que ver con el de las próximas décadas; habiendo una mayor conciencia de los desafíos a los que se enfrentan y los cambios que deberán llevar a cabo en sus modelos de negocio, para asegurar el suministro del servicio, la sostenibilidad económica y la sostenibilidad ambiental; en un contexto caracterizado por una mayor apertura y competitividad.

Según la encuesta, el 70% espera que el modelo de mercado energético cambie de manera significativa o muy significativa en el horizonte 2030. Un 22% adicional cree que se transformará de forma parcial. No obstante, las predicciones de los directivos muestran cambios importantes según la región.

Se identifican cinco grandes tendencias o mega tendencias que afectarán al sector energético: avances tecnológicos, cambio climático y limitación de recursos, cambios demográficos y sociales, desplazamiento regional del poder económico mundial y rápida urbanización.

Se señala a la tecnología como un factor de cambio relevante para la transformación del sector; con grandes innovaciones lideradas por actores que incluso se encuentran por fuera de la industria; según estima el 78% de los encuestados. Entre los sectores externos a la industria que representan una amenaza, el 75% de los entrevistados identifican a las empresas del sector tecnológico e ingeniería eléctrica y el 71% a las empresas del sector de IT y telecomunicaciones.

A pesar que la mayoría de los encuestados reconocen la importancia de estas mega tendencias para sus empresas, se reflejan diferencias cuando opinan sobre la capacidad de respuesta a las mismas. En el caso de los avances tecnológicos y el desplazamiento del poder económico, la mayoría de los directivos reconoce un éxito limitado o nulo con respecto a su capacidad de respuesta.

Para el caso del cambio climático como en el de los cambios demográficos, la situación está equilibrada entre los directivos que consideran estar respondiendo con éxito a las tendencias y aquellos que no.

En la única tendencia en que la mayoría de los directivos opina que sus empresas están respondiendo en forma exitosa, es con respecto a la rápida urbanización.

Fuente:

http://www.pwc.es/es/publicaciones/energia/assets/xiv-encuesta-mundial-energia-resumen-ejecutivo.pdf

El enorme potencial de la energía solar

El MIT Energy Initiative (MITEI) publica un informe sobre el futuro de la energía solar, en el cual se destaca su enorme potencial de crecimiento a gran escala y se señalan las vías a seguir para lograr una energía solar accesible.

run

La expansión masiva y global de la capacidad de generación solar a escala de varios teravatios, es un componente esencial en una estrategia viable para mitigar los riesgos del cambio climático. En este aspecto es de destacar, que en el mes de marzo pasado, el promedio mensual de dióxido de carbono alcanzó el nivel de 400,83 ppm, según informó la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) de Estados Unidos; siendo este el primer mes, según los registros modernos; que en todo el mundo superan las 400 ppm, nivel que no se producía desde hacía unos dos millones de años.

Según el nuevo estudio del MITEI, titulado “El futuro de la energía solar“; esta tecnología tiene el mejor potencial para satisfacer las futuras necesidades energéticas a largo plazo de la humanidad, aportando además y de manera importante, a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero para hacer realidad este potencial, se requerirá de un mayor énfasis en el desarrollo de tecnologías de bajo costo y de políticas de despliegue más eficaces.

El objetivo del estudio ha sido de evaluar la posición competitiva actual y potencial de la energía solar e identificar los cambios necesarios en las políticas de gobierno de los Estados Unidos, que permitan el despliegue necesario de la tecnología con más eficacia y eficiencia a largo plazo; expresó el Director de MITEI, Robert Armstrong.

En la opinión de Richard Schmalensee, Howard W. Johnson Profesor Emérito de Economía y Gestión en la Sloan School of Management del MIT, el estudio muestra que se debe cambiar el enfoque hacia nuevas tecnologías y políticas, que tengan el potencial de hacer de la energía solar una opción económicamente convincente.

En el estudio se analizan cuestiones técnicas, comerciales y políticas de subsidios de la energía solar y se plantean recomendaciones para los responsables políticos de los Estados Unidos, en cuanto a la necesidad de un apoyo federal y estatal más eficaz para la investigación y desarrollo de la tecnología, que permita reducir los costos del sistema, haciendo más accesible a la energía solar.

Se reconoce que en los últimos años se ha experimentado un rápido crecimiento en la capacidad instalada de generación solar, grandes mejoras en la tecnología, en el precio y en el rendimiento, además, en el desarrollo de modelos de negocios creativos que han estimulado la inversión en sistemas solares residenciales; sin embargo; aún se necesitan más avances para permitir un aumento importante en la contribución solar a un costo socialmente aceptable.

Para los autores del estudio, el desafío está centrado en los siguientes aspectos: reducir los costos de la tecnología, garantizar su disponibilidad y expansión a gran escala y bajo costo, y facilitar la integración de la generación de energía solar en los sistemas eléctricos existentes.

El progreso en estos aspectos contribuirá sin lugar a dudas a los esfuerzos por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y por asegurar la accesibilidad a la electricidad a millones de personas, no sólo en Estados Unidos sino también en otros países del mundo.

Fuente:

http://mitei.mit.edu/system/files/MIT%20Future%20of%20Solar%20Energy%20Study_compressed.pdf