El 68% de las pymes considera obligatoria la innovación para la competitividad.

NH1nLsVSource: www.almacg.es

El 68% de las Pymes a nivel internacional considera a la innovación como obligatoria para la competitividad y un 28% la considera como importante.

La consultora de España, Alma Consulting Group presentó la novena edición de su Barómetro internacional de Financiación de la Innovación 2013. En la encuesta se analizaron más de 1.500 empresas innovadoras de un total de 10 países: 9 de Europa (Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa) y Canadá; y es una muestra representativa de las Pymes industriales de los mencionados países.

Entre las principales conclusiones de la encuesta se destacan:

El 75% de los encuestados considera que es necesaria la ayuda externa para el asesoramiento y gestión de los programas de innovación, que innovar sin el apoyo fiscal sería significativamente más difícil, y aprovechar este apoyo externo permite: mejorar la competitividad, aumentar el número de I+D y atraer las actividades innovadoras.

El análisis se ha realizado desde una perspectiva multisectorial,  predominando  las  empresas del área de la construcción, ingeniería, industria manufacturera (metalurgia, industria química, alimentaria, etc.) y tecnologías de la información.

A nivel internacional, más de la mitad de las empresas encuestadas consideran que el factor más importante, que define la competitividad de una empresa, es su capacidad para innovar; seguido por la satisfacción del cliente, el resultado financiero y la relación calidad/precio.

Para aproximadamente la mitad de los encuestados, una de las características que definen a las empresas innovadoras es su continua inversión en I+D, seguido muy de cerca de la posibilidad de abrir nuevos mercados, la reorganización de procesos, la promoción de la creatividad en el trabajo, la introducción de nuevos producto y el uso de nuevas tecnologías para la producción.

Como ya se ha comprobado, la innovación es uno de los principales factores de competitividad de las empresas. Sin embargo, todavía para algunas, especialmente para las de menor tamaño, la innovación es sinónimo de complejidad y desconocimiento.

See on Scoop.itEMPRESAS

Si necesitas ayuda para innovar en tú pyme, contáctame

INNOVACIÓN 6.0: POR QUÉ NO AVANZAMOS HACIA LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO

See on Scoop.itinnovación

RICARDO SANTA CRUZ‘s insight:

Mucho hablamos en estos tiempos sobre la necesidad de innovar para ser competitivos tanto como empresas, como países y como individuos.

Se enfatiza en muchos ámbitos de discusión que la única solución para asegurar el crecimiento económico, es apostar por la innovación; lo que explicaría la avidez de los inversores por las ideas innovadoras.

Pero para avanzar en este sentido, se requiere de resolver algunas importantes cuestiones,  como es la de asegurar la transferencia de conocimiento desde los centros de investigación hacia las actividades económicas, en especial a las actividades de las pequeñas y medianas empresas.

Por lo tanto es de suma importancia el desarrollo de políticas de innovación apropiadas para cada realidad productiva, social y ambiental; y además, adecuadas a los rápidos cambios científicos y tecnológicos que nos tocan vivir.

Es necesario e imperioso orientar las políticas de  innovación hacia la solución de los problemas reales de la sociedad y hacia la inclusión social; sino estaremos hablando de la innovación para el beneficio de unos pocos.

See on xavierferras.blogspot.com.ar

Cómo optimizar costos | Pymempresario

See on Scoop.itEMPRESAS

Una reducción en los gastos de empresa equivale a diversos beneficios pero una estrategia para lograrlo tiene que ser permanente

RICARDO SANTA CRUZ‘s insight:

La reducción de los costos no debe ser un problema a solucionar en tiempos de crisis; de manera urgente, apresurada, y sin un análisis exhaustivo del origen de los gastos.

La gestión de los costos debe formar parte de la estrategia empresarial para asegurar la competitividad, y por lo tanto ser una preocupación y ocupación constante de todos los sectores de la organización en su administración; buscando su optimización sin afectar la calidad del producto y/o servicio.

El entorno cambiante a que están sometidas hoy en día las empresas; las obliga a disponer de información precisa y oportuna sobre sus costos, como condición excluyente para alcanzar el máximo rendimiento del negocio.

Uno de los problemas más recurrentes en las pequeñas y medianas empresas, es que no se sabe cuáles son los costos y como están compuestos, y como sabemos: lo que no se conoce no se gestiona; lo que no se gestiona no se mide y lo que no se mide no se puede mejorar.

La forma de conocer cuáles son y cómo están compuestos los costos, es a través de un análisis estratégico, exhaustivo y sistemático de las actividades que desarrolla la empresa. Para lo cual se debe conocer a fondo cada una de estas actividades, elementos y procesos que generan los costos, de manera de obtener mejores procesos para entregar productos y servicios de calidad, que satisfagan a nuestros clientes al más bajo precio.

El análisis estratégico deberá comenzar por el conocimiento de las actividades que realmente crean valor a nuestros clientes, descartando todas aquellas actividades que no lo generan y sólo significan mayores costos.

Para las actividades que generan costos innecesarios, deberemos establecer las causas que dan lugar a dichos costos, de manera de establecer un plan de acción para su reducción.

Para una correcta identificación de las causas, será necesario diferenciarlas en dos grandes grupos: las causales estructurales y las causales básicas de generación de costos.

Las causales básicas están referidas fundamentalmente a la utilización ineficiente de la capacidad de nuestras instalaciones, a una inadecuada distribución de máquinas y equipos en la planta de producción, a una mala configuración del producto, a los costos de la no calidad, a la baja productividad de nuestro grupo de trabajo, a la no calidad e incumplimiento de nuestros proveedores, al mal servicio que prestamos a nuestros clientes.

En tanto que las causales estructurales de los costos están referidas a la escala, al grado de integración vertical, a la tecnología aplicada para llevar a cabo las actividades, a la diversidad de productos y/o servicios ofrecidos.

Para una gestión estratégica de los costos, será decisivo el análisis y optimización de cada una de estas causales, de manera de hacer más competitiva a la empresa.

En resumen, el análisis de la cadena de valor será fundamental para generar y mantener una ventaja competitiva en un escenario tan cambiante como los actuales. Y la identificación de las causales permitirá una mejor asignación de los costos, un mejor control y como resultado, la identificación de oportunidades para la reducción de los costos.

See on www.pymempresario.com

¿La innovación es una amenaza a tú futuro?

El paso de la sociedad de producción a la de innovación, tendrá importantes repercusiones sociales y económicas; lo cual te tiene que generar la inquietud de preguntarte si estás preparado para evolucionar y adaptarte a los  cambios por venir.

La generalización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, demandará personal altamente cualificado, lo que provocará el aumento de la desigualdad entre los trabajadores e incrementará el desempleo.

Es lo que se afirma en el informe “España en el mundo 2033”; dirigido por Javier Solana para PWC y realizado por Ángel Pascual Ramsay y Álvaro Imbernón, director e investigador del programa de Global Risks de Esade-Geo Center for Global Economy & Geopolitics.

Este informe identifica seis grandes tendencias que transformarán el mundo:

La pérdida de peso de Occidente: a expensas de la consolidación de las nuevas potencias emergentes, caracterizadas por la diversidad política e ideológica.

El traspaso del poder económico a las potencias emergentes: por lo que Asia-Pacífico  ocuparán una posición central en el contexto económico mundial; consolidando su influencia política junto con el crecimiento económico y financiero.

La innovación será la base de todo: en las próximas décadas, el nuevo modelo productivo postindustrial de crecimiento estará sustentado en las nuevas tecnologías, la innovación y la gestión del talento.

Las nuevas tecnologías de fabricación y automatización como la robótica o la impresión 3-D, revolucionarán los patrones laborales incrementando la productividad.

En este escenario, la lucha por el talento y la movilidad laboral alcanzarán dimensiones desconocidas hasta ahora. Desde el aspecto laboral, se requerirá de trabajadores altamente calificados, lo que podría provocar efectos sociales no deseados al aumentar la desigualdad entre los trabajadores.

Estas tendencias caracterizarán un entorno complejo, heterogéneo y difícil para las empresas necesitadas de talento e innovación, lo cual se traducirá en una concentración de dicho talento en nodos de innovación que acapararán el crecimiento económico.

Por lo tanto será de vital importancia para las empresas, contar o tener acceso a los nodos de innovación, por lo que el papel de las políticas públicas será estratégico; a través la facilitación para la creación de estos centros, la simplificación de los trámites administrativos y los incentivos fiscales para la radicación de profesionales y empresas.

La competencia por la atracción del talento se intensificará y provocará una mayor movilidad de los trabajadores altamente cualificados; todo lo cual intensificará la interacción de culturas e incrementará la interdependencia; con implicancias en la estructura social al perder la sociedad homogeneidad y cohesión.

La estructura social: estará caracterizada por un individuo más autónomo; a partir del desarrollo económico, la aparición de una gran clase media emergente y el impacto de las tecnologías de la información, todo lo cual conformará una nueva estructura de nuestra sociedad.

Las claves demográficas: las principales características demográficas serán la longevidad, el ciudadano urbano y en movimiento, y el avance de la mujer en la sociedad; como consecuencia del incremento de la esperanza y de la calidad de vida, el descenso de la natalidad, el auge de las ciudades y los movimientos migratorios.

La sostenibilidad de los recursos: aumentará significativamente la presión sobre los recursos naturales en los próximos veinte años como consecuencia del incremento de la población mundial y de los efectos del aumento de las nuevas clases medias emergentes.

La competencia entre Estados y entre empresas por asegurarse el suministro de recursos naturales, convertirá a la explotación de las fuentes de energía no convencionales en un punto relevante de la geopolítica y de la economía mundial en 2033.

Las tendencias indicadas en el informe, te están hablando de los grandes desafíos a los que estarán sometidas las empresas, los Estados y los individuos. Pero también, de grandes oportunidades de realización personal, todo dependerá de tú capacidad de innovación personal para adaptarte a los complejos y rápidos cambios por venir.

Fuente: 

¿Cuál es tú opinión?

¿La innovación es responsable de la crisis actual?

See on Scoop.itinnovación

Hoy en día todo el mundo parece hablar de la necesidad de innovar para salir de la crisis, ahora bien, me gustaría plantear una cuestión ¿no es en parte gracias a la innovación que nos encontramos en la situación de crisis actual?

 

RICARDO SANTA CRUZ‘s insight:

En mi opinión deberíamos preguntarnos: ¿de que tipo de innovación habla todo el mundo?; ¿la innovación a la que asistimos es realmente generadora de beneficios económicos y sociales a largo plazo?,  los resultados estarían indicando que no…

O se trata de especulación financiera para alcanzar altos rendimientos en el corto plazo?

Como argumenta Clay Christensen, los aspectos financieros se han apoderado de la gestión de las grandes empresas, enfocándose en innovación de eficiencia, la cual libera capital y genera grandes beneficios en el corto plazo; pero lo que en realidad necesitamos es de las innovaciones disruptivas como él les llama; que requieren de elevadas inversiones para I+D, pero generan muchos puestos de trabajo a lo largo del proceso de desarrollo, producción y comercialización.

Entonces desde mi punto de vista, el problema radica en la visión de corto plazo que ha prevalecido, quitándole posibilidades a la innovación basada en la investigación que seguramente hubiera generado nuevos y novedosos productos, y por lo tanto; desarrollo económico y social.

 

See on http://www.ingenierosantacruz.com

 

El proceso de innovación en la empresa pyme

En una anterior entrada a mi blog, señalaba a la innovación como un factor fundamental para alcanzar la competitividad que nos asegure un correcto desempeño económico de la empresa, una mejor respuesta a las exigencias de los clientes y un mejor posicionamiento ante la competencia.

En esta entrada deseo avanzar sobre los aspectos que hacen a la implantación de la innovación, partiendo de la consideración que la decisión de innovar en el ámbito de las empresas pymes no debe ser considerada como un gasto sino una inversión rentable y estratégica para la competitividad de la empresa y su diferenciación en el mercado.

El concepto de innovación tiene un sentido amplio, al considerar actividades diversas como pueden ser la introducción de un nuevo producto o servicio, un cambio cualitativo de un producto o un servicio existente, cambios en los procesos existentes o la introducción de un nuevo proceso, el desarrollo de un nuevo mercado, la búsqueda y desarrollo de nuevos materiales-insumos y fuentes de aprovisionamiento, el cambio organizacional y el estilo de gestión de la empresa.

Debemos asumir la implantación de la innovación como un proceso complejo, que necesariamente debe ser el resultado de un profundo análisis sobre las posibilidades y capacidades disponibles en la empresa para llevarla a cabo. Además por su carácter dinámico, debe ser un proceso basado en un método y transversal a toda la organización.

En este proceso de sistematizar la innovación en la organización nos encontraremos con condiciones internas favorables y desfavorables para su desarrollo, por lo cual es necesario que cada empresa defina cuál es su situación de partida, determinando objetivamente sus fortalezas y debilidades para llevar a cabo un proyecto de innovación.

Consideraremos factores favorables para la innovación: una cultura orientada al cambio, la disponibilidad de personal responsable y cualificado, el compromiso y liderazgo de la Dirección, el trabajo en equipo, el fomento de la creatividad en el trabajo, la atención permanente a las señales del entorno, el desarrollo de un ambiente favorable para la generación de conocimiento, disponer de un sistema de incentivos adecuados.

En contraposición a estos factores favorables a la innovación tenemos: la falta de convencimiento y compromiso de la Dirección de la necesidad de innovar, la visión de corto plazo en las decisiones, una organización no predispuesta al cambio, la falta de competencias necesarias en el personal, la falta de comunicación con el entorno y la propia organización, la intolerancia a los errores, la capacidad financiera.

Será la Dirección de la empresa quien deberá establecer cuál es la situación de partida y determinar las prioridades para avanzar en el proyecto de innovación, asignando los recursos humanos y materiales necesarios y estableciendo los puntos de control para un correcto seguimiento del proyecto. 

http://www.ingenierosantacruz.com

¿QUÉ OPINÁS?

Los nuevos desafíos para las empresas pymes

Los nuevos tiempos para las empresas pymes se caracterizan por transformaciones de gran impacto en las tecnologías, las prácticas productivas y en los sistemas de gestión.
En este escenario, la innovación se convierte en un factor fundamental para alcanzar la competitividad, tan necesaria para asegurar un correcto desempeño económico.

Para dar respuesta a estos desafíos, las empresas están cada vez más obligadas a establecer estrategias de organización y producción más flexibles, que les permitan responder a una mayor competencia y exigencia de los clientes.
Este proceso de transformación e innovación en la gestión y en los procesos es complejo, especialmente para las empresas de menor tamaño; además de adquirir características específicas para cada sector, región o país.

Es necesario avanzar en el ámbito de la empresa con iniciativas integradas para producir los cambios estructurales necesarios, que permitan a las pymes mejorar sus actuales niveles de productividad; incorporando tecnología, innovaciones en productos y procesos, y una gestión efectiva del talento, para alinear la estrategia empresarial con la fuerza laboral.

Desde el ámbito de las políticas de desarrollo para el sector, es necesario avanzar en medidas que faciliten el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, que ayuden a la reconversión de los recursos humanos y tecnológicos, en el sentido de acceder a los nuevos conocimientos para asegurar la productividad y la competitividad.

http://www.ingenierosantacruz.com

Empresas: ¿Estrategia ambiental o competitividad?

A nivel global estamos viviendo y sufriendo con las consecuencias ambientales de las acciones de las generaciones pasadas y presentes; con resultados irreversibles en algunos casos sobre el ambiente, las personas y la economía.

Por lo que está claro que debemos pensar como individuos, cual es el legado que nosotros le dejaremos a nuestros hijos; considerando el impacto de nuestras acciones de hoy y sus consecuencias en el mañana. 

Esta realidad llevada al ámbito de la empresa, nos debe poner en situación de redefinir la relación con el ambiente; de pensar cómo podemos aportar individualmente todos los actores, que de una u otra forma tenemos algún tipo de relación con el ámbito empresarial.

Las empresas cada día más están obligadas a alcanzar un equilibrio, entre las aspiraciones sociales a disfrutar de un medio ambiente sano; y sus propias aspiraciones de competitividad para no quedar fuera del mercado a mediano plazo.

Evidentemente que aquellas empresas que se adapten más rápidamente que sus competidores, dispondrán de una importante  ventaja competitiva.

A este punto vale preguntarse entonces: ¿cómo hace una empresa para adaptarse en el corto plazo a esta nueva realidad?

La respuesta está en la incorporación de la innovación y la ecoeficiencia en la estrategia de la empresa, como medio para la mejora continua de los procesos, para alcanzar una mayor productividad y para la reducción de los costos.

La clave es hacer de la variable ambiental una oportunidad para la innovación y no una amenaza para la competitividad.