2015 el peor año climático de la historia moderna

StateoftheClimate2015_carbondioxide_graph_620_0Según el último informe anual sobre el Estado del Clima que realiza cada año la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés); en el año 2015 se batieron récords de aumento de las temperaturas, del nivel de las aguas y de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI); convirtiendo a dicho año en el peor de la historia moderna para una serie de indicadores clave; destacándose que “La mayoría de los indicadores de cambio climático continuaron mostrando una tendencia al recalentamiento del planeta”, que registró récords de calor por segundo año consecutivo. Pero lo más preocupante está por venir, ya que se estima que el 2016, también sería un año de nuevos records no deseados con respecto al cambio climático.

Las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) fueron las más altas de la historia; y en este sentido se señala que el promedio de la concentración de CO2 mundial 2015 fue 399,4 partes por millón (ppm), lo que supone un aumento de 2,2 ppm en comparación con los números registrados a lo largo del año anterior. También se verificaron records en las concentraciones de metano y óxido nitroso.

Para los autores del informe, el fenómeno meteorológico El Niño fue particularmente importante en este proceso, al señalar: “Bajo el efecto combinado de El Niño y de una tendencia a largo plazo al recalentamiento, la Tierra registró récords de calor por segundo año consecutivo”.

StateoftheClimate2015_surfacetemps_map_and_graph_620 (2)

Con respecto a los efectos sobre el clima de este aumento de emisiones y temperaturas, el documento señala que los ciclones tropicales estuvieron el año pasado muy por encima de la media; registrándose 101 en todas las cuencas oceánicas en 2015, muy por encima del promedio 1981-2010, que era de 82 tormentas. Pero es de considerar que se verifican variaciones en los registros según la zona, al registrarse 26 tormentas en el Pacífico oriental/Pacífico central, lo que representó el mayor número desde 1992. En cambio, en el Atlántico Norte se verificó el menor número de tormentas de las dos últimas décadas.

En el caso particular de Argentina y desde que comenzaron los registros en 1961; el 2015 fue el segundo año más caluroso por detrás de 2012. Además, los cuatro años más calientes registrados hasta la fecha han ocurrido desde 2012.

Descargar Informe Completo

Anuncios

¿Nunca dejaremos de usar combustibles fósiles?

comb fosiles

Con este título se publica un estudio en el Journal of Economic Perspectives de American Economic Association (AEA); en el cual se pone en duda la capacidad del mundo para detener el uso de combustibles fósiles, al concluir que es probable que continúe creciendo el uso de combustibles fósiles, sin acciones globales claras y decisivas para poner un precio adecuado a las emisiones de dióxido de carbono y, aumentar el gasto en investigación y desarrollo en tecnologías de energía limpia.

Uno de los autores del trabajo es el Director del Energy Policy Institute de la Universidad de Chicago (EPIC), Michael Greenstone; quien dice que “El acuerdo de París expuso una nueva visión dramática, pero todavía hay mucho trabajo por hacer para lograr que los grandes cambios en la política climática se concreten en todo el mundo, necesarios para reducir el consumo de combustibles fósiles y las probabilidades de que el cambio climático sea perjudicial”.

Greenstone y los coautores del estudio, Thomas Covert de la Universidad de Chicago y Christopher Knittel del Massachusetts Institute of Technology, demuestran en su trabajo que el uso continuado de combustibles fósiles podría conducir a cambios dramáticos en el planeta. En la medición de su impacto en el calentamiento, el estudio encuentra que la quema de los combustibles fósiles como conocemos hoy en día, incrementaría la temperatura global entre 10 ° F y 15 ° F; sin considerar en estas estimaciones los avances en las técnicas de extracción de combustibles fósiles, que podrían hacer viable económicamente la extracción de recursos que hoy no podemos extraer, situación esta que podría añadir entre 1,5 ° C a 6,2 ° C de calentamiento.

Los economistas exploraron si las fuerzas del mercado por sí solas pueden causar una reducción en la oferta o la demanda de los combustibles fósiles y mediante el estudio de la historia de la exploración de combustibles fósiles, y el progreso tecnológico de las tecnologías tanto limpias y sucias; llegaron a la conclusión de que es poco probable que el mundo va a dejar de depender principalmente de los combustibles fósiles en el corto plazo.

La evidencia para esta conclusión según los autores del estudio, está en que durante los últimos 30 años, las reservas de petróleo y gas natural han crecido por lo menos tan rápido como el consumo; según comprobaron al estudiar la cantidad de reservas en el terreno en los últimos tres decenios en comparación con el consumo mundial. Como resultado, el mundo siempre ha tenido 50 años de consumo futuro almacenado como reservas en el suelo. Esto era igualmente cierto en los años de auge cuando los precios eran altos y en los años menos favorables con precios deprimidos.

El progreso tecnológico, tales como el desarrollo de la fracturación hidráulica y la capacidad de extraer petróleo de las arenas bituminosas, es al menos parcialmente responsable de un patrón a largo plazo, del crecimiento consistente a nivel mundial en reservas de combustibles fósiles. En cuanto a la tasa media de crecimiento de estas reservas, el estudio muestra que tanto petróleo y gas natural crecieron a una tasa constante de 2,7 por ciento.

“Mientras los mercados no dan cuenta de los daños ambientales del uso de combustibles fósiles, siempre habrá incentivos para desarrollar nuevas técnicas para acceder de manera más eficiente estos recursos”, dice Thomas Covert, profesor asistente de microeconomía en Booth School of Business de la Universidad Chicago. “Parece poco probable que nuestras capacidades tecnológicas para recuperar los combustibles fósiles, dejen de mejorar en el corto plazo. Con la mejora continua de la tecnología, el mundo probablemente será inundado de combustibles fósiles por décadas y quizás por los siglos venideros”, afirmó Covert.

Las mejoras significativas en la tecnología y en los costos de las energías limpias, no son aún suficientemente fuertes como para representar una reducción importante en la demanda de combustibles fósiles. En este sentido, se cita como ejemplo el costo normalizado de la energía solar, que se redujo de casi u$s 450 / MWh en 2009 a u$s 150 / MWh en 2014; pero a pesar que esta tendencia a la baja continúa en la actualidad, el costo del gas natural que se quema para generación es todavía más barato, incluso al considerar los costos relacionados de daños al clima.

También se plantea una situación similar cuando se considera el uso del vehículo eléctrico en lugar del consumo de combustibles fósiles en el sector transporte: al precio actual de la batería de u$s325 por kWh para vehículos eléctricos, los autores encuentran que el precio del petróleo tendría que superar antes los u$s350 por barril para que un vehículo eléctrico tenga un costo de adquisición menor que un vehículo a gasolina equivalente. Desafortunadamente, el petróleo se cotizaba a un promedio de u$s 49 por barril durante el año 2015 y actualmente está operando por debajo de $ 30 por barril. Por lo tanto, las baterías necesitan ser mucho más baratas antes que los vehículos eléctricos puedan causar una reducción importante en la demanda de combustibles fósiles.

“Mientras que las fuentes alternativas y tecnologías de almacenamiento de energía han mejorado enormemente, reduciendo los costes, que todavía tienen un largo camino por recorrer antes de que su costo es competitivo con los combustibles fósiles”, dice uno de los autores del estudio, Chris Knittel. “Para cambiar esta situación, los gobiernos deberían poner un precio a las emisiones de carbono y comenzar a inyectar más dinero hacia la I + D básica que es fundamental para hacer estas tecnologías más competitiva en costos.”

Fuente:

https://www.aeaweb.org/articles.php?doi=10.1257/jep.30.1.117

Ver Informe completo:

http://pubs.aeaweb.org/doi/pdfplus/10.1257/jep.30.1.117

Infografías:

https://epic.uchicago.edu/news-events/news/infographic-will-we-ever-stop-using-fossil-fuels

El impacto del cambio climático sobre los mercados financieros

stock-exchange-77253_1920

Que el cambio climático puede ser la mayor amenaza del siglo para la humanidad, no es una ninguna novedad; como lo reflejan la mayoría de los estudios, pero lo que caracteriza a estos estudios es que centran su análisis en los efectos físicos directos del cambio climático en el largo plazo (post 2050), y luego descontado estos riesgos para proporcionar una estimación de su impacto a corto plazo.

Un nuevo estudio publicado por el Instituto de Cambridge para el Liderazgo Sostenible, tiene un enfoque diferente, analiza los riesgos a corto plazo en función de cómo los inversores reaccionan a la información relacionada con el clima, considerando decisiones políticas, tecnológicas, del mercado y los fenómenos meteorológicos.

Se trata de anticipar cómo el mercado puede responder a los riesgos climáticos a largo plazo intentado llenar el vacío entre los impactos geofísicos del cambio climático en el largo plazo y los efectos potenciales que el riesgo climático puede tener en la actualidad sobre los mercados financieros y la economía.

Según el estudio, las medidas destinadas a detener el calentamiento global tendrían efectos negativos tanto en la economía financiera como en la real. Sin embargo, a largo plazo generarían un efecto positivo en la situación económica mundial. En caso de alcanzar el objetivo de no superar los dos grados de calentamiento desde la era preindustrial, el rendimiento de la economía global podría aumentar un 20 por ciento más que en un escenario de políticas pasivas y en el que crezca el consumo de energías fósiles.

Durante los próximos años, los inversores se enfrentarán a grandes retos, puesto que los portafolios de inversión podrían perder hasta un 45 por ciento de su valor si no se toman medidas oportunas para proteger el clima. Entre los más afectados estarían los mercados de economías emergentes. Sin embargo, con un compromiso político para alcanzar el objetivo de dos grados, los portafolios perderían inicialmente un valor cercano al 15 por ciento pero, según el estudio, los mercados se recuperarían después más rápido y con más fuerza.

Descargue el informe:

http://www.cisl.cam.ac.uk/publications/publication-pdfs/unhedgeable-risk.pdf

Sin mitigación del cambio climático habrá recesión económica

world

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de California, Berkeley; demuestra que sin mitigación del cambio climático, se verán afectados todos los países, incluidos los más desarrollados; provocando una recesión económica hacia el año 2100.

El estudio presentado ofrece la imagen más clara hasta la fecha de cómo el cambio climático va a dar forma a la economía mundial. Esta ha sido una pieza faltante fundamental para la comunidad internacional sobre el clima, previo a las conversaciones de París en diciembre próximo. Entender cuanto será el costo que tendrá el cambio climático futuro en términos de pérdidas económicas globales, ayudará a los responsables políticos decidir cuánto invertir en la reducción de emisiones en el día de hoy.

El trabajo de investigación publicado en la revista Nature, trata de responder a dos preguntas principales: ¿cómo se ha visto afectada la producción económica en todo el mundo por cambios en la temperatura y las precipitaciones? y, ¿qué implican estas respuestas históricas acerca de los posibles impactos futuros del cambio climático?

 Para responder la primera pregunta, se analizaron los cambios de temperatura y los cambios en la producción económica (medida por el producto interno bruto per cápita) para los 166 países entre los años comprendidos entre 1960-2010. Para la segunda pregunta, se combinaron estas estimaciones históricas con las proyecciones del futuro cambio climático, a partir de modelos climáticos globales, y las proyecciones de cómo las economías de los países podrían desarrollarse en ausencia del cambio climático.

Los hallazgos de la investigación, demuestran que los cambios de temperatura han conformado sustancialmente el crecimiento económico en los países ricos y pobres en el último medio siglo, y que el calentamiento futuro es probable que reduzca la producción económica mundial, con relación a un mundo sin cambio climático.

Para entender cómo la producción económica en todo el mundo ha respondido históricamente a los cambios en la temperatura, los investigadores reunieron datos sobre la producción económica y sobre las variables climáticas (temperatura y precipitación) para todos los países del mundo de los que se disponía de datos. A continuación, analizaron estos datos utilizando técnicas estadísticas que ayudan a aislar los efectos de la temperatura y la precipitación de otros factores a nivel de país o globales, que también podrían afectar la producción económica.

Los hallazgos demuestran que los países con temperaturas medias frías, como los países del norte de Europa, tienden a un crecimiento superior a la media en la producción económica, cuando las temperaturas son más cálidas que el promedio. Los países con una temperatura media relativamente calientes, como los países en los trópicos; tienden a un crecimiento más lento que el crecimiento económico promedio cuando la temperatura es cálida.

Analizando todos los países del mundo, se encontró que el efecto del calentamiento de la temperatura depende de cual era la temperatura media inicial. Cuanto más caliente que su temperatura media inicial, cuanto más negativo son los impactos del calentamiento adicional. “Los datos nos dicen que hay temperaturas particulares donde los seres humanos son muy buenos para producir cosas”, dijo el profesor Marshall Burke, de la Universidad de Satanford. “En los países que son normalmente bastante fríos, en su mayoría países ricos del norte; las temperaturas más altas se asocian con el crecimiento económico más rápido, pero sólo hasta cierto punto. Después de ese punto, el crecimiento disminuye rápidamente”.

Como las temperaturas medias se mueven más allá de esa marca, los países ricos van a empezar a ver una caída en su producción económica. Los países más pobres, sobre todo en los trópicos, sufrirán pérdidas aún más pronunciadas, porque ya están más allá del umbral de temperatura. Esto tiene el potencial de ampliar la brecha de la desigualdad global, dijo Burke.

 “Muchos otros investigadores han proyectado los impactos económicos bajo el futuro cambio climático”, dijo el profesor Solomon Hsiang, de la Universidad de California, Berkeley; “pero creemos que nuestros resultados mejoran nuestra capacidad para anticipar cómo las sociedades en las próximas décadas podrían responder a las temperaturas más cálidas.”

 En un escenario de cambio climático no mitigado, el estudio muestra que en el 2100 los ingresos per cápita del 77 por ciento de los países del mundo, caerían en relación con los niveles actuales; además los ingresos globales podrían disminuir un 23 por ciento para el 2100, con relación a un mundo sin cambio climático.

Una suposición común entre los investigadores ha sido que la riqueza y la tecnología protegen a los países ricos de los impactos económicos del cambio climático, ya que utilizan estos recursos para adaptarse a temperaturas más altas. “Bajo esta hipótesis, los impactos del calentamiento futuro deben disminuir con el tiempo a medida que más países se hacen más ricos”, dijo Burke. “Pero encontramos evidencia limitada de que este sea el caso.”

El equipo de Burke encontró que, históricamente, los países ricos no parecen responder de forma diferente a los países pobres a los cambios de temperatura. “Los datos definitivamente no proporcionan una fuerte evidencia de que los países ricos son inmunes a los efectos de las altas temperaturas”, dijo Hsiang. “En muchos países ricos simplemente sucede que tiene temperaturas medias más frías para empezar, lo que significa que el calentamiento global futuro será menos dañino que en los países más pobres, más calientes.”

El equipo de investigadores dice que la mitigación, y la forma de pagar por ello; deben estar a la vanguardia de los debates en París. “Nuestra investigación es importante para la COP21, ya que sugiere que estos daños económicos podrían ser mucho mayores que lo que indican las estimaciones actuales”, dijo Burke. “Lo que esto significa para la política es que debemos estar dispuestos a gastar mucho más en la mitigación. Los beneficios de las medidas de mitigación son mucho mayores de lo que pensábamos, porque los costos de la inacción también son mucho mayores de lo que pensábamos”.

Fuentes:

https://earth.stanford.edu/news/high-cost-climate-change

http://web.stanford.edu/~mburke/climate/BurkeHsiangMiguel2015.pdf

Científicos identifican “Puntos de Inflexión” por el cambio climático

hielo

Un equipo de científicos de la Universidad de Southampton, dirigido por el profesor Sybren Drijfhout; han identificado potenciales “puntos de inflexión” en el cambio climático provocado por el calentamiento global.

En el estudio, publicado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS), los científicos analizan simulaciones de modelos climáticos sobre la base del Quinto Informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Encontraron evidencias de 41 casos de cambios abruptos en el hielo marino, la cubierta de nieve, en el océano, en el permafrost, y en la biosfera terrestre; que podrían causar abruptos cambios climáticos regionales. Varios de estos eventos se llevan a cabo con un nivel de calentamiento global inferior a dos grados, que a menudo se percibe como el “límite de seguridad” del calentamiento global. Sin embargo, aunque la mayoría de los modelos predicen una o más cambios regionales abruptos, cualquier suceso específico aparece típicamente en sólo unos pocos modelos.

El autor principal del estudio, el profesor Sybren Drijfhout, señaló: “Esto ilustra la alta incertidumbre en la predicción de los puntos de inflexión”, agregando que “…nuestros resultados muestran que los cambios bruscos son probables, pero que predecir cuándo y dónde se producirán continua siendo muy difícil. Además, nuestros resultados muestran que no existe un límite de seguridad y que muchos cambios abruptos ya se producen para los niveles de calentamiento global inferiores a los dos grados “, añade.

Las principales evidencias se refieren a cambios bruscos en el hielo marino y en los patrones de circulación oceánica, así como los cambios bruscos en la vegetación y la productividad marina. Además de los cambios bruscos en el hielo marino, varios modelos predicen también cambios extremos en elementos del sistema Tierra, como ser la selva amazónica, el permafrost de la tundra y la nieve en la meseta tibetana.

“Curiosamente, eventos abruptos podrían salir como una cascada de fenómenos diferentes”, añade Víctor Brovkin, coautor del Instituto Max Planck de Meteorología (MPI-M). “Por ejemplo, un colapso del permafrost en el Ártico es seguido por un rápido aumento de la superficie forestal allí. Esta especie de efecto dominó debería tener implicaciones no sólo para los sistemas naturales, sino también para la sociedad.”

“La mayoría de los cambios bruscos detectados son alejados de los principales centros de población del planeta, pero su ocurrencia podría tener implicaciones más amplias” dice Martin Claussen, director del MPI-M y uno de los co-autores. “Nuestro trabajo es sólo un punto de partida. Ahora tenemos que profundizar en los mecanismos de los puntos de inflexión y diseñar un enfoque para diagnosticar durante la próxima ronda de simulaciones de modelos climáticos para el IPCC.”

Drijfhout y su equipo llegaron a la conclusión de que si la temperatura media mundial sigue aumentando, “hay una potencial tendencia gradual de la desestabilización del clima con respecto a esos cambios”, según el estudio.

http://www.eurekalert.org/pub_releases/2015-10/uos-sic101515.php

http://www.pnas.org/content/110/49/19713.full.pdf?sid=33eda9c0-50c8-4451-bcb1-c978a37e8b66

Cambio climático: 2014 el peor año de la historia

arctic-139399_1280

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), publicó el estudio denominado “Estado del Clima 2014”, en el cual se señala al año 2014, como el año en el que se han batido todos los records de las principales variables del clima, como ser: mayores concentraciones de gases de efecto invernadero, clima más caluroso en el planeta, mayor temperatura de la historia en las primeras capas de los océanos, crecimiento del nivel del mar, regreso del fenómeno de El Niño, descongelamiento del Ártico en contraste con el crecimiento de la Antártida, y mayor registro de tormentas tropicales que la media.

En la elaboración del estudio han participado más de 413 científicos de casi 60 países, los cuales señalaron los hechos científicos que marcaron al año 2014, como el más crítico con respecto al cambio climático.

En el referido año, las concentraciones de la mayor parte de las decenas de variables climáticas esenciales monitoreados cada año continuaron aumentando; alcanzando valores históricos. Por caso, las concentraciones atmosféricas de CO2 aumentaron en 1,9 ppm; llegando a un valor medio global de 397,2 ppm en el año 2014

Acompañando este aumento de las concentraciones de los GEI, se verificaron altas temperaturas en la superficie de la Tierra, colocando al año 2014 de entre todos los registrados, como el año más cálido. Europa soportó su año más cálido en el registro por un amplio margen, con cerca de dos docenas de países rompiendo sus anteriores registros de temperatura nacionales. Además África reportó temperaturas superiores a la media en la mayor parte del continente a lo largo del año, Australia vio su tercer año más caluroso de la historia, México tuvo su año más cálido registrado, y Argentina y Uruguay cada uno tenían su segundo año más cálido registrado. El este de América del Norte fue la única región importante que experimentó temperaturas por debajo del promedio anual.

Pero fueron los océanos los que alcanzaron un nuevo record de temperatura, al ser el promedio global de temperatura superficial del mar, el más alto de la historia; particularmente notable en el Océano Pacífico Norte. En el invierno 2013/14, el agua inusualmente cálida en el noreste del Pacífico, se asoció con la elevación del nivel del mar en la región. A nivel global, el nivel medio del mar llegó a máximos históricos, manteniéndose constante el ritmo de crecimiento del nivel del mar en las dos últimas décadas en 3,2 ± 0,4 mm al año.

También se verificaron crecimiento en la última década, en los indicadores de salinidad superficial del mar, sugerente de un aumento del ciclo hidrológico sobre el océano como se esperaba con el calentamiento global.

Las precipitaciones fueron muy variables en todo el mundo. La precipitación sobre los océanos estuvo por encima del promedio, mientras que en toda la superficie terrestre, estuvieron por debajo del promedio. La sequía continuó en el sureste de Brasil y el oeste de Estados Unidos, en contraste con las desbastadoras inundaciones registradas en las praderas orientales de Canadá.

En altas latitudes y elevaciones, el aumento del calentamiento continuó siendo visible en la retracción del balance de masa glaciar, el aumento de las temperaturas del permafrost, y una capa de deshielo más profunda en el suelo estacionalmente congelado. En el Ártico, la temperatura de 2014 en las zonas terrestres, fue el cuarto más alto en el período de 115 años de registros y el deshielo ocurrió 20-30 días antes que la media entre 1998-2010.

La extensión mínima de hielo marino en el Ártico, se alcanzó el 17 de septiembre, el sexto más bajo desde que comenzaron las observaciones por satélite en 1979. En los últimos ocho años se han registrado las ocho extensiones de hielo marino más pequeñas en el Ártico.

En el caso de la Antártida, se verificaron comportamientos muy variables de la temperatura; mostrando fuertes cambios con condiciones más cálidas de lo normal y más frías de lo normal; pero produciéndose el efecto contrario que en el Ártico, al alcanzar por tercer año consecutivo el récord máximo de hielo marino.

 El agujero de ozono de la estratosfera de la Antártida en 2014, fue de 20,9 millones de km2 en promedio del 7 de septiembre al 13 de octubre, el sexto más pequeño en el registro, continuando con su descenso, aunque estadísticamente insignificante en la zona desde 1998.

Otro dato destacado en el estudio, es el referido a los ciclones tropicales; verificándose casos por encima de la media global; con 91 ciclones tropicales en el 2014, muy por encima del promedio de 1981-2010 de 82 tormentas.

Fuente:

http://www2.ametsoc.org/ams/index.cfm/publications/bulletin-of-the-american-meteorological-society-bams/state-of-the-climate/state-of-climate-in-2014/

La AIE propone medidas urgentes para limitar el calentamiento global

industrial-exhaust-gases-328410_1280

La Agencia Internacional de Energía (AIE), presentó su informe “Energía y Cambio Climático”, con el que pretende contribuir al debate de la próxima cumbre de la ONU sobre cambio climático COP21, que se celebrará en París en diciembre próximo.

Para la AIE, las inversiones en energías renovables y la eliminación de subsidios a los combustibles fósiles son dos medidas urgentes para limitar el calentamiento global.

La AIE considera que a no serán suficientes para frenar el calentamiento global, los compromisos o intenciones anunciados por los distintos países, en especial por Estados Unidos, Europa y China, más aun considerando que el sector energético es responsable por los dos tercios de las emisiones de gases contaminantes.

Las consecuencias de no actuar de manera decisiva para frenar el calentamiento global a partir del año 2030, la temperatura podría aumentar 2,6 °C para el 2100 y unos 3,5°C en el año 2200, según indica la Agencia en su informe.

En función de la situación descripta, la Agencia propone un plan basado en cuatro pilares, el primero de ellos referido a alcanzar un tope en las emisiones de CO2 en el año 2020, para posteriormente comenzar a bajar.

“Está claro que el sector energético debe jugar un papel fundamental para que los esfuerzos para reducir las emisiones tengan éxito. Mientras vemos un creciente consenso entre los países, nos ha llegado el momento de actuar, debemos asegurarnos de que las medidas adoptadas son adecuadas y que los compromisos asumidos se mantienen”, dijo el director ejecutivo de la AIE Maria van der Hoeven.

Un pico en las emisiones relacionadas con la energía mundial podría lograrse ya en 2020, utilizando tecnologías y políticas probadas, y sin cambiar las perspectivas económicas y de desarrollo de cualquier región. Las acciones propuestas por la Agencia en este sentido se basan en: mejorar la eficiencia energética en la industria, en los edificios y en el transporte; reducir el uso de las centrales eléctricas de carbón menos eficientes y la prohibición de nuevas construcciones, aumentar la inversión en tecnologías de energía renovable en el sector de energía de 270 mil millones de dólares actuales a 400 mil millones en 2030; eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y reducir las emisiones de metano en la producción de petróleo y gas.

El segundo pilar propone acordar en la COP de París una revisión cada cinco años de los compromisos adquiridos contra el calentamiento global, considerando que la rapidez actual de los avances tecnológicos, permitirían mejorar los compromisos, según expreso la directora ejecutiva de AIE, María van der Hoeven.

Como tercer pilar, se plantea traducir el objetivo de limitar a 2ºC la temperatura sobre los niveles preindustriales, a un porcentaje de reducción de las emisiones al que haya que aspirar a nivel mundial; que serviría como guía para las inversiones tanto del sector público como del privado, apuntó la directora.

El último pilar propuesto se refiere a la necesidad de establecer un “mecanismo de contabilidad” que permita supervisar el progreso de los países en el cumplimiento de sus compromisos energéticos, para lo cual la AIE incluye en su informe una serie de parámetros en ese sentido.

Un aspecto que destaca el informe, es que por primera vez se ha logrado desligar el crecimiento económico del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero; si consideramos que la economía global creció en torno a un 3 % en 2014 y, sin embargo, las emisiones de dióxido de carbono procedentes del sector energético se mantuvieron planas “por primera vez en 40 años fuera de una crisis económica”, apunta el informe.

La intensidad energética de la economía global, cuyo crecimiento ha estado ligado históricamente a un incremento de la contaminación atmosférica, se redujo además un 2,3 % el año pasado, más del doble que el ritmo medio de descenso registrado en la última década, en parte gracias a la mayor eficiencia energética de China.

Fuente:

http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/WEO2015SpecialReportonEnergyandClimateChange.pdf

http://www.iea.org/newsroomandevents/speeches/150616_WEO_Climate_SLIDES.pdf

COP 21: factores de comparación de las Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC)

infografía-INDC-Los-aportes-21-mayo

Faltan pocos meses para que los 195 Estados miembros de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) se den cita en París para la COP21. El evento se llevará a cabo del 30 de noviembre al 11 de diciembre en Francia y permitirá que los países lleguen a un acuerdo mundial para aminorar los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y evitar así que la temperatura del planeta sobrepase los dos grados centígrados.

Para lograr un acuerdo es necesario que cada gobierno presente su Contribución Nacional Determinada (INDC, por sus siglas en inglés); de manera de conocer los esfuerzos mundiales para evitar que el calentamiento global continúe incrementándose.

Aunque la lucha contra el cambio climático es un esfuerzo global, cada país tiene una realidad diferente y por ello la presentación de sus contribuciones se adaptan a circunstancias únicas como el nivel socioeconómico, prioridades nacionales, así como los factores de adaptación y mitigación.

Al momento son 37 los países (los 28 países de la Unión Europea, Suiza, Noruega, México, Estados Unidos, Gabón, Rusia, Liechtenstein, y Andorra y Canadá) los que han anunciado oficialmente sus Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés) a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Se espera que las demás partes hagan sus anuncios en los próximos meses previos a la COP 21; como un esfuerzo importante de la comunidad internacional para evitar que la temperatura del planeta supere los 2° C; de manera de dar más claridad, transparencia y compresión de las contribuciones de cada país que comenzarán a regir en el año 2020.

El último país que presentó su Contribución Nacional Determinada (INDC) es Canadá, que lo hizo el 15 de mayo pasado, con la que espera reducir 30% de sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero al 2030, con respecto a los niveles alcanzado en el 2005.

Para alcanzar este objetivo de reducción, Canadá informa que aplicará rígidas políticas para promover las energías limpias, regulaciones en el sector de hidrocarburos y químicos, y el trabajo conjunto entre los diversos sectores de la economía. A la fecha y desde el año 2006, el gobierno canadiense ha invertido más de 10 mil millones de dólares en infraestructura verde, así como en tecnologías y energías limpias.

ConexiónCOP, portal de información en español para periodistas y líderes de opinión de América Latina interesados en temas relacionados al cambio climático; presenta un análisis de tres factores que consideran importantes al momento de comparar los esfuerzos de los países para frenar el cambio climático, como son: el año de partida, la presencia de bosques y el mercado de carbono.

Con respecto al año de partida, la especialista en cambio climático del Centro Internacional Tropical (CIAT), Beatriz Zavariz; explica que “es muy difícil que los países se pongan de acuerdo sobre qué año base van a emplear para construir sus INDC, dado que hay muchos aspectos que se toman en cuenta para hacerlo”.

“Los países desarrollados seleccionan un año fijo, los países en desarrollo como México, Corea y Chile seleccionan una proyección de “Business As Usual”; y China e India, países con un importante potencial económico pero a la vez poblaciones muy grandes, seleccionan condicionar el CO₂ a su PBI o reducciones de CO₂ per cápita, argumentando que su población en comparación a la de otros países pequeños como Noruega, emite muy poco y a que tienen derecho a seguirse desarrollando dada su gran población”, explica Beatriz Zavariz.

La presencia de bosques es el factor en que se apoya Rusia en su presentación de INDC para reducir sus GEI, sujeta a la máxima capacidad de absorción de sus bosques y en la reducción de emisiones provenientes de los sectores energéticos, industrial, agricultura, uso de la tierra y residuos.

Alessandro de Pinto, investigador principal del Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias, sostiene que cada país encuentra la manera menos costosa para lograr el objetivo de reducción. “En términos generales, cuando un país tiene una cantidad significativa de bosques, que se ve amenaza por la deforestación, la prevención de la misma es una manera bastante módica de reducir las emisiones en comparación con la misma base”, indica.

Por su parte, Beatriz Zavariz señala que la deforestación y la degradación forestal tienen impactos muy importantes y sostenibles a largo plazo, además que pueden convertirse en fuentes de absorción de carbono. “Considero que el único riesgo de una INDC con un enfoque forestal es que los resultados son evidentes a largo plazo, sin tener impacto a corto ni mediano plazo”, añade la especialista.

El tercer factor mercado de carbono; es el elegido por Suiza que fue el primer país que presentó formalmente su INDC, en la cual indicó que parte de la reducción de sus emisiones serán en casa (30%) y el resto en inversiones en proyectos exteriores de disminución de emisiones (20%). Esas inversiones a las que hace referencia forman parte de lo que se conoce como “Mercado de Carbono”; factor no incluido por la mayoría de los otros países en sus compromisos. Esto significa que Suiza compromete un 20% de sus reducciones a través de un mercado de carbono, comprando a otras naciones en vías de desarrollo el carbono que reducirá en su territorio. De esta forma Suiza seguirá trabajando de manera tradicional, sin detener su industria o su economía, pero al mismo tiempo reduciendo emisiones en otra zona.

Alessandro de Pinto sostiene que los mercados de carbono crean incentivos para que los emisores puedan reducir sus GEI en mayor cantidad. “El resultado general es que un objetivo de reducción de emisiones se logra a un costo menor y exitoso”, indica.

Beatriz Zavariz señala que los países establecerán contribuciones en reducción de carbono para lograr sus metas, se crearán convenios bilaterales o multilaterales, donde unos países compren a otros las reducciones en emisiones, o países desarrollados aporten recursos financieros para que países en desarrollo logren sus objetivos.

Fuente:

http://conexioncop.com/

¿Qué se espera de la COP 20 en Lima?

YOfYx7zhTvYBGYs6g83s_IMG_8643Cada vez hay más evidencia científica que de mantenerse la actual situación ambiental a nivel global, aún con la aplicación de las medidas de mitigación previstas; el calentamiento de la Tierra llegará a mediados de siglo a los 1,5° por encima de los niveles preindustriales; haciendo inevitables los impactos del cambio climático.

Otro escenario es alcanzar un calentamiento de hasta los 4 °C, en el cual estaremos en presencia de una nueva realidad climática, caracterizada por el calor y otros fenómenos extremos que hoy se consideran inusuales o sin precedentes.

En cualquiera de los escenarios planteados, ya estamos en presencia de una nueva realidad climática que tendrá sus efectos sobre el desarrollo de los países al impactar sobre las cosechas, la disponibilidad de recursos hídricos, el aumento del nivel del mar y el desarrollo de enfermedades.

Hoy se habla de alcanzar acuerdos que nos permitan estabilizar el calentamiento en unos 2 °C, pero aun así; este nivel de calentamiento afectará las posibilidades de desarrollo humano, la erradicación de la pobreza y la reducción de la desigualdad.
Pero también se señala que muchos de los peores impactos climáticos podrían evitarse; a condición de acordar y actuar rápidamente,

En este escenario es de vital importancia los acuerdos que necesariamente se deberán alcanzar a nivel global, acuerdos que permitan reducir al mínimo las consecuencias inexorables del cambio climático, acuerdos equitativos y vinculantes; en caso contrario estaremos transitando un camino ya recorrido desde el Protocolo de Kioto, pero con un contexto mucho más crítico desde lo climático.

Todas las expectativas están puestas en lo que suceda en la COP 20 que se está desarrollando en Perú, en la cual se espera se alcancen las bases para un acuerdo climático universal en París 2015.

Lo que se logré en las negociaciones que se desarrollan en Perú, será fundamental ya que determinará el éxito o fracaso de lo que suceda en París; y como expresó el Presidente de la COP 20, Manuel Pulgar Vidal refiriéndose al compromiso y responsabilidad de los países participantes y las expectativas de la opinión pública: “construyamos con certidumbre acuerdos concretos, entre nosotros y la opinión pública, el mundo no espera, el mundo espera que no fallemos’’.

Dejá tú comentario

“Es necesario actuar rápido y firme” contra el cambio climático. Síntesis Quinto Informe IPCC.

Source: www.ipcc.ch

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló hoy que es necesario actuar rápido y firme contra el cambio climático.

Lo expresó durante la presentación de la síntesis del Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de expertos en Cambio Climático de la ONU (IPCC), presentado hoy en  Copenhague.

En el informe se resalta que el cambio climático es inequívoco, constata una mayor certidumbre sobre la influencia humana y avisa de que sólo con recortes de emisiones estrictos se pueden evitar daños irreversibles y limitar su impacto a un “nivel razonable”.

Ban Ki-moon resaltó que existe la tecnología y los medios necesarios y defendió que la acción contra el cambio climático y el crecimiento económico pueden reforzarse mutuamente, ya que son “dos caras de la misma moneda”, además de que la inacción resultaría “más cara”.

El Quinto Informe de Evaluación (AR5, por sus siglas en inglés) será referencia central para las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) para alcanzar un acuerdo mundial en París el próximo año, que sustituya a partir de 2020 al protocolo de Kioto.

Los principales puntos del  informe  AR5:

  • El calentamiento global es  “inequívoco”, y la influencia humana en él es totalmente “clara”.
  • En el período de 1983 a 2012 fue probablemente el período más cálido de los últimos 30 años, entre los últimos 1400 años en el hemisferio norte.
  • Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso; “no tienen precedentes en al menos los últimos 800.000 años.”
  • Abordar el cambio climático requerirá “reducciones sustanciales y sostenidas” en las emisiones de gases de efecto invernadero, de manera de limitar los riesgos.
  • Sin mitigación adicional, el calentamiento plantea un alto riesgo de impactos graves, generalizados, e irreversibles a nivel mundial para el año 2100.
  • La demora en la acción obligará a “aumentar sustancialmente los retos” para limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados, con respecto a los niveles preindustriales.
  • La temperatura superficial  se proyecta que aumente en el siglo 21 en todos los escenarios de emisiones.
  • Las olas de calor son propensas a ocurrir con más frecuencia y mayor duración.
  • Los episodios de precipitaciones extremas se harán más intensos y frecuentes.
  • Si las temperaturas se elevan por encima de los 4 grados, los riesgos incluyen “la extinción sustancial de especies”, y la inseguridad alimentaria mundial y regional.
  • Los Impactos proyectados frenarán el crecimiento económico, la reducción de la pobreza se hará más difícil y se erosionará aún más la seguridad alimentaria.
  • Se espera que el cambio climático llevará a un aumento de problemas de salud en muchas regiones, especialmente en los países en desarrollo de bajos ingresos.
  • Las emisiones se pueden “reducir sustancialmente” a través de los cambios en los patrones de consumo y la adopción de medidas de ahorro de energía.

See on Scoop.itambiente

Dejá tú comentario