¿Sólo VW engañó con sus emisiones contaminantes?

car-718781_1920

Fuentes de la industria automotriz señalan que en una o dos semanas más se conocerán nuevos casos sobre modelos de otros fabricantes no pertenecientes al Grupo VW; que han utilizado técnicas fraudulentas, al igual que la automotriz alemana; para ocultar en nivel real de emisiones en sus modelos con motorización diésel.

La Oficina Federal de Vehículos Motorizados (KBA) en Alemania, adelantó días atrás; que en el avance de sus investigaciones con 50 modelos de 23 fabricantes diferentes, se habían detectado nuevas irregularidades con respecto a las emisiones de NOx; por lo que se trataría ya de un problema sistémico de la industria automotriz.

Según medios periodísticos, como The Daily Kanban; será el International Council on Clean Transportation (ICCT) o la propia autoridad alemana; la que anunciará a finales de noviembre o principios de diciembre la implicación de alrededor de 10-15 modelos en un nuevo escándalo con relación a las emisiones de NOx.

En algunos casos se han empleado medios sofisticados mediante la utilización de una gran cantidad de sensores; en otros casos, algunos vehículos tienen la ubicación en sus GPS, de los laboratorios de pruebas aprobados por el gobierno; de manera de burlar las pruebas. Mediante esta técnica, el vehículo “avisaría” de la localización del laboratorio, de manera que pueda hacer un uso selectivo de un software que oculta altos niveles de emisiones.

Algunos informes ponen bajo sospecha a la automotriz Opel, que según denuncia el grupo ecologista alemán Deutschen Umwelthilfe (DUH), ligado a Transport & Environment; bajo ciertas condiciones de conducción, descubiertas mediante un estudio experimental realizado conjuntamente con el laboratorio del departamento de Ciencias Aplicadas de la Universidad de Berna, en Suiza; un modelo de Opel tiene unas emisiones de NOx 17 veces por encima de la legalidad.

Al contrario que en el caso de Volkswagen, en el que la presencia de un software burlaba los controles; las pruebas con el modelo 1.6 CDTI de Opel, no resultaron claras, arrojando resultados sospechosos según la investigación.

Desde General Motors han negado que hayan falseado las emisiones o utilicen cualquier sistema para ocultarlas, y cargan contra el informe del grupo ecologista alemán, tildándolo de poco coherente y definitorio. Deutschen Umwelthilfe (DUH) ha enviado sus resultados a las autoridades alemanas para que decidan.

Tendremos que esperar unos días más para conocer los informes oficiales, que de confirmar los adelantos periodísticos; estaríamos ante una práctica sistemática de la industria automotriz; de alcance desconocido al momento.

Como Volkswagen, China también ha engañado con sus emisiones

china

A pocas semanas de iniciarse la COP 21 de París, con todas las expectativas puestas en poder alcanzar un acuerdo por el clima, que permita limitar el calentamiento global a menos de los 2°C; se destapa otro escándalo que puede poner en peligro esa posibilidad de acuerdo definitivo.

Cuando aún se desconoce el alcance del escándalo de VW denunciado por la EPA en Estados Unidos; ahora es China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero (GEI); la que ha engañado a todo el mundo con los datos que daba a conocer, tanto de la quema de carbón como de las emisiones de CO2.Yoriamente.

Por ejemplo, en 2012 se quemaron 600 millones de toneladas más de carbón, que representa un 17% más con respecto a los datos publicados hasta ahora. La misma situación se presenta para las emisiones, ya que en ese mismo ejercicio se emitió de más tanto CO2 como toda Alemania en un año. En total, 13.000 millones de toneladas de CO2 que no ha contabilizado el gobierno chino.

Los nuevos datos, que aparecieron recientemente en un anuario de estadísticas sobre energía publicado sin mayores estridencias por la agencia de estadística de China, muestran que el consumo de carbón se ha subestimado desde el año 2000, y en particular en los últimos años. Las revisiones se basaron en un censo de la economía en 2013, que expone las lagunas en la recogida de datos, sobre todo de las pequeñas empresas y fábricas, se señala desde el The New York Times.

“Esto va a tener un gran impacto, debido a que China ha estado quemando mucho más carbón de lo que creíamos”, dijo Yang Fuqiang; un ex funcionario de energía en China, que ahora asesora al Consejo de Defensa de Recursos Naturales. “Resulta que era un emisor aún más grande de lo que imaginábamos. Esto ayuda a explicar por qué la calidad del aire de China es tan pobre, y eso hará que sea más fácil conseguir que los líderes nacionales lo tomen en serio”.

Funcionarios del gobierno chino han aceptado la necesidad de “corregir las distorsiones de empeoramiento en los datos históricos, pero no han comentado públicamente sobre los cambios”, de acuerdo con Lin Boqiang, director de China Center for Energy Economics Research, de la Universidad de Xiamen en el este de China. Agregando que “las nuevas cifras hacen que sea más complicado para establecer y evaluar los objetivos de energía limpia del país”.

“Ha creado mucha confusión”, dijo. “Nuestros datos básicos tendrán que ajustarse, y los organismos internacionales también tendrán que ajustar sus bases de datos. Esto es problemático porque muchas previsiones y compromisos se basan en los datos históricos”.

La situación es muy grave, que hace peligrar un posible y necesario acuerdo sobre el clima en la próxima COP21; al ponerse en duda la credibilidad de los compromisos publicados por los países más contaminantes.

Fuente:

http://www.nytimes.com/2015/11/04/world/asia/china-burns-much-more-coal-than-reported-complicating-climate-talks.html?_r=2

http://www.nytimes.com/video/world/asia/100000003425188/for-chinese-coexisting-with-coal.html

Empeora el caso Volkswagen: también se falsean mediciones de CO2

car-932734_1920

La automotriz alemana Volkswagen informó que se ha detectado, en el marco de las investigaciones internas que se están llevando a cabo a raíz del escándalo de las emisiones de NOx; que 800.000 vehículos del Grupo van a verse afectados por otro engaño: el de las mediciones de CO₂, y por tanto del consumo de carburante. Desde la empresa no se dan mayores precisiones aún, pero ya reconocen pérdidas por 2.000 millones de euros, que se añaden a las pérdidas originadas por el caso de las emisiones de los motores diésel en Estados Unidos.

La Declaración del Consejo de Administración sobre las irregularidades en los niveles de CO2 señala que “está profundamente preocupado por el descubrimiento de irregularidades encontradas al determinar los niveles de CO2 para la homologación de los vehículos del Grupo Volkswagen…”

Matthias Müller, CEO de Volkswagen Aktiengesellschaft; dijo que “Desde el principio he presionado para la aclaración implacable e integral de los eventos. No nos detendremos ante nada y nadie. Este es un proceso doloroso, pero es nuestra única alternativa. Para nosotros, lo único que cuenta es la verdad. Esa es la base para la realineación fundamental que Volkswagen necesita “, y añadió “El Consejo de Dirección de Volkswagen AG lamenta profundamente esta situación y desea subrayar su determinación de seguir de forma sistemática a lo largo de la actual senda de clarificación y transparencia.”

“En cooperación con las autoridades responsables, Volkswagen va a hacer todo lo posible para aclarar el curso posterior de acción, tan pronto como sea posible y asegurar la clasificación correcta de CO2 de los vehículos afectados”.

“La seguridad de los vehículos en ningún modo está comprometida. Una evaluación fiable de la escala de estas irregularidades todavía no es posible. Una estimación inicial pone los riesgos económicos en aproximadamente dos millones de euros”.

Este nuevo engaño reconocido por la propia VW, se suma a la notificación del día lunes pasado de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos; que revelaba una nueva violación de la Ley de Aire Limpio por parte del Grupo VW; al desarrollar e instalar un dispositivo de desactivación en ciertos vehículos diésel ligeros de VW, Audi y Porsche;  equipados con motores de 3.0 litros para modelos de los años 2014 hasta el año 2016; que aumenta las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) hasta nueve veces los estándares de EPA. Los vehículos incluidos son las versiones diesel de: 2014 VW Touareg, el 2015 Porsche Cayenne y el 2016 Audi A6 Quattro, A7 Quattro, A8, A8L, y Q5. Son ya 10.000 unidades identificadas por EPA, equipadas con el dispositivo de desactivación.

Según explica la agencia norteamericana sobre este motor, a igual de lo que ocurre con el TDI 2.0 de los años 2009 a 2015, contiene un código que identifica los ciclos de medición de las emisiones y altera sus niveles de NOx para dar mejores resultados frente a los datos reales. La EPA cifra en nueve veces la diferencia entre los datos obtenidos en modo engañoso y las emisiones reales.

Cynthia Giles, adjunta de la Oficina para el Cumplimiento de la Normativa de la EPA, expresó en forma contundente que “Volkswagen una vez más ha fallado en su obligación de cumplir con la ley que protege el aire limpio para todos los americanos (…) Todas las empresas deberían regirse por las mismas reglas”.

La reacción de Volkswagen sobre este caso, fue conocida a través de un breve comunicado de urgencia, en el que no reconoce las acusaciones formuladas por la EPA, pero ofreciéndose a la agencia estadounidense para colaborar en todo cuanto sea necesario: “Volkswagen AG desea enfatizar que no se ha instalado ningún software en las unidades diésel de 3 litros para alterar las características de emisiones en un modo que esté prohibido”

¿Cuál será el real alcance de este caso? Según pasan los días aparecen nuevas sorpresas, por lo que sería pronto descartar más; pero sería también importante despejar lo antes posible todas las dudas, que desde un comienzo caracterizan a este caso y que ponen en sospecha a toda la industria automotriz.

Fuente:

http://www.volkswagenag.com/content/vwcorp/info_center/en/news/2015/11/internen_untersuchungen.html

http://yosemite.epa.gov/opa/admpress.nsf/bd4379a92ceceeac8525735900400c27/4a45a5661216e66c85257ef10061867b!OpenDocument

¿Cómo y por qué engañó Volkswagen con las emisiones gaseosas?

El escándalo de VW con el tema de la manipulación de las emisiones gaseosas en sus vehículos con motor diésel, se ha convertido en una crisis de la cual aún no se conoce su magnitud verdadera, ya que no se limitaría solamente a los Estado Unidos; país en que se descubrió la manipulación, sino que ahora también las autoridades francesas y alemanas han solicitado a la Comisión Europea se investigue a la empresa en todo el mundo.

El tema toma estado público el pasado 18 de septiembre, cuando la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), denunciaba a la empresa señalando que había manipulado un programa informático que se instaló en unos 500.000 modelos diésel de la marca Volkswagen y Audi, que fueron vendidos entre los años 2008 y 2015, de manera de sortear con éxito los controles sobre emisiones gaseosas.

Los modelos denunciados por EPA son las versiones de cuatro cilindros del Jetta, Beetle, Audi 3, Golf y Passat. Según un comunicado dado a conocer por la Agencia, estos modelos emiten hasta 40 veces más contaminantes que lo permitido. “Es una violación muy seria, es ilegal y una amenaza para la salud”, señaló el regulador. Volkswagen ya había sido advertida de la situación por EPA, que en una carta del 8 de julio le avisaba de que si no modificaba el sistema no le permitirían vender los nuevos modelos diésel en Estados Unidos.

La primera reacción de la multinacional alemana, vino del ahora reemplazado presidente de la junta ejecutiva de VW, Martin Winterkorn; quien pidió disculpas públicas por el hecho e indicando que la empresa ha iniciado una intensa investigación para descubrir el origen del engaño. “Personalmente, lamento profundamente haber decepcionado a nuestros clientes y al público”, señaló. “Los sucesos tienen para la junta ejecutiva de VW y para mí, personalmente, una prioridad absoluta”, añadió.

Ahora la empresa Volkswagen reconoce públicamente que hay más de 11 millones de vehículos afectados por el fraude de la medición de emisiones. El motor concreto que sufre este problema es el Type EA 189. La compañía ya ha reservado 7.200 millones de dólares para mitigar los gastos derivados del escándalo. Además, según la revista alemana Der Tagesspiegel, el CEO de la compañía, CEO Martin Winterkorn, acaba de ser reemplazado por Matthias Mueller.

¿Cuál es la manipulación que realizaba VW para engañar a la EPA? Según el propio informe de la EPA, el software instalado en el módulo de control electrónico (ECM) de los vehículos afectados detecta cuando el coche está en fase de pruebas oficiales de emisiones, llamando a este programa “dispositivo de desactivación”, por el cual: “El conmutador detecta si el vehículo está siendo probado o no sobre la base de varias entradas incluyendo la posición del volante, velocidad del vehículo, la duración de la operación del motor, y la presión barométrica.  Estas entradas rastrean con precisión los parámetros del procedimiento aplicado por la autoridad federal EPA, para las pruebas de emisión con fines de certificación. Durante esas pruebas de emisión, el módulo ECM de los vehículos corrió un software que produce resultados de emisiones que cumplen los parámetros establecidos, bajo una calibración del módulo ECM que VW conoce como el “banco de pruebas de calibración”. En cualquier otro momento durante el funcionamiento normal del vehículo, el “interruptor” se activa y el software ECM vehículo pasa a una “calibración de ruta”, que reduce la efectividad del sistema de control de emisiones. Como resultado de ello, las emisiones de NOx, aumentaron en un factor de 10 a 40 veces por encima de los niveles compatibles con la EPA, dependiendo del ciclo de la unidad”.

¿Cuál es la gravedad para la salud de las personas? Específicamente, los óxidos de nitrógeno o NOx, contribuyen a una amplia gama de problemas de salud para ciertas personas, por lo que están tan fuertemente regulados, en este caso por la EPA, que señala que la contaminación de NOx contribuye al dióxido de nitrógeno, ozono troposférico y las partículas finas. La exposición a estos contaminantes se ha relacionado con una serie de efectos graves para la salud, incluyendo un aumento de los ataques de asma y otras enfermedades respiratorias que pueden ser lo suficientemente graves como para enviar personas al hospital. La exposición al ozono y partículas también se han asociado con la muerte prematura debido a los efectos-respiratorias relacionadas o relacionadas cardiovasculares. Los niños, los ancianos y las personas con enfermedades respiratorias preexistentes están particularmente en riesgo de efectos sobre la salud de estos contaminantes.

Ahora vale la pregunta de ¿Por qué VW hizo esto?, ¿con qué necesidad?, al momento no está claro. En Estados Unidos, los coches diésel tienden a ser más caro que la gasolina sólo por el hardware adicional que se necesita para hacerlos circular más limpiamente. VW pudo haber hecho esto para mantener reducidos los costos de los vehículos involucrados, para beneficio propio y para los consumidores. También es posible que la restricción de las emisiones para cumplir con la legislación, afectaran la economía de energía y combustible, por los que son reconocidos los motores TDI de la marca.

¿Cuáles son las consecuencias de este proceder para VW?, ¿a qué sanciones se enfrenta?

Al momento son impredecibles las consecuencias para la empresa, si pensamos que sólo en Estados Unidos, esta manipulación le podría valer una multa de hasta 38.500 dólares por cada vehículo, lo que se traduciría en una sanción por encima de los 18.000 millones de dólares; pero la misma empresa reconoce que hay millones de vehículos afectados.

Pero lo peor es el daño a la imagen de la empresa, que ya ha tenido su repercusión en las acciones de Volkswagen, que según informa Bloomberg han caído un 38% en sólo dos días; que es equivalente a unos 25.000 millones de euros en valor de mercado.

Además, seguramente se verán afectadas las ventas. En unas recientes declaraciones, el jefe de Volkswagen en Estados Unidos, Michael Horn ha pedido disculpas por el escándalo y ha asegurado que la compañía “pagará lo que tenga que pagar” para restaurar la confianza y reparar el daño.

También la EPA está trabajando con el Departamento de Justicia sobre el caso, por lo que también podrían surgir cargos penales por esta situación también.

Fuente:

http://www3.epa.gov/otaq/cert/documents/vw-nov-caa-09-18-15.pdf

Volkswagen admite haber engañado con la emisión de gases

vw

Volkswagen admite haber engañado a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, según sus siglas en ingles) de los Estados Unidos; con respecto a la instalación de manera deliberada en varios modelos equipados con motor Diésel, de un programa informático diseñado para evitar los límites a las emisiones; agregando que están en permanente contacto con las autoridades estadounidenses para solucionar el problema.

El presidente de la junta ejecutiva de VW, Martin Winterkorn; pidió disculpas por el hecho e indicando que la empresa ha iniciado una intensa investigación para descubrir el origen del engaño. “Personalmente, lamento profundamente haber decepcionado a nuestros clientes y al público”, señaló. “Los sucesos tienen para la junta ejecutiva de VW y para mí, personalmente, una prioridad absoluta”, añadió.

El viernes pasado EPA denunció a la empresa indicando que había manipulado un programa informático que se instaló en unos 500.000 modelos diésel de la marca Volkswagen y Audi, que fueron vendidos entre los años 2008 y 2015, y que ahora deberán ser revisados.

Los modelos denunciados por EPA son las versiones de cuatro cilindros del Jetta, Beetle, Audi 3, Golf y Passat. Según un comunicado dado a conocer por la Agencia, estos modelos emiten hasta 40 veces más contaminantes que lo permitido. “Es una violación muy seria, es ilegal y una amenaza para la salud”, señaló el regulador. Volkswagen ya había sido advertida de la situación por EPA, que en una carta del 8 de julio le avisaba de que si no modificaba el sistema no le permitirían vender los nuevos modelos diésel en Estados Unidos.

La grave situación reconocida por el grupo alemán, lo expone a hacer frente a una multa máxima de 35.700 dólares por cada vehículo, lo que elevaría la multa que tendría que pagar VW a un total de 18.000 millones de dólares (unos 16.000 millones de euros). La más alta indemnización que ha pagado nunca una empresa alemana en Estados Unidos.

Se desconoce al momento si la EPA llevará el caso a los tribunales, sólo se ha expresado a través de su directora Cynthia Giles, quien indicó que le corresponde a la empresa llevar a cabo un proceso destinado a reparar el sistema de escape de los automóviles. Martin Winterkorn declaró que Volkswagen no toleraría ninguna violación a las leyes de cualquier tipo. “Estamos trabajando con las autoridades competentes en forma conjunta y de manera global con el fin de esclarecer los hechos de manera rápida y transparente”, dijo Winterkorn.

Pero lo que no explicó el principal ejecutivo de Volkswagen, cuáles fueron las razones en la empresa que impulsaron este engaño, dejando más interrogantes que certezas: ¿estaba en conocimiento del engaño a las autoridades estadounidenses?, ¿fue una iniciativa de los ingenieros de software, sin conocimiento de sus superiores?, ¿o estos ordenaron hacerlo?, ¿basta pedir perdón a los clientes de VW, que no son las principales víctimas de este caso?, y muchos otros interrogantes sobre caso.

Ferdinand Dudenhöffer, del Centro de Investigación del Automóvil de la Universidad de Duisburg-Essen, señaló: “Todo el proceso es peligroso y su dimensión no se puede predecir”. “Lo único cierto es que será muy caro”, añadió.

El vehículo inteligente de VW

EN_V-Charge_LQ

En una anterior nota en mi blog denominada: “Carga rápida automatizada para vehículos eléctricos”, indicaba que el Grupo Volkswagen está trabajando en un nuevo sistema de carga rápida y automatizada de las baterías para la nueva generación de vehículos eléctricos; denominado “e-smartConnect”.

Además de este proyecto, que le permitiría al modelo eléctrico de la automotriz alemana alcanzar una autonomía de más de 500 Km, según la empresa; Volkswagen trabaja conjuntamente con otros seis socios internacionales y con apoyo de la Unión Europea, en otro proyecto para desarrollar un vehículo inteligente, que permita la conducción autónoma en áreas designadas y además, la recarga automática en el caso de vehículos eléctricos.

El proyecto se denomina V-Charge, y en él participan además de VW, el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH), la Universidad Técnica de Braunschweig, Robert Bosch GmbH, la Universidad de Parma y la Universidad de Oxford. Este proyecto se basa en la visión de que la movilidad va a sufrir importantes cambios en los próximos años, motivados por la necesidad de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El objetivo final del proyecto, es demostrar e implantar en cuatro años; un sistema de vehículo inteligente en pleno funcionamiento en el campus de ETH Zurich y la Universidad Técnica de Braunschweig; capaz no solo de buscar de forma autónoma una plaza libre para estacionar, sino que además este equipado para la recarga de la batería de forma inductiva. Terminado el proceso de carga, el vehículo en forma automática, deja libre el espacio de carga y busca una plaza de estacionamiento convencional.

El sistema le permitirá a un conductor dejar su vehículo al ingreso del estacionamiento, estableciendo a partir de este momento el enlace con su vehículo a través de la aplicación asociada de su teléfono inteligente, entonces de forma completamente automática el vehículo utiliza el mapa digital relacionado y circula de forma autónoma por las distintas zonas y niveles del estacionamiento hasta encontrar un lugar disponible para estacionar. Para el caso de que el vehículo sea eléctrico, el sistema priorizará aquellos lugares que disponen de una instalación de carga automática por inducción.

Cuando el vehículo eléctrico se aproxima a la zona identificada como disponible, el sistema verifica a través de sensores locales si la plaza asignada está ocupada. Si está disponible, comienza con la maniobra de estacionamiento totalmente autónoma, posicionando el vehículo exactamente encima del punto de carga inductiva. Cuando se completa el proceso de carga, el coche se desplaza automáticamente hasta otra plaza de estacionamiento, dejando la estación de carga libre para otro vehículo eléctrico. (Ver video)

También el vehículo dispone de cámaras y sensores de ultrasonido integrados, para identificar a peatones, ciclistas y el demás vehículos, lo cual habilita al vehículo a circular por el denominado “tráfico mixto”.

Cuando el conductor regresa en búsqueda de su vehículo, lo “llama” a través de la app V-Charge para que regrese al punto de inicio definido, por lo que el conductor no necesita entrar en el estacionamiento.

El vehículo de prueba de V-Charge se basa en un Volkswagen e-Golf, que dispone de una red de dispositivos sensoriales, conformada por cuatro cámaras de gran angular, dos cámaras 3D, doce sensores de ultrasonidos, mapas digitales y la tecnología llamada ‘Car2X’ para la comunicación del vehículo con las distintas infraestructuras; que aseguran que los alrededores del vehículo son detectados y reconocidos de forma fiable.

Fuente, imagen y vídeo:

http://www.v-charge.eu/

Vídeo:

https://youtu.be/e3Y1H4iIaNE