Los desafíos de las autopartistas argentinas

production-2612056_960_720

El sector automotriz se caracteriza por una cadena de valor de fuerte integración a nivel global, que lleva a las terminales líderes a ejercer una fuerte gobernanza a través de su gran poder de compra que les permite exigir a sus proveedores cumplir determinados estándares de calidad, a adoptar ciertos sistemas de información y procesos de negocios y a realizar tareas de innovación de manera conjunta, de modo tal que sean capaces de ofrecer conjuntos y subconjuntos con mayor contenido tecnológico incorporado al menor costo posible.

En Argentina, esta cadena de valor se caracteriza por tres eslabones: un primer eslabón constituido por un grupo de empresas proveedoras de insumos difundidos, como ser: acero, aluminio, productos plásticos y petroquímicos, vidrio, caucho, etc. Un segundo eslabón integrado por un número considerable de firmas autopartistas cuya función es transformar los insumos difundidos para la elaboración de partes, piezas y sistemas. Por último, el tercer eslabón lo constituyen las empresas terminales, encargadas de las actividades de ensamblado y terminación de los vehículos automotores.

Entonces para optimizar la calidad de sus productos, procesos y obtener el reconocimiento internacional de sus productos; estas empresas proveedoras en la cadena de valor automotriz se verán obligadas de disponer de un único certificado reconocido por diferentes fabricantes líderes. Con este objetivo, la International Automotive Task Force (IATF) ha publicado la norma IATF 16949:2016 que reemplaza a ISO/TS 16949:2009, como la norma para la gestión de la calidad de la industria automotriz y cuyo objetivo es mejorar la eficacia del sistema y la calidad de los procesos de las empresas del sector, la cual se focaliza en el proceso de mejora continua que permita aumentar la satisfacción del cliente, identificar errores y riesgos en el proceso de producción y en la cadena de suministro, eliminar sus causas y examinar las medidas correctivas y preventivas adoptadas para su eficacia.

La International Automotive Task Force (IATF) es un grupo “ad hoc” conformado por los principales fabricantes de automóviles del mundo con el propósito de:

  • Desarrollar políticas y procedimientos para el esquema común de registro de terceros del IATF para asegurar la coherencia en todo el mundo.
  • Proporcionar la capacitación adecuada para respaldar los requisitos de la IATF 16949 y el esquema de registro de la IATF.
  • Establecer enlaces formales con los organismos apropiados para apoyar los objetivos del IATF.

Los miembros de IATF incluyen a los siguientes fabricantes de vehículos: BMW Group, FCA US LLC, Daimler AG, FCA Italy Spa, Ford Motor Company, General Motors Company, PSA Group, Renault, Volkswagen AG y las asociaciones de fabricantes de vehículos respectivos – AIAG (EE.UU.), ANFIA (Italia), FIEV (Francia), SMMT (Reino Unido) y VDA QMC (Alemania).

La nueva versión de la norma IATF 16949:2016, sigue la estructura de la ISO 9001:2015 e incluye, por lo tanto, todos los nuevos requisitos de la misma. Adicionalmente, como principales requisitos para el sector destacan:

  • la gestión de riesgos y la definición de planes de contingencia eficaces,
  • un mayor rigor en los requisitos para la gestión de la cadena de suministro,
  • la definición de un proceso para la gestión de garantías y el análisis de fallos de campo.

Esta nueva versión 2016 anula y sustituye a la ISO/TS 16949:2009 y la actualización será necesaria antes de septiembre de 2018. Además, después del 1 de octubre de 2017 las organizaciones sólo serán auditadas y certificadas según la nueva norma.

Algunas de las nuevas mejoras que incorpora esta versión 2016 para dar respuesta a los recientes problemas de la industria de la automoción son:

  • Requisitos para partes y los procesos relacionados con la seguridad
  • Mejora de los requisitos de trazabilidad de productos para apoyar los últimos cambios regulatorios.
  • Requisitos para productos con software integrado.
  • Proceso de gestión de la garantía que incluye abordar NTF (No Trouble Found) y directrices de la industria automotriz.
  • Aclaración de la gestión de proveedores de segundo nivel y requisitos de desarrollo.
  • Incorporación de los requisitos de responsabilidad corporativa

Los beneficios que proporciona su implementación y certificación, se pueden resumir en:

  • La aplicación de prácticas acordadas y reconocidas internacionalmente para la gestión de la calidad en el sector de la automoción.
  • Compartir un lenguaje común para tratar con clientes de negocios y proveedores de todo el mundo
  • Aumentar la eficiencia y de la eficacia de los procesos
  • Sistematizar la mejora continua de sus procesos.
  • Asegurar un modelo para la entrega de excelencia a los clientes y otras partes interesadas.

El acuerdo sectorial alcanzado entre el gobierno argentino, las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, trabajadores y empresas para mejorar la competitividad del sector automotriz en base al consenso, el diálogo y el compromiso de todos los actores, fija como objetivos aumentar la producción hasta llegar a fabricar un millón de vehículos en 2023 y exportar a más países; aumentando la participación de las Pymes autopartista nacionales en la fabricación de los autos.

Sin duda entonces, para integrarse a esta cadena de valor autopartista; las empresas van a necesitar de disponer de una certificación válida como es la IATF 16949:2016 de su sistema de gestión de la calidad, caso contrario tienen muy pocas posibilidades para integrarse y desde luego, ninguna posibilidad de servir a un fabricante de equipo original para la industria automotriz.

Anuncios

Incentivos a Pymes en el proyecto de ley de generación distribuida

sunset

En la Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados de Argentina se alcanzó el consenso para avanzar en la aprobación de un proyecto de ley unificado entre el oficialismo y la oposición, para autorizar la inyección de energía limpia a la red de distribución de energía eléctrica por parte de usuarios particulares.

El acuerdo se alcanza sobre la base de las propuestas que oportunamente presentaron los legisladores Juan Carlos Villalonga (Cambiemos), Luis Bardeggia (Frente Para la Victoria), Néstor Tomassi (Bloque Justicialista) , Gustavo Bevilacqua, del bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, y Jorge Taboada diputado de Chubut Somos Todos; acordándose realizar en el próximo mes de agosto una reunión plenaria en conjunto con la de “Presupuesto y Hacienda”, para acelerar el tratamiento legislativo de la denominada Ley de “Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública”.

Esta ley habilitará a los usuarios particulares a inyectar la energía eléctrica excedente que obtengan de la producción de equipos de energías renovables como paneles solares, biodigestores, turbinas hidroeléctricas o aerogeneradores de baja potencia; y para el caso de la construcción de nuevos edificios públicos, la nueva legislación establece que “se deberá contemplar la utilización de algún sistema de generación distribuida proveniente de fuentes renovables, conforme al aprovechamiento que pueda realizarse en la zona donde se ubique”.

La energía demandada, generada y/o inyectada a la red de distribución por el Usuario-Generador; se contabilizará por un equipo de medición bidireccional homologado y el esquema tarifario que se propone es el Net Billing.

Con respecto al fomento de la industria nacional, el proyecto de Ley prevé “beneficios diferenciales prioritarios para la adquisición de equipamiento de generación distribuida a partir de fuentes renovables de fabricación nacional, siempre y cuando los mismos cumplan con los requisitos de integración de valor agregado nacional que establezca la reglamentación”.

También se plantea la creación de un Régimen de Fomento para la Fabricación Nacional de Sistemas, equipos e Insumos para Generación Distribuida a partir de fuentes renovables, denominado “FANSIGED” que tendrá una vigencia de diez (10) años a partir de la promulgación de la ley y al cual podrán adherir las Micro, Pequeñas y Medianas empresas radicadas en el país.

Los instrumentos, incentivos y beneficios que contempla el Régimen de Fomento a la industria nacional están establecidos en el Artículo 34 del proyecto de ley y los mismos se refieren a:

  • Certificado de crédito fiscal sobre la inversión en investigación y desarrollo, diseño, bienes de capital, certificación para empresas fabricantes, el cual se podrá aplicar al pago de impuestos nacionales por la totalidad de los montos a abonar en concepto de Impuesto a las Ganancias, Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, Impuesto al Valor Agregado, Impuestos Internos.
  • Amortización acelerada del Impuesto a las Ganancias, por la adquisición de bienes de capital para la fabricación de equipos e insumos destinados a la generación distribuida de energía a partir de fuentes renovables, con excepción de automóviles.
  • Devolución anticipada del Impuesto al Valor Agregado por la adquisición de los bienes aludidos en el inciso anterior.
  • Acceso a financiamiento de la inversión con tasas preferenciales a través de las líneas de financiamiento FONAPYME Inversión Productiva, FONDEAR Energías Renovables, y las líneas de inversión productivas impulsadas por el Ministerio de Producción o al órgano que un futuro lo reemplace.
  • Acceso al Programa de Desarrollo de Proveedores, con el objetivo de fortalecer las capacidades del sector productivo, a través de la promoción de inversiones, la mejora en la gestión productiva de las empresas, el incremento de la capacidad de innovación, la modernización tecnológica, con el propósito de sustituir importaciones y promover la generación de empleo calificado.

En este mismo Artículo 34 se establece que será la Autoridad de Aplicación quien establecerá el porcentaje mínimo de composición de materias primas e insumos nacionales exigibles para los beneficiarios de este régimen, no pudiendo ser menores al 25% durante los primeros tres años de vigencia de la ley y de un 40% a posteriori.

Ver Proyecto de Ley

Casi el 60% de las pymes industriales argentinas opera con rentabilidad negativa o nula

X7L5hgFXQZazzPaK3goC_14084990857_88cabf3b6d_oUna delegación de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se reunió con el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli; en la cual se analizó las dificultades por las que atraviesan las pymes argentinas.

Un informe de la CAME, indica que en los primeros siete meses de este año, y según datos del Banco Central; los bancos incrementaron sus ganancias en un 117%, mientras que la rentabilidad de las PYMES se redujo.

En el período indicado, los bancos ganaron $29.074 millones, una cifra igual a la correspondiente a todo el año 2013, por lo que se indica desde la CAME: las ganancias de las entidades financieras crecieron sin interrupciones en 12 años, a pesar de ciclos económicos malos.

En cambio la realidad es totalmente opuesta para las pequeñas y medianas empresas, que son las invierten, producen, crean empleo, distribuyen el ingreso.

En septiembre, 4 de cada 10 PYMES tuvieron rentabilidad negativa o nula, y en el sector industrial la situación fue más delicada: según la encuesta cualitativa industrial mensual que realiza CAME, casi 6 de cada 10 industrias pequeñas o medianas reportó rentabilidad negativa o nula; además, se cumplieron en septiembre 14 meses de bajas interanuales consecutivas en sus niveles de producción, y en el comercio las ventas minoristas cumplieron 9 meses en caída.

En la reunión con el presidente del Banco Central, se solicitó a su presidente que se reoriente el crédito al sector productivo para recuperar la capacidad de inversión, de producción y de generación de empleo; como se indica en la nueva Carta Orgánica de la autoridad monetaria; que lo faculta a promover acciones tendientes a impulsar el crédito productivo a largo plazo para sostener la inversión, el crecimiento y el empleo.

Para modificar esa realidad y reorientar el crédito al sistema productivo, CAME solicitó al Banco Central trabajar en once puntos:

  1. Ampliar a 10% el porcentaje de los depósitos privados que las entidades deben destinar al sector productivo. De esa manera no sólo aumentarán los fondos disponibles para inversión, sino que se posibilitará que las pequeñas y medianas empresas puedan aumentar el volumen de cheques descontados de terceros. Eso reduciría enormemente el costo financiero, dado que muchas empresas hoy descuentan cheques en ‘el mercado informal’ a un costo enorme.
  2. Habilitar líneas de crédito para descontar facturas de empresas públicas, o concesionarias de servicios públicos, que vienen con retrasos importantes en los pagos, perjudicando la liquidez y rentabilidad de las empresas proveedoras.
  3. Establecer límites al porcentaje de la cartera de crédito que los bancos pueden destinar a consumo, induciéndolos a incrementar el financiamiento a la producción. Actualmente el 60% del financiamiento al sector privado son préstamos personales, prendarios, adelantos de cuenta corriente y financiamiento con tarjeta. Todas modalidades costosas para que una empresa pueda financiar su capital de trabajo y sus inversiones de corto, mediano, y largo plazo.
  4. Impulsar el crédito de largo plazo, a tasas que no superen el 20% anual, y con período de gracia para las empresas que requieren un tiempo hasta poner en funcionamiento la inversión realizada con esos fondos.
  5. Dinamizar los créditos al 19% para PYMES. Actualmente funcionan sólo algunos en algunos bancos para descontar cheques, pero no funcionan para financiar capital de trabajo.
  6. Aplicar un sistema de ‘castigos’ para las entidades que retaceen o demoren los créditos para la producción solicitados por las PYMES.
  7. Realizar un seguimiento y control de las carpetas de crédito presentadas por las empresas que son rechazadas por los bancos para evaluar su verdadera condición de ser o no sujeto de financiamiento productivo. Evaluar la posibilidad de que los bancos públicos puedan asistir técnicamente y con rapidez a esas empresas para cumplir con las exigencias burocráticas que se exigen.
  8. Desvincular los paquetes de tarjetas de créditos que obligan a tomar los bancos contra otorgamiento de crédito. Eso genera costos adicionales innecesarios e incompatibles con el espíritu de las líneas al financiamiento productivo que habilitó el gobierno.
  9. Aplicar límites a la tasa de descubierto que pueden aplicar los bancos a las PYMES.
  10. Establecer prioridad central para autorizar el acceso a divisas para importaciones a las PYMES que tengan bajos niveles de importaciones en su proceso productivo.
  11. Continuar trabajando en ampliar la presencia regional de las entidades bancarias: hay muchas pequeñas ciudades de la Argentina donde la presencia financiera es mínima y con amenazas ciertas de cierres.

Fuente: http://www.redcame.org.ar/contenidos/comunicado/Los-Bancos-y-las-PYMES.1134.html

¿Qué opinás sobre esta situación de las pymes industriales en Argentina?

Dejá tú comentario:

El 68% de las pymes considera obligatoria la innovación para la competitividad.

NH1nLsVSource: www.almacg.es

El 68% de las Pymes a nivel internacional considera a la innovación como obligatoria para la competitividad y un 28% la considera como importante.

La consultora de España, Alma Consulting Group presentó la novena edición de su Barómetro internacional de Financiación de la Innovación 2013. En la encuesta se analizaron más de 1.500 empresas innovadoras de un total de 10 países: 9 de Europa (Alemania, Bélgica, España, Francia, Hungría, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa) y Canadá; y es una muestra representativa de las Pymes industriales de los mencionados países.

Entre las principales conclusiones de la encuesta se destacan:

El 75% de los encuestados considera que es necesaria la ayuda externa para el asesoramiento y gestión de los programas de innovación, que innovar sin el apoyo fiscal sería significativamente más difícil, y aprovechar este apoyo externo permite: mejorar la competitividad, aumentar el número de I+D y atraer las actividades innovadoras.

El análisis se ha realizado desde una perspectiva multisectorial,  predominando  las  empresas del área de la construcción, ingeniería, industria manufacturera (metalurgia, industria química, alimentaria, etc.) y tecnologías de la información.

A nivel internacional, más de la mitad de las empresas encuestadas consideran que el factor más importante, que define la competitividad de una empresa, es su capacidad para innovar; seguido por la satisfacción del cliente, el resultado financiero y la relación calidad/precio.

Para aproximadamente la mitad de los encuestados, una de las características que definen a las empresas innovadoras es su continua inversión en I+D, seguido muy de cerca de la posibilidad de abrir nuevos mercados, la reorganización de procesos, la promoción de la creatividad en el trabajo, la introducción de nuevos producto y el uso de nuevas tecnologías para la producción.

Como ya se ha comprobado, la innovación es uno de los principales factores de competitividad de las empresas. Sin embargo, todavía para algunas, especialmente para las de menor tamaño, la innovación es sinónimo de complejidad y desconocimiento.

See on Scoop.itEMPRESAS

Si necesitas ayuda para innovar en tú pyme, contáctame

Cae un 7,8% en septiembre la producción de las pymes industriales.

Mi misión es actuar como un socio estratégico del cliente, trabajando como parte de su organización cada vez que sea necesario mejorar un proceso, para ser más competitivo y amigable con el ambiente.

Source: e35d29fk.neositios.com

Según la Encuesta Industrial mensual que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME); septiembre fue el peor mes de año para las pequeñas y medianas industrias de la Argentina. La encuesta se realiza mensualmente entre 200 industrias medianas y pequeñas del país.

En el citado mes, la producción cayó 7,8% en comparación al mes de septiembre 2013, y se acumula una caída del 5.2% en los 9 meses que van de año 2014.

Los sectores más afectados por la caída del nivel de actividad son: maquinarias y equipos, productos electrónicos y material de transporte.

Con los resultados del mes de septiembre, los empresarios han comenzado a plantearse la posibilidad por primera vez, de prescindir de personal de continuar la actual situación; en un contexto caracterizado por un profundo ajuste en la demanda, costos en alza, deterioro en las condiciones de pago; caída de la rentabilidad ante la imposibilidad de trasladar los mayores costos a los precios.

Los principales resultados de la encuesta de septiembre fueron los siguientes:

  • El 68,5% de las empresas registraron caídas en sus niveles de producción; en agosto ese porcentaje era del 46,5%.
  • Sólo el 17,5% operaron sin cambios en septiembre, en agosto el porcentaje era de 43,5%.
  • Una característica del mes de septiembre, es que las empresas que no tenían variación en sus niveles de producción, en este mes se sumaron a la tendencia recesiva.
  • En el porcentaje de las empresas que subieron sus niveles de producción,  se verifica una leve alza del 11% en agosto al 14% en septiembre.
  • Las expectativas tampoco son las mejores; ya que 72,5% de las industrias estima que la producción se mantendrá en los actuales bajos niveles; como conclusión se indica que 53,5% de las industrias pymes relevadas están con caídas de la producción y que la tendencia se mantendrá hasta fines de año.
  • Un 22% de las industrias mantiene expectativas alcistas y espera que la producción repunte.
  • Un 81,5% de las industrias consultadas no tienen planes de nuevas inversiones, sólo un 2% mantiene sus proyectos o está evaluando posibles inversiones; el resto que tenía proyectos los canceló. La incertidumbre en septiembre fue generalizada entre los industriales pequeños y medianos, y casi todos están a la espera de un panorama más cierto para tomar decisiones de inversión.
  • Con respecto al empleo, sólo el 5% de las industrias pymes incorporaron personal en septiembre, el 11,1% redujo su plantilla y el 81,5% de las firmas mantuvo sus planteles estables.
  • Como señal alentadora según el informe, se cita que el 94,3% de las empresas relevadas espera sostener el nivel de empleo hasta fin de año.
  • Para enfrentar la crisis actual, 2 de cada 10 empresarios afirma estar implementando algunos cambios en su firma; los cuales se orientan fundamentalmente a: recortes de horas extras, reducción de publicidad, búsqueda de nuevos proveedores, promociones entre clientes, mayores plazos de pagos, y mejoras en algunos procesos de producción de la empresa que no requieran nuevas inversiones.
  • El gran temor, sin embargo, es que si con esas medidas no alcanza, en los próximos meses el empresario se vea en la necesidad de prescindir de personal. Pero por ahora, son sólo escenarios posibles.
  • Los problemas de liquidez del mercado también se hicieron más evidentes en el último mes. El 28% de las industrias manifestaron que tuvieron mayores dificultades para cobrar, frente a lo cual debieron extender los plazos de pago o armarle planes de pago a medida a sus clientes con el objetivo de no perder la venta en un mercado que de por sí, está con la demanda muy débil.

Fuente: http://www.redcame.org.ar/contenidos/comunicado/La-produccion-de-las-PYMES-industriales-cayo-78-en-septiembre.1130.html

See on Scoop.itEMPRESAS

Dejá tú comentario