¿Hay conflicto entre crecimiento económico y acción climática?

paris

Varios grupos empresariales se han quejado de los costos de la mitigación del cambio climático y Andrzej Duda, el primer ministro polaco; recientemente también se expresó en el mismo sentido; al sostener que la reducción de emisiones comprometida por la Unión Europea, sería costosa y perjudicial para Polonia.

“En comparación con el resto de Europa, tenemos enormes reservas de carbón y, por lo que entiendo que la descarbonización no es de nuestro interés”, dijo Duda a principios de esta semana. También sugirió que Polonia podría abandonar los objetivos climáticos de la UE, si no fueran correspondidos en París. Recordemos que el año pasado, la UE se comprometió por unanimidad reducir sus emisiones de carbono en un 40% de los niveles de 1990 dentro de los próximos 15 años.

Estas posiciones han tenido una respuesta en el sentido contrario por parte del reconocido economista climático Nicholas Stern, quien ha condenado la contraposición entre el crecimiento económico con la acción climática, al considerarla una táctica de distracción falsa y que podría dañar las perspectivas de un acuerdo en las negociaciones sobre el clima de París en diciembre.

Hablando a una audiencia de embajadores en París, el profesor Stern, presidente del Instituto de Investigación Grantham sobre el cambio Climático y el Medio Ambiente, dijo que se trataba de una falsa dicotomía postular crecimiento o acción climática.

“Es no entender el desarrollo económico y las oportunidades que ahora tenemos de pasar a una economía baja en carbono”, dijo. “Pretender lo contrario es de distracción y de hecho crea una carrera de caballos artificial, que puede causar daños reales a las perspectivas de acuerdo en París a finales de año”.

Partidos verdes en Europa a menudo han argumentado que la descarbonización requiere el fin del modelo de crecimiento económico “a toda costa”. Pero Stern dijo que ahora había “mucho mayor comprensión de cómo el crecimiento económico y la responsabilidad climática pueden unirse y, de hecho, cómo su complementariedad puede ayudar a dar un impulso hacia adelante”.

“Hay un gran peligro de afianzar un alto contenido de carbono”, advirtió Stern.

La Agencia Internacional de la Energía ha advertido previamente que objetivo 2C del mundo para el calentamiento global, podría ser echado por tierra por la construcción actual de fábricas, plantas de energía e infraestructuras con emisiones elevadas, que echaría por tierra la reducción de carbono en las próximas décadas.

Fuente:

http://www.theguardian.com/environment/2015/aug/26/lord-stern-hits-out-at-claims-about-cost-of-climate-cuts

Anuncios

La necesidad de crear “puntos de inflexión políticos” para el cambio climático

hands-68918_1280

El economista Lord Nicholas Stern presentó en el dia de la fecha en Mit Press, un nuevo libro denominado “¿Por qué estamos esperando? La lógica, la urgencia y la promesa de la lucha contra el cambio climático”; en el cual sostiene que los líderes empresariales, las ciudades y los jóvenes deben poner más presión sobre los líderes mundiales para crear “puntos de inflexión políticos” para la acción sobre el cambio climático.

Recordemos que Stern fue quien publicó por encargo del gobierno del Reino Unido, su famoso “Informe Stern sobre la economía del cambio climático” (Stern Review on the Economics of Climate Change), en el que afirmaba hace 10 años atrás que “se necesita una inversión equivalente al 1% del PIB mundial para mitigar los efectos del cambio climático y que de no hacerse dicha inversión el mundo se expondría a una recesión que podría alcanzar el 20% del PIB global.

En este nuevo libro, Stern sostiene que los riesgos y los costos del cambio climático son peores de lo estimado en aquel emblemático Informe, por lo que tenemos una sola elección: podemos confiar en las tecnologías, los métodos y las instituciones anteriores o, podemos aceptar el cambio, la innovación y la colaboración internacional.

Si la elección es la primera, nos traería un poco de crecimiento a corto plazo, pero llevaría finalmente al caos, el conflicto y la destrucción. Con la segunda elección se podría lograr una vida mejor para todos, un crecimiento sostenible en el largo plazo y ayudar a ganar la batalla contra la pobreza en todo el mundo.

Destaca tres factores cruciales que definirán los retos de las próximas dos o tres décadas:

  • profundo cambio estructural en la economía global, con un fuerte crecimiento en el mundo en desarrollo y la rápida urbanización;
  • el progreso técnico más rápido que el mundo haya visto,
  • un período crítico para la acción climática, porque las concentraciones de gases de efecto invernadero ya están en niveles muy peligrosos.

Lord Stern sugiere que la respuesta a estos factores determinará la economía mundial, el medio ambiente y el clima para el resto del siglo y más allá también. Examina cuidadosamente los argumentos económicos y éticos para la acción fuerte y urgente para abordar el cambio climático.

Sostiene que muchos análisis económicos han subestimado gravemente los riesgos y costos de la inacción, y que una transición a una economía baja en carbono puede ser “extremadamente atractivo, lleno de innovación, descubrimiento, inversión y crecimiento”. Él lo describe como “la historia del crecimiento del futuro”.

Pero también argumenta que aún se sigue mostrando una ausencia de voluntad política en gran escala y con la urgencia que la acción requiere; afirmando “Los que están en el liderazgo político tienen una responsabilidad especial para el futuro de su país y por lo tanto la responsabilidad de adoptar una visión de largo plazo. Por desgracia, la confianza en los políticos es baja en muchos países, y muchos políticos que entienden los problemas, han sido desviados por las crisis económicas o intimidados por la confrontación con los intereses creados. Fuerte acción sobre el cambio climático es a menudo visto cómo una elección a corto plazo muy dificultosa. Pero no hay tema más importante, y es su deber de conducir”.

El libro de Lord Stern concluye que “estamos en un punto notable de la historia. Tenemos la oportunidad de combinar los profundos cambios estructurales en la economía mundial y un cambio tecnológico extraordinario por un lado, con una rápida transición hacia una economía baja en carbono en el otro. Podemos encontrar al mismo tiempo una forma mucho más atractiva para crecer y desarrollarse, superar la pobreza y reducir radicalmente los graves riesgos del cambio climático. Debemos decidir y actuar o la oportunidad se perderá. El momento es ahora”, y termina con la pregunta: ¿Por qué estamos esperando?

Fuente:

http://www.lse.ac.uk/GranthamInstitute/news/nicholas-stern-calls-for-businesses-cities-and-young-people-to-create-political-tipping-points-for-climate-change-action/

Las Contribuciones para los 2°C aún son insuficientes

contribuciones

En la última Conferencia de Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) realizada en Lima, Perú; los países acordaron dar a conocer sus Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC, por sus siglas en inglés) durante el primer trimestre de 2015; pero al 30 de abril de 2015, sólo 35 países; incluidos los 28 Estados miembros de la Unión Europea, han presentado sus Contribuciones.

El economista británico Nicholas Stern junto a otros destacados economistas, evaluaron los planes de acción climática presentados hasta el momento y los compromisos hechos públicos por distintos gobiernos, pero aún no presentados formalmente.

Las conclusiones del informe de estos economistas, han sido publicadas en un artículo del Instituto Grantham de Investigación sobre Cambio Climático y Medio Ambiente y el Centro ESRC de Economías y Políticas sobre Cambio Climático de la Escuela de Londres de Economía y Ciencias Políticas.

El análisis preliminar en base a los recientes anuncios por parte de la Unión Europea, Estados Unidos y China; y las evaluaciones de lo implementado actualmente y las políticas previstas en todo el resto del mundo, sugiere que las Contribuciones Nacionales Determinadas (INDC), enviados a la Secretaría de la CMNUCC en 2015; no son suficientes para alcanzar el objetivo acordado internacionalmente de evitar que el calentamiento global supere los 2°C este siglo.

Por lo que se señala la necesidad de que los países busquen formas para aumentar sus compromisos nacionales de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, tanto antes como después de la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas a realizarse en París en diciembre próximo.

En la opinión de Nicholas Stern, “Las ambiciones y planes que se acuerden en la cumbre de París en diciembre de 2015 deben ser consideradas como un primer paso crítico. También es importante que las promesas que hagan los países sean creíbles. Sin embargo, la amplitud de la brecha entre las intenciones actuales y el objetivo internacional de limitar el calentamiento global a no más de 2°C, muestra claramente que el acuerdo internacional de París deberá incluir mecanismos dinámicos para evaluar el progreso y la ampliación de las ambiciones. De ahí que la cumbre de París no debe considerarse sólo como una oportunidad única para fijar objetivos”.

Los autores sugieren que los países deben centrarse en cuatro aspectos claves para aumentar las ambiciones de reducción de emisiones, tanto antes como después de la cumbre de París:

El primer aspecto está el referido a la necesidad de desarrollar un trabajo intenso en los próximos meses por parte de todos los países, para incluir en sus promesas maneras o formas creíbles de lograr la mayor reducción de emisiones o, realizar esfuerzos adicionales asociativos, a través de iniciativas específicas de descarbonización entre países dispuestos.

Un segundo aspecto, es la intensificación de los esfuerzos para aumentar la inversión y la innovación, en particular en relación con el desarrollo de las ciudades, los sistemas de energía y uso de la tierra, que podrían ayudar a cerrar la brecha entre las intenciones y el objetivo, antes y después del 2030.

El tercer aspecto, es la creación de un mecanismo, a incluir en el acuerdo que surja de la Cumbre de París en diciembre de 2015, para que los países revisen sus esfuerzos y encuentren maneras de aumento gradualmente sus objetivos de reducción de emisiones para el año 2030 en adelante.

Y un cuarto aspecto, referido a los esfuerzos concertados de todos los países para construir una base interna sólida y transparente necesaria para el cumplimiento de sus promesas.

Fuente:

http://www.lse.ac.uk/GranthamInstitute/wp-content/uploads/2015/05/Boyd_et_al_policy_paper_May_2015.pdf