Estudio de la movilidad global

eco-friendly-149801_1280Dalia Research GmbH es una consultora alemana especializada en la realización de estudios de investigación de mercado y de opinión; contando entre sus principales clientes algunas de las agencias de investigación más grandes del mundo, como ser: Nielsen, Kantar e Ipsos, así como importantes instituciones de investigación académica: Universidad de Stanford, la Universidad de Oxford y la Fundación Bertelsmann.

La visión de la consultora es utilizar la tecnología móvil para cambiar la forma en que se recopilan, analizan y presentan los datos de comportamiento; utilizando para ello una plataforma de software patentada para llegar a los encuestados y reunir los datos de las encuestas sobre la opinión pública, las actitudes de los consumidores y las tendencias.

Esta consultora acaba de publicar los resultados de un estudio sobre la movilidad a nivel global, en el cual se explora como se mueve el mundo, o sea como la gente en todo el mundo está utilizando el transporte y cómo las nuevas tecnologías darán forma al futuro de la movilidad.

El estudio se basa en una encuesta sobre una muestra de 43.034 personas a través de 52 países completada en febrero de 2017.

Teniendo en consideración que el actual sistema de transporte está en un proceso de rápida transformación, caracterizada por los vehículos eléctricos que prometen descarbonizar la utilización de los automóviles, las soluciones habilitadas para teléfonos inteligentes como Uber y Zipcar que conectan la oferta y la demanda de manera más eficiente, y que los automóviles sin conductor ofrecen el potencial de reemplazar a los humanos al volante; son los consumidores los que están en el centro de la revolución de la movilidad; a medida que la clase media de los mercados emergentes crecen por cientos de millones y demandan los mismos bienes de consumo que el mundo desarrollado ya disfruta.

Entre los principales hallazgos del estudio, se destaca que a nivel mundial, el 40% de las personas que piensan comprar un vehículo en los próximos cinco años, expresan que estarían dispuestos a comprar un vehículo eléctrico, aunque actualmente no todos ellos serían capaces de pagar por un vehículo eléctrico los precios previsibles. El porcentaje es mayor entre aquellas personas que están buscando comprar para reemplazar su vehículo actual (44%), y menor entre aquellos que nunca han sido dueños de un coche (36%).

Para los EE.UU. y Canadá, la consideración de la adopción de vehículos eléctricos es del 31%; para China, la cifra es de 58%. Para Japón el resultado es sorprendentemente bajo, al alcanzar el 16%.

Para la mayoría de los encuestados, la principal ventaja de los vehículos eléctricos es su menor contaminación; al considerar el 65% de los encuestados que los vehículos eléctricos contaminan menos y que “reducir la dependencia de los combustibles fósiles” (43%). La gente aprecia también cómo los vehículos eléctricos son tranquila (37%), que cuestan menos para correr (29%), y que son modernas (23%).

Entre los impedimentos para la adopción de la tecnología, el 50% de las personas piensa que no hay suficientes estaciones de carga, el 42% piensa que no podría usar un EV para viajes de larga distancia y el 36% cree que le tomaría demasiado tiempo de carga. Además, el 44% de los encuestados piensan que un vehículo eléctrico sería demasiado caro para comprar.

Fuente:

Mapa interactivo con los hallazgos de la encuesta, disponible aquí.

¿Qué opinan los argentinos sobre el cambio climático?

getImageBlog

El debate global ciudadano sobre la energía y el clima (World Wide Views on Climate and Energy, en inglés) es una consulta ciudadana mundial, en la cual los ciudadanos expresan sus opiniones sobre una serie de preguntas idénticas, escritas para reflejar de la mejor manera las contradicciones aplicadas relevadas durante las negociaciones de COP, y durante los intercambios políticos sobre la energía y el clima en general.

Los resultados son publicados en tiempo real a través del sitio internet http://climateandenergy.wwviews.org/features/, permitiendo una navegación y un comparativo claro de los resultados; entre cada país, países desarrollados y en vía de desarrollo, etc.

En Argentina la iniciativa fue promovida por la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático con apoyo de la Embajada de Francia y la Fundación del Consejo Danés de Tecnología, y para su realización participaron ciudadanos de Santa Fe, ciudad y provincia de Buenos Aires, Misiones, Formosa, La Pampa, Entre Ríos y San Luis; los cuales recibieron material instructivo y videos sobre la temática y luego respondieron las preguntas.

Los resultados indican que para los ciudadanos argentinos, el cambio climático es un tema muy preocupante y que se debe actuar en forma urgente sobre el mismo. Casi al 95% de los argentinos les preocupa el impacto del cambio climático, y consideran que las medidas para luchar contra el mismo son sobre todo una oportunidad para mejorar la calidad de vida.

La prioridad de acción para la mayoría se debiera orientar tanto a la adaptación como a la mitigación de forma urgente, para lo cual el mundo debe tomar en la próxima COP de París las decisiones necesarias para limitar el calentamiento global a no más de 2°C, que incluyan un objetivo global de cero emisiones al final de este siglo y legalmente vinculante.

Con respecto a las responsabilidades por la lucha contra el cambio climático, en primer lugar las opiniones indican que el problema es de responsabilidad global, por lo que se debe alcanzar un acuerdo internacional sobre el clima.

Casi el veinte por ciento de los argentinos encuestados entiende que deberían tomarse como base para un acuerdo las emisiones históricas; es decir que sólo dos de cada 10 argentinos sostienen la misma opinión que sostiene la diplomacia argentina en las reuniones mundiales, que defiende la postura de “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, que fija como base para las negociaciones las emisiones históricas, con lo cual las mayores responsabilidades son de los países desarrollados, que deberán adoptar las medidas más extremas por ser los países más contaminantes en el pasado.

A la hora de establecer responsabilidades entre los países en desarrollo, las opiniones indican que aquellos países en desarrollo más ricos se debieran tratar como un tercer grupo, con mayores responsabilidades que los países menos desarrollados y más pobres, pero menos que los países desarrollados.

Las medidas elegidas por los argentinos para reducir a gran escala las emisiones de gases de efecto invernadero, se orientan hacia la aplicación de subvenciones a las energías bajas en carbono, como son la eólica, solar, mareomotriz y geotérmica; y el apoyo a la investigación y al desarrollo de tecnologías bajas en carbono, como por ejemplo, a la investigación sobre baterías más eficientes para vehículos automotores, la elaboración de nuevas normas, por ejemplo, para mejorar la eficiencia energética de los vehículos, edificios y electrodomésticos, la implementación de programas educativos sobre el cambio climático para el público en general y la protección de los bosques tropicales como los instrumentos más relevantes.

Un aspecto importante de la encuesta es la visión sobre su propio país, en cuanto a cómo se cree que el país está haciendo frente a la cuestión del cambio climático, y al respecto la gran mayoría de los argentinos (90,67%), considera que el cambio climático no es prioridad nacional aunque debería serlo.

También se verifica una importante diferencia entre lo que se expresa en las opiniones de los ciudadanos y lo que se ejecuta como política de país, al opinar más de la mitad de los argentinos, que deben suspenderse definitivamente las exploraciones de nuevas reservas de combustible; que se contradice con la política energética nacional fuertemente orientada a la exploración y explotación de los combustibles fósiles no convencionales.

Fuente:

http://climateandenergy.wwviews.org/features/