“Calculadora” de escenarios energéticos y climáticos de México 2050

México tiene como objetivo alcanzar en el año 2050 una matriz energética en la que las energías renovables ocupen el 50% de la misma, de manera de reducir el uso de combustibles fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 50% con respecto al año 2000.

En este sentido, la Secretaría de Energía de México ha desarrollado una aplicación en internet, denominada “Calculadora México 2050”; que tiene por objetivo según explicó unos de los desarrolladores de la herramienta “informar cuál es la situación en temas energéticos y climáticos del país hacia los siguientes 35 años. Es muy didáctica porque permite a cada usuario explorar las diferentes medidas y ver que la primera conclusión para alguien que no está muy metido en el tema es que no hay una sola solución”, dijo.

La Calculadora presentada por la Secretaría de Energía, es una herramienta que permite al usuario crear escenarios de largo plazo y analizar las opciones disponibles para asegurar la energía necesaria para el país y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). A través del balance de diversas opciones para aumentar la oferta de energía limpia, para hacer más eficiente el uso de la energía y para reducir las emisiones de GEI, la Calculadora de Carbono 2050 permite al usuario valorar escenarios futuros en términos de su impacto sobre las emisiones de gases efecto invernadero, la dependencia de combustible fósiles así como la eficiencia y la seguridad energética. El modelo es de acceso libre y se puede acceder a la herramienta y los supuestos de la modelación.

La calculadora permite al usuario conocer la cantidad de energía que puede suministrar una determinada tecnología, la cantidad utilizada en distintos sectores económicos y cómo pondrían reducir sus consumos, el nivel de reducción de emisiones que se podría alcanzar.

Acceso a la Calculadora México 2050:

http://www.calculadoramexico2050.org/

Anuncios

COP 21: Nuevo documento borrador de Acuerdo

logo-COP

El Presidente de la COP21, Laurent Fabius, hizo público hoy el avance del documento de negociación; que pese a haberse reducido de 48 a 29 páginas, aún no tiene claridad en los temas de financiamiento, ambición pre y post 2020, diferenciación, y transparencia.

El nuevo borrador es una propuesta del Comité de París, como resultado del trabajo que ha desarrollado en los 2 últimos días; que aún no ha sido aprobado por los representantes de los países, quienes se encuentran revisando el documento.

En este nuevo texto se han reducido en un 79% los puntos que aún no encuentran claridad (corchetes) y en un 57% el número de palabras, en comparación con el presentado al inicio de la COP21.

Los puntos destacados en este nuevo borrador de acuerdo, se refieren principalmente a:

Límites del aumento de la temperatura: se incluyen tres opciones que orientarán los esfuerzos de los países a limitar el aumento de la temperatura: “por debajo de los 2°C”, “muy por debajo de los 2°C” y “debajo de los 1.5°C”.

Pérdidas y daños: en este tema se presentan dos alternativas para su inclusión en el acuerdo: o bien se incluiría como parte del tema de adaptación, o se separaría como un tema independiente. Un elemento importante que continúa en la propuesta se refiere al desplazamiento por el cambio climático, que deberá tener claridad en la presentación del futuro acuerdo.

Transparencia: se refiere a las reglas que determinan qué países deben reportar sus emisiones y cómo se controla este reporte. Actualmente, los países desarrollados deben reportar una vez al año, mientras que los países en desarrollo no han tenido la obligación de hacerlo con esa periodicidad. En este aspecto no ha habido importantes avances con respecto al texto anterior.

Entrada en vigor del Acuerdo: las opciones para la entrada en vigor del Acuerdo se han reducido considerablemente, haciendo más fácil su futura implementación. En este nuevo texto borrador, se ha eliminado el requisito de que una cierta proporción de las emisiones globales deban ser cubiertas antes de que el Acuerdo entre en vigor. En el texto actual se señala que el Acuerdo entrará en vigor treinta días después de la fecha en la cual al menos 50 ó 60 países de la Convención hayan ratificado el Acuerdo.

Objetivos a largo plazo: El texto en el objetivo a largo plazo del acuerdo de París no ha cambiado desde el sábado, aunque nuevamente aparece la posibilidad de “emisiones cero”. El objetivo a largo plazo es una manera de que el acuerdo de París todavía pueda aspirar a mantener de manera creíble la temperatura a menos de 2°C.

Derechos humanos: aún se mantienen en el texto los enfoques sobre derechos humanos y género, pero no significa que esté acordado; ya que el párrafo que los enfatiza continúa entre corchetes. Esta parte del documento, que protege a las comunidades indígenas, migrantes, y otras personas vulnerables, aún no forma parte formal del futuro acuerdo.

Temas no resueltos: Los temas no resueltos en esta nueva versión del texto incluyen Diferenciación, Financiamiento y Ambición. Estos temas se mantienen con un número considerable de corchetes. Además, el término “acción urgente” ha sido eliminado de esta nueva versión.

Fuente:

http://conexioncop.com

COP 21: Decepción por el bajo nivel de respaldo de los países desarrollados

Las potencias emergentes, Brasil, Sudáfrica, India y China; dejaron en segundo plano sus diferencias en las negociaciones de París sobre el clima (COP21) e hicieron frente común ante los países industrializados.

El grupo Basic, como se conoce a estas potencias emergentes; reiteró además su “compromiso de unidad” con los países en desarrollo, pese a las discrepancias que existen entre ellos en lo que respecta a las metas de contención del calentamiento global.

El grupo proclama en un comunicado, su defensa del principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” recogido en la Convención de Río de 1992, que designa a los países industrializados como los responsables históricos del calentamiento global.

“Estamos decepcionados por el bajo nivel de ambiciones y de respaldo por parte de los países desarrollados”, dijo el ministro indio de Medio Ambiente, Prakash Javadekar, en una rueda de prensa junto a sus tres colegas del Basic en Le Bourget, afueras de París, donde se negocian el acuerdo que debe entrar en vigor en 2020.

“Es importante que los países desarrollados, que tienen la responsabilidad histórica y la capacidad, tomen la delantera en la reducción de emisiones y aporten los fondos y las tecnologías que necesita el mundo en desarrollo. Desafortunadamente, no es eso lo que sucede”, agregó Javadekar.

Muchos otros países en desarrollo reclaman que las negociaciones fijen una estrategia para contener el aumento de la temperatura del planeta a 1,5° respecto a los niveles de la era preindustrial, algo que los grandes emergentes no están dispuestos a conceder, por temor de que esas medidas amenacen su crecimiento económico.

“Nosotros ponemos énfasis en los 2° y somos conscientes de que ellos defienden 1,5°. Es un tema que les preocupa claramente, y que estamos discutiendo activamente. Espero que alcancemos un entendimiento global”, dijo la ministra brasileña, Izabella Teixeira.

Posteriormente a este anuncio, la Unión Europea (UE) y los 79 países que forman el grupo África, Caribe y Pacífico (ACP, por su siglas en inglés) anunciaron su alianza a favor de un acuerdo “legalmente vinculante, inclusivo, justo, ambicioso, sostenible y dinámico”, en palabras del comisario europeo Miguel Arias Cañete; quien reiteró que es necesario actualizar el reparto de responsabilidades para que aporten más a la lucha contra el cambio climático economías potentes consideradas en desarrollo, como China o India.

“Estas negociaciones no son sobre “nosotros” y “ellos”. Estas negociaciones son sobre todos nosotros, tanto los países desarrollados como aquellos en desarrollo, buscando un terreno común y soluciones juntos”, recalcó hoy el comisario.

Pero los países en desarrollo encabezados por los Basic, defienden la postura de la diferenciación y solicitan que se les marquen diferentes obligaciones y exigencias respecto a las naciones ricas, perpetuando así el esquema del Protocolo de Kioto y poniendo en cuestión el alcance global del posible acuerdo de París, según las fuentes.

Con respecto a otra discusión clave como es la financiación, China estaría dispuesta a incluir una referencia en el acuerdo sobre la necesidad de ampliar la base de donantes a la financiación contra el cambio climático, una reivindicación clave para la UE. Pero China daría este paso siempre y cuando sea sobre bases voluntarias, lo que significa que la parte obligatoria solo la asumirían los países desarrollados, que deberían “asumir el liderazgo” en esta cuestión, según indicaron fuentes diplomáticas.

Otro tema clave que se plantea en las negociaciones, es el referido a la transparencia; aspecto sobre el cual tanto China como India se muestran reticentes ante la obligación de informar sobre sus acciones para cumplir con las acciones comprometidas. Una posible salida a esta diferencia, sería la posibilidad de que China acepte un sistema de “transparencia reforzada”, aunque la UE está empujando por un “mecanismo único de transparencia”; es decir, un sistema que se aplique a todos los países por igual, con un cierto margen de flexibilidad para las naciones menos desarrolladas.

Las expectativas están puestas en el próximo día viernes a la medianoche, en el que se espera que los negociadores políticos puedan haber resuelto de aquí a ese día, todas estas diferencias y ofrecer al mundo un acuerdo global justo y legalmente vinculante.

Fuente:

http://conexioncop.com/

Negociaciones sobre el clima: ¿se avanza en la misma dirección?

globe-895580_1280

Christiana Figueres, secretaria de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), señaló que “Todos avanzan en la misma dirección”. Lo hizo en la clausura de la décima parte de la segunda sesión del Grupo de Trabajo sobre la Plataforma de Durban para una Acción Reforzada (ADP 2-10), que se desarrolló en Bonn, Alemania.

La Secretaria Figueres insistió en señalar la interacción productiva que hay entre los tres niveles de negociación: las sesiones de negociación del ADP como la que ha culminado, las reuniones ministeriales informales que se llevan a lo largo del año, y las reuniones presidenciales.

Además, Ahmed Djoghlaf, de Argelia; y Daniel Reifsnyder, de Estados Unidos, Co-Presidentes de ADP, indicaron que en octubre entregarán un borrador de acuerdos avanzado, que contendrá posiciones de los 195 países de la UNFCCC y mediante el cual se tomarán disposiciones mundiales para limitar el incremento de temperatura del planeta a 2 grados centígrados.

En respuesta a las críticas que recibieron los organizadores por parte de la sociedad civil y de los negociadores debido a la lentitud para acordar posiciones, los Co-Presidentes indicaron que hubo avances importantes en la semana y que es necesario avanzar “paso a paso pero de manera segura, para no tener el riesgo de ir demasiado rápido y luego tener un retroceso”.

Resaltaron que aunque se avanzó mucho sobre el texto mismo, hubo discusiones constructivas sobre temas que hasta ahora no se conversaban realmente, como daños y pérdidas, diferenciación entre países u objetivos a largo plazo.

Sostuvieron también que lo más importante que se ha conseguido en la reunión del ADP 2.10 es la confianza que existe entre todos los países. “Que las partes acepten que los Co-Presidentes elaboren el nuevo texto para octubre y que confíen en que sus posiciones serán bien reflejadas, es un gran logro, porque sin confianza, no hay acuerdo”, resaltó Djoghlaf. Se refería al hecho de que se anunció oficialmente durante la reunión plenaria de cierre, que serán ellos los encargados de elaborar en las próximas semanas una nueva propuesta de texto borrador, que servirá de base para las negociaciones de la última sesión del ADP que será en octubre; y en la que se espera aprobar oficialmente un texto base para el acuerdo que se negociará en París.

Esta nueva propuesta de texto se construirá en base al documento adoptado en Ginebra en febrero de este año, que incorporará los elementos que surgieron de las discusiones de esta semana. El objetivo es lograr una base unificada, y no reproducir los errores de Copenhague, donde el texto base era muy largo, no manejable y termino siendo un fracaso. A diferencia de la sesión ADP2.10, en la reunión de octubre, los negociadores se unirán en un solo grupo para discutir párrafo por párrafo la integralidad del nuevo texto propuesto por los Co-Presidentes.

En definitiva, y según expresiones de participantes; no hubo avances concretos sobre el texto, se discutieron muchos temas clave, y que “ahora tenemos todas las piezas del rompecabezas para poder armarlo”, dijo Laurence Tubiana, enviada especial del gobierno de Francia sobre cambio climático. Pero las grandes decisiones políticas se tomarán en París.

Fuente:

http://conexioncop.com/clausura-de-la-reunion-adp-2-10-tenemos-todas-las-piezas-del-rompecabezas/

El plan de Energía Limpia de Barak Obama

white-house-754766_1280

El presidente Barack Obama dio a conocer en el día de la fecha, un conjunto de regulaciones para combatir el cambio climático, mediante el plan “Regulatory Impact Analysis for the  Clean Power Plan Final Rule”, que exige a los Estados miembros del país; reducir las emisiones de las centrales eléctricas.

El presidente señaló en una ceremonia en la Casa Blanca este lunes; que las nuevas regulaciones de la EPA para reducir las emisiones de las plantas de generación de energía, son el paso más importante que el país ha tomado para abordar el cambio climático.

“Ningún desafío plantea una mayor amenaza para nuestro futuro y el de las generaciones futuras, que un clima cambiante”, dijo Obama. “Somos la primera generación en sentir los efectos del cambio climático, y la última generación que puede hacer algo al respecto”, agregó.

La nueva norma sobre Aire Limpio, requiere que cada Estado deba presentar su plan para reducir las emisiones de las centrales eléctricas, según las exigencias de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

“En los próximos años cada estado tendrá la oportunidad de poner en común sus planes para reducir la contaminación de carbono”, dijo Obama. “Y vamos a recompensar a los estados que tomen medidas más temprano que tarde.”

El plan de la EPA de Obama requiere que los Estados y las empresas de servicios públicos, utilicen menos carbón y más energía eólica, solar o de gas natural, y está diseñado para alcanzar un recorte del 32 por ciento en las emisiones de carbono de las centrales eléctricas en 2030.

Anticipándose a la resistencia de los Estados y otras partes interesadas, la Agencia gubernamental dio a conocer una serie de beneficios; con el objetivo de hacer más tentador para los Estados la presentación de los planes para reducir sus emisiones, y que sean más baratos los servicios públicos en esos Estados. La agencia le dará un bono para los proyectos renovables, cerrando el camino para el comercio de carbono, lo que para muchas empresas es la forma más barata de cumplir.

Recordemos que la quema de carbón específicamente para producir electricidad, es la mayor fuente de contaminación de carbono en los Estados Unidos y hasta ahora no había límite a esas emisiones.

Estos requerimientos de la EPA, son centrales en el plan climático de Obama; que tiene como objetivo poner al país en el camino de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 26 a 28 por ciento en 2025, y sentar las bases de un acuerdo global. Esta nueva normativa regirá a partir de su publicación en el Registro Federal, pero puede verse estancada su aplicación por impugnaciones de los opositores a las nuevas disposiciones.

El plan general de la EPA en realidad utiliza una fórmula complicada para establecer objetivos individuales para cada Estado, los cuales deberán presentar sus planes a la Agencia en 2018, sobre cómo van a lograr el objetivo encomendado por la EPA, que comienzan a regir progresivamente entre el año 2022 y el 2030.

El impacto de este plan de energía limpia, seguramente irá más allá de la industria de energía de los Estados Unidos; y será utilizado por el presidente Obama como medio para presionar a otros países para asumir mayores compromisos, durante el período previo a las conversaciones mundiales sobre el clima en París, en diciembre próximo.

Fuente:

http://www2.epa.gov/cleanpowerplan/clean-power-plan-existing-power-plants#CPP-final

http://www.epa.gov/airquality/cpp/cpp-final-rule.pdf

http://www.epa.gov/airquality/cpp/cpp-final-rule-ria.pdf

Legislación Global del Clima 2015

hall-of-nations-232530_1280

El 2015 Global Climate Legislation Study, resume la legislación vigente sobre el clima a nivel global, siendo la de este año la quinta edición de una serie que tuvo su inicio en el año 2010.

El estudio abarca las leyes y políticas nacionales directamente relacionados con la mitigación y adaptación al cambio climático, vigentes al 01 de enero 2015; cubriendo 33 países desarrollados y 66 en desarrollo que en conjunto producen 93% de las emisiones mundiales, incluyendo 46 de los  50 principales emisores del mundo, además albergan el 90% de los bosques del mundo.

Su presentación llega en un momento importante en la diplomacia internacional sobre el clima, ya que los países se preparan para la decisiva Conferencia de las Partes de Naciones Unidas a reunirse en París en diciembre 2015, destinada a resolver un nuevo acuerdo sobre el clima.

Los autores del estudio destacan que una revisión de la legislación en la que se basan las contribuciones nacionales determinadas (INDCs), puede proporcionar importantes conocimientos sobre la credibilidad de estos compromisos y ayudar a identificar los vacíos legales.

Los resultados son alentadores en este sentido. Aunque los actuales compromisos hechos por los mayores emisores no son consistentes con la meta internacional de evitar el calentamiento global de más de 2 ° C, el ritmo y la amplitud de la acción climática identificado proporciona un cauteloso optimismo.

En los últimos cinco años el número de leyes sobre el clima casi se ha duplicado, pasando de 426 en 2009 a 804 a finales de 2014; casi la mitad de los países del estudio tienen objetivos de reducción de emisiones hasta 2020 y la mayoría de ellos sujetos formalmente a leyes o políticas; más del 75 por ciento de las emisiones globales están sujetas a una reducción en toda la economía objetivo, ocho de cada diez países tienen un objetivo de energía renovable y nueve de cada diez tienen objetivos de promoción para las tecnologías bajas en carbono.

2015 Global Climate Legislation Study es una valiosa fuente de información para los legisladores, los investigadores y los responsables políticos, que se verán beneficiados por el intercambio de conocimientos sobre la legislación vigente referida al cambio climático. Esta fue la motivación en la concepción de la serie de estudios, concebidos por Grantham Research Institute, LSE and GLOBE International en el 2010.

El estudio incluye capítulos por países con una lista completa de las leyes vigentes en cada uno de ellos, un conjunto de hojas de datos de los países con indicadores clave y una base de datos con más de 800 leyes relacionadas con el clima, toda esta información está disponible en la página web del Grantham Research Institute on Climate Change and the Environment de la London School of Economics (www.lse.ac.uk/GranthamInstitute/Legislation).

Fuente:

http://www.lse.ac.uk/GranthamInstitute/wp-content/uploads/2015/05/Global_climate_legislation_study_20151.pdf