Un futuro sin emisiones de carbono requiere reorganizar la economía mundial

banco mundial

Un informe publicado por el Banco Mundial, “Desarrollo sin emisiones de carbono: Tres pasos hacia un futuro con cero emisiones”; señala que para evitar que las temperaturas aumenten más de 2 °C en el presente siglo, se requerirá de los gobiernos transformar las maneras cómo se usa la energía en el mundo, aplicando soluciones existentes, accesibles y de corto plazo.

No actuar rápidamente, significará un aumento en los costos para las próximas generaciones; como se indica en el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático; que esperar hasta el año 2030 para tomar medidas, significa aumentar los costos totales en un 50% hasta el año 2050.

La vicepresidenta y enviada especial para el Cambio Climático del Grupo Banco Mundial, Rachel Kyte; expresó: “Las elecciones de hoy pueden determinar las trayectorias de las emisiones en los años por venir y dejar a las comunidades en situación de vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático”, agregando que: “Como la ciencia ha indicado, para que las emisiones netas lleguen a cero antes del fin del siglo es preciso reorganizar la economía mundial. En el Grupo Banco Mundial nos estamos concentrando cada vez más en las políticas”.

Para la economista en jefe de Cambio Climático del Grupo Banco Mundial y autora principal del informe, Marianne Fay; “El objetivo no consiste en reducir marginalmente las emisiones en las próximas décadas, sino en llegar a 2100 sin emisiones. Ello implica adoptar una serie de medidas muy diferentes, que redunden en la transformación estructural y espacial de nuestras economías”, dijo.

Los principios que deben regir para facilitar la transición hacia un futuro con cero emisiones, según el informe del Banco Mundial, se refieren a: planificar a largo plazo, corregir los precios como parte de un conjunto amplio de políticas y facilitar la transición.

Planificar a largo plazo permite realizar elecciones proactivas que sienten las bases para el desarrollo futuro, en caso contrario se corre el riesgo de tomar decisiones que puedan consolidar patrones de crecimiento perjudiciales e inversiones que podrían quedar obsoletas en un mundo con menos emisiones de carbono.

Entre los ejemplos de planificación para el futuro, se destaca la necesidad de diseñar ciudades en regiones de rápida urbanización, apropiadas para el uso del transporte; invertir en la investigación y la tecnología que se necesitarán dentro de 20 o 50 años.

Corregir los precios como parte de un conjunto amplio de políticas a desarrollar por los gobiernos es el segundo principio necesario para la transición, de tal manera de cambiar las inversiones y la mentalidad; orientándolas hacia planes de crecimiento con bajos niveles de carbono y el financiamiento de proyectos a este fin.

Una forma eficiente para obtener ingresos alentando la disminución de las emisiones, es la fijación del precio del carbono a través de un impuesto sobre el carbono o de sistemas de fijación de límites máximos e intercambio de emisiones para incorporar el costo de los daños al medio ambiente provocados por los gases de efecto invernadero. Se trata de una medida necesaria pero no suficiente por sí sola, sino se plantean políticas complementarias como son las normas de desempeño en materia de eficiencia energética, rebajas en el precio de los vehículos de uso eficiente del combustible, normas relativas a la generación proveniente de fuentes renovables, disminución de los aranceles que gravan las tecnologías de bajas emisiones de carbono, entre ellas los paneles solares y las lámparas de bajo consumo.

La transformación económica que se necesita para que las economías lleguen a cero emisiones netas antes del fin del presente siglo, requerirá de medidas apoyadas por la población y de cambios para ayudar a las personas más afectadas, se señala en el informe como tercer principio.

Para el Banco Mundial, eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles, que benefician principalmente a los ricos, e implementar impuestos sobre el carbono o sistemas de fijación de límites máximos e intercambio son dos formas de generar los ingresos que se necesitan para educación, salud e infraestructura; proporcionar apoyo directo a los pobres, y reducir, al mismo tiempo, las emisiones de carbono.

El informe también analiza el papel de la comunidad internacional. Señala que avanzar en los acuerdos mundiales contribuirá “en buena medida a convencer a los actores económicos de que en el futuro no habrá emisiones de carbono”.

Infografía:

http://www.bancomundial.org/es/news/feature/2015/05/11/infographic-3-steps-zero-net-emissions

Fuente:

http://www.worldbank.org/content/dam/Worldbank/document/Climate/dd/decarbonizing-development-overview.pdf

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s