La Gran Transición a la Energía Renovable

wind-power-631749_1280

La “Gran Transición: el cambio de los combustibles fósiles a la energía solar y eólica”, por Lester Brown, Janet Larsen, Matt Roney, y Emily Adams; expone una enorme gama de acontecimientos que están impulsando un cambio desde la vieja economía, basada en el carbón y el petróleo; hacia una nueva economía energética mundial basada en las energías renovables, especialmente solar y eólica. Este cambio se ve acelerado por la reducción de los recursos energéticos de origen fósil, el  agravamiento de los problemas relacionados con la contaminación del aire y el aumento de las preocupaciones por la inestabilidad del clima a nivel global.

La “Gran Transición…” detalla el ritmo acelerado de esta revolución energética global y como muchos países se vuelven menos dependientes del carbón y la energía nuclear, adoptando una serie de energías limpias y renovables.

Entre los acontecimientos que explican esta rápida transición energética en los últimos tiempos, se citan los diversos proyectos de energía en el mundo, que ya tienen escala comercial; como la construcción de enormes complejos de parques eólicos en China, que permitirán producir tanta electricidad como varias plantas de energía nuclear.

Un factor determinante de este rápido crecimiento de las energías limpias, está dado por el precio de los paneles solares fotovoltaicos; que ha disminuido un 99% durante las últimas cuatro décadas, desde los 74 dólares por vatio en 1972 a menos de 70 centavos de dólar por vatio en 2014; lo que ha permitido un crecimiento de las instalaciones fotovoltaicas globales del 50% por año entre 2009 y 2014; y tasas promedio de electricidad residencial, comercial o industriales competitivas en 14 países y en California, incluso sin subvenciones.

Otro acontecimiento está relacionado con el crecimiento durante la última década de la capacidad eólica mundial, que creció más de 20 por ciento al año, basada en las características atractivas de la tecnología, por las políticas públicas de apoyo a su expansión, y por la reducción de los costos. A finales de 2014, la capacidad mundial de generación eólica ascendió a 369.000 megavatios, suficiente para abastecer a más de 90 millones de hogares estadounidenses. China está generando más electricidad desde los parques eólicos que desde las centrales nucleares, y tiene un objetivo oficial de alcanzar para el año 2020 los 200.000 megavatios de energía eólica. Para ponerlo en perspectiva, eso sería suficiente para satisfacer las necesidades de electricidad anuales de Brasil.

En el medio oeste de Estados Unidos, los contratos de energía eólica se están firmando a un precio de 2,5 centavos por kWh, muy por debajo del precio de red promedio nacional, que es de  10 a 12 centavos por kWh.

Otro factor que está permitiendo este importante desarrollo, son las políticas nacionales y subnacionales; que por un lado promueven a las energías renovables, y por otro, fijan precio al carbono. Pero aún hay que superar la subvención a la industria de los combustibles fósiles, que superan en cinco veces los subsidios a las energías renovables.

El sector financiero también está adoptando las energías renovables, y empieza a volverse en contra de los fósiles y nuclear. Por citar un ejemplo, en enero de 2013, Warren Buffett dio a la energía solar un gran impulso financiero cuando su MidAmerican Energy Holdings Company, al anunciar una inversión de hasta U$S 2,5 mil millones para un proyecto solar en California, que con 580 megavatios, se convertirá en el proyecto fotovoltaico más grande del mundo cuando esté terminado a finales de 2015. Otros inversores como Ted Turner, grupos de inversión como Morgan Stanley y Goldman Sachs, están canalizando miles de millones de dólares hacia las energías renovables.

Con respecto al uso del carbón, el mismo está en cayendo en los Estados Unidos y probablemente caerá a nivel mundial mucho antes de lo que se pensaba como posible. En Estados Unidos disminuyó 21% por ciento entre 2007 y 2014, y más de un tercio de las centrales de carbón del país ya han cerrado o anunciaron planes para el cierre futuro. En  China también se redujo el consumo de carbón en el 2014 e India duplicó su impuesto sobre el carbón que desalienta su uso y proporciona capital de inversión para la generación de energía solar.

En el transporte se está avanzando rápidamente hacia los vehículos eléctricos y además se extiende el uso de la bicicleta como medio de transporte en las ciudades. Los vehículos eléctricos y los híbridos desafiarán el dominio de los combustibles de origen fósil, y esto puede suceder antes de lo que la mayoría de la gente piensa.

La energía nuclear está sufriendo los crecientes costos y los problemas de seguridad generalizados; que la llevaron a alcanzar su punto máximo de generación en el 2006, para reducirse casi un 14% en el año 2014 en todo el mundo.

En los Estados Unidos, el país con el mayor número de reactores, la generación nuclear alcanzó su punto máximo en 2010 y ahora también está en descenso. La razón está en que la energía nuclear de Estados Unidos se está volviendo demasiado costoso, ya que el costo de operación por envejecimiento de sus plantas está aumentando cinco por ciento por año.

“La transición en todo el mundo a partir de combustibles fósiles a fuentes de energía renovables está en marcha”, y “está sucediendo más rápido de lo previsto”, dice Brown, autor principal de la publicación.

Fuente:

http://www.earth-policy.org/books/tgt/tgt_presentations

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s