¿Quién debe pagar la factura del cambio climático?

downloadEn un informe realizado por Overseas Development Intitute (ODI) y la organización Oil Change (OC), denominado “El rescate de la Industria de los Combustibles Fósiles”, se indicaba que los países del G-20 subsidian a exploradores de gas, petróleo y carbón en los países del bloque, los cuales reciben anualmente 88 mil millones de dólares a través de subvenciones, préstamos y deducciones fiscales; siendo Estados Unidos y Australia los países con los más altos niveles de gasto.

Y se advertía que con estas políticas se genera un triple perjuicio al dirigir grandes cantidades de dinero para financiar actividades que no lo debieran ser por sus impactos ambientales, a su vez es dinero que se deriva de otras inversiones más necesarias para el cuidado del ambiente, como pueden ser las energía alternativas.

Este informe, que fue preparado oportunamente para ser presentado en la reunión del G-20 que se realizó los días 15 y 16 de noviembre próximo pasado en la ciudad australiana de Brisbane, también alertaba sobre el riesgo que estas prácticas de subvenciones de los países del G-20, hagan fracasar posibles acuerdos sobre el clima.

A horas de finalizar la COP-20 de Lima, parece que las voces de alerta no estaban equivocadas, y el tema económico divide a los países ricos y a los pobres.

El aporte comprometido por los países desarrollados para el Fondo Verde alcanza al momento US$10.000 millones de dólares, que representan sólo un 10% de los US$100.000 millones comprometidos a aportar anualmente a partir del año 2020.

Al respecto el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon expresó: “Tenemos que definir la vía para conseguir los 100.000 millones. Hago un llamamiento a los países desarrollados para cumplir y superar ese objetivo”.

La disputa está planteada, los países en desarrollo exigen mayores compromisos en la reducción de las emisiones de GEI y ayuda financiera para enfrentar los efectos del calentamiento global, de parte de los países desarrollados que originaron el problema.

A lo cual los países desarrollados responden que están dispuestos a colaborar, pero no aceptan que el monto ni la forma de aporte se incluya por escrito en el acuerdo.

El Secretario de Estado de EE UU, John F. Kerry, indicó en su discurso durante la COP-20: “Sé que las discusiones pueden ser tensas. Sé que hay personas molestas porque los países más industrializados, entre ellos EE UU, hemos empeorado el planeta. Pero ya no tenemos tiempo de hablar de las responsabilidades. (…) Comprendemos nuestro papel de liderar esta lucha global, pero ningún país por sí mismo puede resolver el problema. No podemos pagar la cuenta solos”, advirtió.

En otras palabras el Secretario de Estado nos está diciendo que no puede pagar solo la cuenta de la fiesta a la que no invitó.

A horas de la finalización de esta COP-20, parece que las discusiones se trasladarán una vez más hasta la próxima COP, pero el tiempo sigue pasando, el clima se sigue deteriorando y quienes más sufren sus consecuencias son las personas más pobres, los “convidados de piedra”.

Dejá tú comentario:

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s