Argentina no alcanza tasas de inversión necesarias para un crecimiento sostenido.

9Fx2auQ4yoHM8OpWA8qw__MG_5265El Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de Fundación Mediterránea, publica un trabajo realizado por Marcelo L. Capello y Alejandra Marconi; en el cual se señala como principal conclusión, que en Argentina en ninguna de las dos últimas décadas se han logrado tasas de inversión como las que necesitaría para lograr un crecimiento alto y sostenido en el tiempo.

Los problemas de inversión, existen tanto en el sector público como el privado y además en la última década también se verifican escasos niveles de Inversión Externa Directa; se señala en el trabajo.

A nivel internacional se considera que para mantener un alto crecimiento de la economía, se necesitan tasas de inversión total, o sea pública más privada; del orden del 25% como mínimo.
En el trabajo se señala que con los nuevos datos del PIB con base en 2004, Argentina está lejos de alcanzar esa cifra, ya que en la última década se obtuvo una tasa de inversión de alrededor del 20% del PIB, en el año 2007.
Además, desde el año 2009 la inversión bruta se halla prácticamente estancada, oscilando entre el 17% y 18,5% del PIB y para el presente año 2014, el pronóstico se sitúa en el orden del 17%.
El mejor período para la inversión en la última década ha sido el trienio 2006 a 2008, cuando se ubicó en torno al 20% del PIB.

Con respecto a la inversión pública necesaria para motorizar el crecimiento del PBI, que según estimaciones de la Comisión sobre Crecimiento y Desarrollo del Banco Mundial, se debería situar en torno al 7% del PIB, en Argentina ascendió desde el 2% de PIB en la década de los noventa hasta ubicarse en torno del 3,7% en el año 2014; muy por debajo del 7% recomendado para mantener un crecimiento sostenible de la economía.

La inversión privada se encuentra en torno al 13,5% del PIB en los últimos tres años, por debajo de los valores alcanzados en el período 2004-2008, que fue del 16% aproximadamente, indicativo de un estancamiento de la inversión privada en niveles relativamente bajos.

El otro factor analizado en el trabajo, es el referido a la inversión externa directa (IED); que se encuentra estancada alrededor de los US$10 mil millones, con una leve caída en 2013; y con un crecimiento muy bajo en los últimos 20 años.
En este punto es interesante la comparación con nuestro socio comercial Brasil: en el año 1993 Argentina recibía IED 2,6 veces superior al vecino país, mientras que en 2013 representó apenas el 11% de la inversión externa neta de Brasil.

En el análisis desagregado de la inversión bruta total, se observa que en los últimos 20 años la inversión en Construcción ha resultado superior, en términos del PIB; a la realizada en Equipo Durable de Producción.

Fuente: http://www.ieral.org/images_db/noticias_archivos/3001-Inversi%C3%B3n.pdf

Dejá tu comentario:

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s