Los desafíos para un consumo y una producción sostenibles

Source: www.unep.org

La nota 2 del PNUMA sobre la agenda de desarrollo post 2015, señala que aproximadamente un tercio del total de alimentos que se producen a nivel mundial, se pierde o desperdicia en los propios sistemas de producción y consumo de alimentos.
 
En la etapa de producción, las pérdidas se producen principalmente en las fases de recolección, procesamiento y distribución de los alimentos; mientras que los desperdicios se producen principalmente al final de la cadena de suministro de alimentos, a manos de los minoristas y los consumidores.
Estas pérdidas serían suficientes para alimentar a las 842 millones de personas que están subalimentadas en todo el mundo.
 
Como se indica en la citada Nota del PNUMA, es “de vital importancia asegurar el suministro sostenido de los cinco recursos/servicios básicos (materiales, energía, alimentos, agua y refugio) para garantizar que mil millones de personas puedan salir de la absoluta pobreza y que se mejore y mantenga el bienestar de muchas otras personas. Esto se puede lograr a través de un crecimiento económico que evite la degradación de los recursos y promoviendo un uso más eficiente de los recursos a través del enfoque de gestión de ciclo de vida que también reduce la contaminación y evita que simplemente se trasladen las cargas de un punto a otro de la cadena de suministro”.
 
Se destaca que se dispone de soluciones que permitirían alcanzar importantes objetivos para el año 2030, fundamentalmente referidos a la productividad general de los recursos, la eficiencia en el uso de los recursos en la producción y consumo, la mejora de la eficiencia energética, el aumento de la proporción de las energías renovables en la canasta energética,  la reducción de las muertes prematuras ocasionadas por la contaminación atmosférica, el aumento de la productividad de energía y agua en los sistemas alimentarios; la mejora de la productividad de los sistemas alimentarios, la mejora de la gestión de los ecosistemas y la maximización de la eficiencia de los recursos a través de patrones sostenibles de agricultura, pesca y consumo; la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos por habitante, la extracción de agua dulce acordes a los recursos hídricos disponibles de forma sostenible para mantener los ecosistemas y el bienestar humano; el aumento de los niveles de reutilización segura de aguas residuales urbanas e industriales; la reducción de la contaminación originada por productos químicos y desechos vertidos en aguas subterráneas y superficiales como resultado de las actividades humanas; la reducción de las emisiones de CO2 relacionadas con el consumo energético de  los edificios; la disminución de la tasa de extracción de materias primas para la construcción; la renovación de todas las viviendas sociales existentes para que cumplan con las normas de eficiencia energética, reduciendo así los costos para los pobres y favoreciendo un entorno saludable.
¿QUÉ OPINAS?

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s