¿Cuál es realmente el costo de salvar al planeta del cambio climático?

¿Cuál es realmente el costo de salvar al planeta del cambio climático?

El Organismo de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) anunciará próximamente las nuevas normas destinadas a frenar el calentamiento de la Tierra.

Se espera que este anuncio plantee una discordia con respecto a los costos que representará para la economía su entrada en vigencia.

Por una parte los grupos anti ecologistas plantean una alerta con respecto a los altos costos y sus consecuencias negativas sobre la economía. Otras opiniones indican todo lo contrario, al afirmar que se pueden lograr grandes reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero con pocos costes para la economía.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos publicó recientemente un informe crítico con respecto a las nuevas normas, considerando que su entrada en vigencia causará estragos en la economía; al estimar que un programa de reducción del carbono costaría cada año 50.200 millones de dólares de aquí al año 2030.

En la opinión del Premio Nobel de Economía 2008 Paul Krugman, esta cantidad afectaría mínimamente si se considera una economía de 17 billones de dólares en la actualidad; o se gastan actualmente 600.000 millones de la misma moneda en el presupuesto de defensa.

En su opinión, los costes reales serían más bajos casi con seguridad, por tres motivos:

  1. Deberíamos esperar un crecimiento más lento en el futuro, a medida que la generación de la explosión demográfica se jubile, lo que hará más fácil alcanzar los objetivos de emisiones. La propia Cámara de Comercio considera que el crecimiento económico, y el correspondiente aumento de las emisiones, seguirá la norma histórica y se mantendrá en el 2,5% anual.
  2. El informe de la Cámara no tiene en cuenta el espectacular avance tecnológico que está produciéndose en las energías renovables, especialmente la energía solar, y que debería facilitar aún más la reducción de las emisiones de carbono.
  3. La economía de Estados Unidos sigue deprimida; y en una economía deprimida, muchos de los supuestos costes que hay que afrontar para cumplir la normativa energética no son costes en absoluto.

La construcción de nuevas centrales eléctricas que emitan poco carbono daría empleo a unos trabajadores y un capital que, de otro modo, estarían parados y, en todo caso, serviría para impulsar la economía estadounidense.

Paul Krugman se plantea el interrogante de: ¿por qué la Cámara de Comercio de Estados Unidos se opone ferozmente a las medidas contra el calentamiento global, cuando en realidad el costo es tan pequeño?.

En su opinión, la Cámara está al servicio de intereses específicos, particularmente los de la industria del carbón y las opiniones anticientíficas del Partido Republicano.

También plantea la necesidad de que Estados Unidos asuma medidas más serias contra el calentamiento global, como manera de sentar las bases para que otras economías como Europa y Japón hagan lo mismo.

Fuente:

http://economia.elpais.com/economia/2014/05/30/actualidad/1401460158_092438.html

¿QUÉ OPINÁS?

 

Anuncios

stacruzricardo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s